Ne­ce­si­ta­mos va­rios pla­nes

ABC Color - - COMENTARIO­S - Pa­blo Gue­rre­ro ■ pgue­rre­ro@abc.com.py

Hoy se cum­plen 68 días de cua­ren­te­na en el Pa­ra­guay. To­do es­te tiem­po vi­vi­mos co­mo si fue­ra “una gue­rra ci­vi­li­za­da”, con un ten­dal de muer­tos y he­ri­dos, li­te­ral y me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do.

Dos me­ses fue su­fi­cien­te pa­ra dar­nos cuen­ta de nues­tras fa­len­cias co­mo Estado y tam­bién de nues­tras vir­tu­des. ¿Qué de­be­mos se­guir ha­cien­do y qué no? ¿Qué te­ne­mos que cam­biar y qué te­ne­mos que crear o imi­tar de otros paí­ses si que­re­mos so­bre­vi­vir?

Hay mu­chos pla­nes que ur­gen­te­men­te el Estado pa­ra­gua­yo de­be po­ner en prác­ti­ca por­que co­mo es­ta­mos “en gue­rra” no sa­be­mos cuán­do va a ter­mi­nar to­do es­to y tam­po­co po­de­mos sen­tar­nos a es­pe­rar que con­clu­ya por­que es­ta­mos per­dien­do un tiem­po tre­men­da­men­te va­lio­so.

El pri­mer plan que se lan­zó des­de el Po­der Eje­cu­ti­vo es la re­for­ma del Estado. Es­ta ini­cia­ti­va es de ur­gen­te apli­ca­ción en el Pa­ra­guay y que­re­mos creer que va a lle­gar a buen puer­to y que no so­lo sea un gol­pe de mar­ke­ting pa­ra dar­le cier­ta tran­qui­li­dad a la ciu­da­da­nía.

Con o sin pan­de­mia, la re­for­ma del Estado siem­pre tu­vo que ser el pri­mer plan de to­do go­bierno pa­ra­gua­yo des­de 1989 a hoy. Pe­ro las au­to­ri­da­des de turno de di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes en com­pli­ci­dad con sus ba­ses po­lí­ti­cas ins­ta­la­das en di­fe­ren­tes po­de­res se en­car­ga­ron de ha­cer to­do lo con­tra­rio: agran­dar el Estado pa­ra re­par­tir los ru­bros a los co­rre­li­gio­na­rios y es­ta­ble­cer alian­zas con “prós­pe­ros em­pre­sa­rios” pa­ra asal­tar las ju­go­sas li­ci­ta­cio­nes. ¿Pa­ra qué lo hi­cie­ron? Pa­ra ga­nar elec­to­res, man­te­ner­se en sus car­gos y lo­grar fi­nan­cia­mien­to.

Tu­vo que apa­re­cer el co­vid-19 pa­ra que el Eje­cu­ti­vo re­flo­te for­zo­sa­men­te el am­bi­cio­so pro­yec­to de la re­for­ma es­ta­tal. Pa­ra que ten­ga real­men­te efec­to de­be ser se­rio, abar­can­te y es­ta­ble. Se­rá un sim­ple cuen­to la ini­cia­ti­va, si no se in­clu­yen su­pre­sión de ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas que se su­per­po­nen en­tre sí, disminució­n de fun­cio­na­rios pú­bli­cos, re­duc­ción de sa­la­rios y be­ne­fi­cios gro­se­ros (in­clu­yen­do las bi­na­cio­na­les) y re­di­rec­cio­na­mien­to de gas­tos su­per­fluos pa­ra la Sa­lud Pú­bli­ca, Edu­ca­ción y otros sec­to­res de gran im­por­tan­cia co­mo agua po­ta­ble, desagüe cloa­cal y vías de co­mu­ni­ca­ción.

Has­ta el mo­men­to se des­co­no­ce los de­ta­lles del pro­yec­to, que tro­pe­za­rá con un gran obs­tácu­lo: El Con­gre­so na­cio­nal, con una ma­yo­ría de co­lo­ra­dos y li­be­ra­les, no sa­be­mos si da­rán prio­ri­dad a sus ob­je­ti­vos per­so­na­les o le­gis­la­rán en fa­vor de la ne­ce­si­dad del país. Por una cues­tión de su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca in­clu­si­ve, los le­gis­la­do­res de­be­rán pen­sar mu­cho más allá de sus sec­cio­na­les y co­mi­tés por­que se­rán cas­ti­ga­dos en las ur­nas du­ra­men­te en unas pró­xi­mas elec­cio­nes. Si no creen, pue­den se­guir de­fen­dien­do los zo­que­tes.

El Po­der Ju­di­cial y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­ben com­pro­me­ter­se tam­bién en es­te plan de re­for­ma no so­lo re­cor­tan­do su pre­su­pues­to sino afe­rrán­do­se a los có­di­gos y ya no so­me­tién­do­se a los acuer­dos po­lí­ti­cos. Si no hay jus­ti­cia, no hay so­cie­dad.

En es­ta pan­de­mia la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Estado du­dó pa­ra ha­cer cier­tas impu­tacio­nes pe­ro la ciu­da­da­nía le obli­gó y tu­vo que ce­der.

El plan que no es­ta­mos vien­do es del se­gu­ro del des­em­pleo, que si te­nía­mos vi­gen­te, no le iba a obli­gar al Eje­cu­ti­vo a en­deu­dar­se con ci­fras mi­llo­na­rias. Con se­gu­ri­dad, es­ta ini­cia­ti­va se­rá muy re­sis­ti­da pe­ro es ne­ce­sa­ria.

Otro gran desafío pa­ra el Estado pa­ra­gua­yo es la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca in­te­li­gen­te y la con­se­cuen­te crea­ción de em­pleos pa­ra los com­pa­trio­tas que lle­gan des­de el ex­te­rior, que su­ma­dos a los que ya vi­ven en el país, se con­vier­ten en un gra­ve dra­ma so­cial, que ne­ce­si­ta una res­pues­ta rá­pi­da. Re­par­tir ayu­das y sub­si­dios son ape­nas pa­lia­ti­vos y no pla­nes sus­ten­ta­bles en el tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.