¿El fu­tu­ro de la pren­sa es el pa­sa­do?

ABC Color - - COMENTARIO­S - Al­ci­bia­des Gon­zá­lez Del­va­lle ■ al­ci­bia­des@abc.com.py

Fren­te al des­pi­do en ma­sa de los pro­fe­sio­na­les, me pre­gun­to si el fu­tu­ro de la pren­sa, con so­por­te de pa­pel, no se­ría el pa­sa­do. Te­nía yo 18 años cuan­do ha­cía lo­cu­ción en Ra­dio Te­le­co, so­bre la ca­lle Iturbe. Al po­co tiem­po, em­pu­ja­do por la ma­la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, el pro­pie­ta­rio, Pa­po­tín Re­cal­de, tras­la­dó el es­tu­dio a la plan­ta trans­mi­so­ra, en Tri­ni­dad. Ahí los lo­cu­to­res ha­cía­mos tam­bién de ope­ra­do­res con el mi­cró­fono en­ci­ma de la con­so­la. Una púa, que ser­vía pa­ra ca­da dis­co, la ha­cía­mos “ren­dir” tres o cua­tro ve­ces más has­ta de­jar­la cha­ta. Te­nía­mos dos ho­ra­rios pa­ra los no­ti­cie­ros: al me­dio­día y a las 19:00. Pa­po­tín nos lla­ma­ba por te­lé­fono pa­ra dar­nos la in­for­ma­ción, la ma­yor de las ve­ces sa­ca­da de co­men­ta­rios ca­lle­je­ros. El ca­fé “Fel­si­na”, en Pal­ma y 14 de Ma­yo, era la fuen­te inago­ta­ble de no­ti­cias.

En “El Fel­si­na”, an­tes que en nin­gún otro si­tio, se sa­bía cuán­do es­ta­lla­ría un gol­pe cuar­te­le­ro, qué mi­nis­tro re­nun­cia­ría, a cuán­to su­biría el pa­sa­je, quién y por­qué iba a se­pa­rar­se de su pa­re­ja; y co­sas así. Es­ta ca­fe­te­ría te­nía siem­pre mu­chos clien­tes que ju­ga­ban al bi­llar, la ge­ne­ra­la, la qui­nie­la. Al­gu­nos has­ta to­ma­ban ca­fé. Era el gran cen­tro de la in­for­ma­ción. ¿Dón­de te en­te­ras­te? En el Fel­si­na. ¡Ah!

Des­pués de Te­le­co, don­de me des­pe­dí pa­ra siem­pre de la ra­dio, pa­sé en 1958 al dia­rio “El In­de­pen­dien­te”, de Juan Ma­de­lai­re. Fui­mos seis o sie­te re­dac­to­res, a lo su­mo. La lí­nea edi­to­rial era me­dia­na­men­te crí­ti­ca al go­bierno pe­ro su­fi­cien­te pa­ra su clau­su­ra.

Pa­sé al dia­rio “El País” que pron­to se con­vir­tió en “La Tar­de”. La re­dac­ción y los ta­lle­res fun­cio­na­ban don­de hoy es­tá “Ul­ti­ma Ho­ra”. Los re­dac­to­res éra­mos –re­cuer­do sus nom­bres– Es­te­ban Men­do­za, je­fe de re­dac­ción; Ale­jan­dro Es­co­bar, Ju­lio Cé­sar Pom­pa, Ubal­do Cen­tu­rión Mo­rí­ni­go y yo. En De­por­tes, Ra­món Ló­pez, Er­nes­to Ver­di­na y tal vez uno o dos más; un co­rrec­tor de ape­lli­do Camacho y un fo­tó­gra­fo, Al­fre­do La­ca­sa. El di­rec­tor, Emilio Sa­guier Ace­val, un in­te­lec­tual que se sa­bía to­das las co­sas del cie­lo y de la tie­rra. El que re­ci­bía los des­pa­chos in­ter­na­cio­na­les, por el sis­te­ma Mor­se, era un se­ñor Gómez que pa­sa­ba muy mal cuan­do el tiem­po era sa­cu­di­do por re­lám­pa­gos y true­nos. Las se­ña­les se le en­re­da­ban y no re­ci­bía sino re­ta­zos de las in­for­ma­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Creo que mu­chas no­ti­cias del ex­te­rior que pu­bli­ca­ba el dia­rio no ha­bían su­ce­di­do o fue­ron de otro mo­do.

