Con un pie en la ca­lle

ABC Color - - INTERNACIO­NALES - PRESS] Gi­na Montaner* @gi­na­mon­ta­ner [©FIR­MAS

La deses­ca­la­da ha co­men­za­do. Des­de Es­pa­ña, don­de la gen­te sa­le de un con­fi­na­mien­to ri­gu­ro­so y se aso­ma a las ca­lles en­tre la cau­te­la y el en­tu­sias­mo des­bor­da­do, a gran par­te de Es­ta­dos Uni­dos, don­de ni si­quie­ra en Nue­va York, cen­tro ur­bano muy gol­pea­do por la pan­de­mia, las re­gu­la­cio­nes han si­do tan es­tric­tas co­mo en al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos en los que el co­vid-19 ha de­ja­do una te­rri­ble es­te­la de muer­tes.

Se tra­ta de una reali­dad ma­trix que pa­re­ce te­ner dos di­men­sio­nes: la de las se­rias ad­ver­ten­cias de los cien­tí­fi­cos más repu­tados avi­san­do de que, sin vi­sos de que en me­nos de un año ha­ya una va­cu­na, el vi­rus es­tá pre­sen­te, es al­ta­men­te con­ta­gio­so y diez ve­ces más le­tal que la in­fluen­za.

Y ese otro plano de quie­nes pro­cla­man que ya es ho­ra de re­cu­pe­rar el pul­so de la vi­da, sa­lir y re­to­mar los asun­tos don­de que­da­ron sus­pen­di­dos a prin­ci­pios de mar­zo, cuan­do hu­bo un es­ta­lli­do ofi­cial de al­go que des­de ha­cía me­ses avan­za­ba de con­ti­nen­te en con­ti­nen­te.

En las fa­ses de reaper­tu­ra que los go­bier­nos y au­to­ri­da­des lo­ca­les di­se­ñan con una mez­cla de ase­so­ría de ex­per­tos y de pu­ro tan­teo an­te una ame­na­za cu­yas con­se­cuen­cias ape­nas es­ta­mos co­no­cien­do, ya se ha da­do el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da. Se tra­ta de una ca­rre­ra al azar en la que los ciu­da­da­nos son co­rre­do­res que se aven­tu­ran a la in­tem­pe­rie sin sa­ber a ciencia cier­ta qué des­tino les es­pe­ra en una prue­ba lle­na de obs­tácu­los.

Pa­ra mu­chos, los que se apre­su­ran a pe­dir ci­ta en la pe­lu­que­ría y re­ser­var en su res­tau­ran­te favorito, la deses­ca­la­da tie­ne al­go de pen­sa­mien­to má­gi­co que pa­re­ce igua­lar el arran­que de los ca­fés, tien­das y es­pa­cios pú­bli­cos con el re­torno de los tiem­pos pre pan­de­mia. Y lue­go es­tán los otros, a los que el re­gre­so a ese mun­do que que­dó del otro la­do de sus ho­ga­res amu­ra­lla­dos hoy les re­sul­ta in­hós­pi­to y di­fí­cil de re­co­no­cer.

Sa­lir a su re­en­cuen­tro es co­mo sor­tear un cam­po mi­na­do.

Des­de Madrid un buen ami­go me en­vía fotos de sus ca­mi­na­tas al ama­ne­cer, en un ho­ra­rio, al me­nos por aho­ra, re­ser­va­do a las per­so­nas de la ter­ce­ra edad y quie­nes ha­cen de­por­te. La ciu­dad es­tá ca­si de­sier­ta y en la tí­mi­da luz arras­tra he­ri­das im­pen­sa­bles ha­ce unos me­ses. Mi ami­go es de los que aho­ra pa­sea evi­tan­do las con­cen­tra­cio­nes del gen­tío y en la quie­tud de su pi­so se sien­te más arro­pa­do que en las ca­lles de su ba­rrio, an­ta­ño lle­nas de ale­gre ja­leo.

Lo com­pren­do. En vís­pe­ra de ca­len­da­rios que vuel­ven a avan­zar, las fa­ses y pla­nes de la deses­ca­la­da pro­du­cen más vér­ti­go que ali­vio. La desa­zón de quien que­dó atra­pa­do en un cuen­to de te­rror y al po­co tiem­po le di­cen, “Ha­la, sal al bos­que”.

Pe­ro, ¿aca­so el mons­truo ya no an­da suel­to? Las mas­ca­ri­llas, los guan­tes, los de­sin­fec­tan­tes y la dis­tan­cia so­cial son las ar­mas de las que dis­po­ne­mos pa­ra sa­lir de la na­ve espacial y com­ba­tir a Alien. El co­ro­na­vi­rus es el oc­ta­vo pa­sa­je­ro de la pe­lí­cu­la que nos ha to­ca­do pro­ta­go­ni­zar.

Co­mo si el estado de emer­gen­cia hu­bie­ra si­do pro­duc­to de una cal­cu­la­da exa­ge­ra­ción, hay quie­nes pre­go­nan que la eco­no­mía no pue­de es­tar un día más pa­ra­li­za­da por­que eso sí que con­du­ce al co­lap­so. Un sen­ti­mien­to que se ex­tien­de a la par que se di­se­mi­nan teo­rías cons­pi­ra­ti­vas y mi­li­tan­tes de li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les que, di­cen, se re­pri­men en nom­bre de me­di­das ex­tre­mas. Vo­ces es­tri­den­tes que cho­can de fren­te con los co­no­ci­mien­tos de cien­tí­fi­cos que les pi­den pru­den­cia a los po­lí­ti­cos an­tes de agi­tar y con­fun­dir a las ma­sas.

¿Ha­brá quien pien­se que los más de tres­cien­tos mil muer­tos en to­do el mun­do for­man par­te de un uni­ver­so pa­ra­le­lo que no nos to­ca de cer­ca? El pen­sa­mien­to, tam­bién má­gi­co, de que los ma­les so­lo les ocu­rren a otros en lu­ga­res le­ja­nos y que es­ta­mos (val­ga la iro­nía) in­mu­nes a ese po­zo de os­cu­ri­dad que se ha tra­ga­do tan­tas vi­das.

Aho­ra, con un pie en la ca­lle, nun­ca la so­le­dad del con­fi­na­mien­to ha si­do más aco­ge­do­ra an­tes de echar a co­rrer sin rum­bo cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.