El or­den de olas pue­de afec­tar el re­sul­ta­do

ABC Color - - POLÍTICA - Mar­cos Cá­ce­res Ama­ri­lla mca­ce­res@abc.com.y

La pri­me­ra ola de la pan­de­mia tie­ne con­se­cuen­cias sa­ni­ta­rias, la se­gun­da con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas, la ter­ce­ra po­lí­ti­cas y la cuar­ta con­se­cuen­cias so­cia­les, se de­cía des­crip­ti­va­men­te el mar­tes en el Con­gre­so, du­ran­te el de­ba­te en­tre mi­nis­tros del Eje­cu­ti­vo y par­la­men­ta­rios, so­bre las pro­pues­tas pa­ra la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca pos­co­vid 19.

Eso di­rá el ma­nual. Por­que en el Pa­ra­guay, tal vez co­mo con­se­cuen­cia de la bue­na ges­tión sa­ni­ta­ria, la pri­me­ra y úni­ca ola que sin­tió has­ta aho­ra la gran ma­yo­ría de las fa­mi­lias pa­ra­gua­yas ha si­do la eco­nó­mi­ca.

Con­se­cuen­cias sa­ni­ta­rias sin ne­ce­si­dad de pan­de­mias de he­cho ya las vie­nen su­frien­do des­de ha­ce dé­ca­das los sec­to­res más vul­ne­ra­bles de la po­bla­ción.

Has­ta aho­ra, no se ha da­do el con­ta­gio ma­si­vo que se anun­cia­ba (y aún se anun­cia) co­mo al­go inevi­ta­ble y pa­ra lo cual se pre­pa­ra, en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, ade­lan­tan­do de an­te­mano que nues­tro sis­te­ma no es­tá pre­pa­ra­do y que, pre­vi­si­ble­men­te, se­re­mos re­ba­sa­dos.

La anun­cia­da co­mo se­gun­da ola se desató an­tes con fu­ria so­bre nues­tro país co­mo un te­rri­ble tsu­na­mi. De un día pa­ra otro, pa­ra ser más exac­tos des­de el 11 de mar­zo (ha­ce ya 65 días), se ce­rra­ron los ne­go­cios, mu­chí­si­ma gen­te, es­pe­cial­men­te la que vi­vía de lo que ga­na­ba dia­ria­men­te, ya no pu­do tra­ba­jar, se ce­rra­ron las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, la gen­te que­dó en sus ca­sas sin po­der sa­lir si­quie­ra a pa­sear. En su­ma, fue una ca­tás­tro­fe eco­nó­mi­ca que se sin­tió ca­si co­mo si de una gue­rra in­ter­na­cio­nal se tra­ta­se.

La po­ca efec­ti­vi­dad y di­li­gen­cia del go­bierno en las pri­me­ras se­ma­nas mo­ti­vó que mu­chas fa­mi­lias pa­sa­sen ham­bre y otras ne­ce­si­da­des bá­si­cas. La cues­tión se sal­vó mal que mal con la so­li­da­ri­dad de las ollas po­pu­la­res que mu­cha gen­te sen­si­ble y sa­cri­fi­ca­da lle­vó ade­lan­te.

In­creí­ble­men­te, el desas­tre que oca­sio­nó la ola eco­nó­mi­ca no mo­ti­vó nin­gu­na mo­vi­da im­por­tan­te a ni­vel po­lí­ti­co.

Cons­te que, con la pri­me­ra ola se mez­cló otra que, pe­se a ser ha­bi­tual, en las ac­tua­les con­di­cio­nes del país, mo­ti­vó co­mo nun­ca la ra­bia y la re­pul­sa po­pu­lar: la ola de co­rrup­ción.

Hu­bo gra­ves de­nun­cias de ne­go­cia­dos es­can­da­lo­sos con las com­pras del Es­ta­do en va­rias ins­ti­tu­cio­nes: Di­nac, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, Pe­tro­par, etc, que sal­pi­ca­ron a al­gu­nas co­no­ci­das fi­gu­ras po­lí­ti­cas. Si no ca­ye­ron pe­ces gor­dos es por­que si hay al­go que fun­cio­na bien en es­te país es la de­fen­sa cor­po­ra­ti­va que ejer­cen en­tre ellos los co­rrup­tos, sin la me­nor ver­güen­za y con la ma­yor ca­ra­du­rez.

El mi­nis­tro de Sa­lud y su equi­po, ade­más de otros mé­di­cos y ex­per­tos sa­ni­ta­rios si­guen ad­vir­tien­do que se ven­drán los con­ta­gios ma­si­vos.

Se­rá pa­ra no­so­tros la se­gun­da ola que de­be­ría ha­ber si­do la pri­me­ra.

¿Qué ocu­rri­ría si esa se­gun­da ola asu­me las ca­rac­te­rís­ti­cas ca­tas­tró­fi­cas que le ad­ju­di­can?

No se pue­de des­car­tar que la pri­me­ra ola de cri­sis eco­nó­mi­ca, que se­gui­rá pre­sen­te, mez­cla­da con la se­gun­da sa­ni­ta­ria, en la que pue­de ha­ber cien­tos de afec­ta­dos y más fallecidos, sa­zo­na­da con la ola de co­rrup­ción, pro­vo­quen el desas­tre que tan­to te­me el Go­bierno y el sis­te­ma po­lí­ti­co.

To­do se pue­de ir al dia­blo y lo que aho­ra se ala­ba co­mo una bue­na ges­tión de la cri­sis pue­de ser un le­jano re­cuer­do en­tre las rui­nas de un desas­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.