Los dia­rios se man­te­nían con ti­ra­je y avi­sos muy re­du­ci­dos. El se­cre­to que les per­mi­tía so­bre­vi­vir era que los pe­rio­dis­tas, en su ma­yo­ría, te­nían otro tra­ba­jo del que vi­vían y no les re­sul­ta­ba un pro­ble­ma que co­mo pe­rio­dis­tas ga­na­ran po­co o na­da. Ade­más, co­mo que­da di­cho, dia­rios y ra­dios te­nían muy po­co per­so­nal. En “La Tar­de” te­nía­mos un sis­te­ma de pa­go muy co­mún en la épo­ca: tra­tar de con­se­guir un “va­le” los sá­ba­dos, can­jea­ble, no siem­pre, por el dis­tri­bui­dor, un se­ñor Ce­fe­rino.

La gran com­pe­ten­cia era el dia­rio “La Tribuna”, inal­can­za­ble en­ton­ces por su tec­no­lo­gía y el fa­vor del pú­bli­co. Pe­ro ado­le­cía de la en­fer­me­dad de los otros me­dios: po­cos pe­rio­dis­tas que se su­plía con la abun­dan­cia de in­for­ma­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. El pro­pie­ta­rio de “La Tribuna” era un em­pre­sa­rio muy prác­ti­co. Alen­ta­ba a los po­cos pe­rio­dis­tas que hi­cie­sen su “ex­tra” en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Así se sa­ca­ba de en­ci­ma la mo­les­tia de re­ci­bir pe­di­dos de au­men­to sa­la­rial.

El 80% de las no­ti­cias era gu­ber­na­men­tal. Co­mo no ha­bía cro­nis­tas –sal­vo los que cu­brían Pre­si­den­cia– des­de la re­dac­ción se lla­ma­ba por te­lé­fono a las en­ti­da­des pú­bli­cas. El 20 por cien­to se re­par­tía en­tre po­li­cia­les, de­por­tes y co­la­bo­ra­cio­nes.

An­tes de la épo­ca que des­cri­bo a la dis­pa­ra­da, la pren­sa pa­ra­gua­ya es­ta­ba en ma­nos de po­lí­ti­cos y pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tos ru­bros. Sus co­la­bo­ra­cio­nes eran gra­tui­tas. Los dia­rios lle­na­ban sus pá­gi­nas –es­ca­sas, des­de lue­go– sin que cos­ta­se un cen­ta­vo. Se pu­bli­ca­ban po­cas no­ti­cias –no te­nían cro­nis­tas– pe­ro sí mu­chos co­men­ta­rios. En ge­ne­ral, ca­re­cían de ma­ti­ces: o gu­ber­nis­tas u opo­si­to­res. Si cam­bia­ba el go­bierno, que era fre­cuen­te, el opo­si­tor pa­sa­ba a ser gu­ber­nis­ta y el gu­ber­nis­ta, opo­si­tor, has­ta que se pro­du­je­ra otro cam­bio po­lí­ti­co. La his­to­ria del pe­rio­dis­mo pa­ra­gua­yo es la his­to­ria de la po­lí­ti­ca pa­ra­gua­ya.

El cam­bio es­pec­ta­cu­lar vino con la apa­ri­ción de ABC Co­lor, en 1967 y Ul­ti­ma Ho­ra, en 1973. Lue­go se agre­ga­ron otros dia­rios con la no­ve­dad de que con­ta­ban con mu­chos pe­rio­dis­tas, fo­tó­gra­fos, vehícu­los, correspons­ales, etc.

Sos­pe­cho que los pe­rió­di­cos y las ra­dios que so­bre­vi­ven hoy, ya ca­si sin pe­rio­dis­tas, ne­ce­si­ta­rán otro Ca­fé Fel­si­na co­mo fuen­te de in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.