EDI­TO­RIAL

ABC Color - - PORTADA -

Du­das so­bre el plan de reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca. Re­fe­ren­tes del Po­der Eje­cu­ti­vo es­tán anun­cian­do des­de ha­ce al­gu­nas se­ma­nas el pró­xi­mo lan­za­mien­to de un plan de reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca, cu­yos de­ta­lles pre­ci­sos aún se des­co­no­cen. El pro­yec­to, con­for­me a las ex­pli­ca­cio­nes ge­ne­ra­les brin­da­das, tie­ne por fi­na­li­dad in­cor­po­rar ac­cio­nes que bus­can reac­ti­var los mo­to­res de la eco­no­mía y ge­ne­rar un am­bien­te pos­pan­de­mia que tra­te de amor­ti­guar el fuer­te des­plo­me pre­vis­to. Las au­to­ri­da­des ase­gu­ran que se uti­li­za­rán em­prés­ti­tos ya apro­ba­dos y se in­cen­ti­va­rá la par­ti­ci­pa­ción pri­va­da, aun­que no se des­car­ta un nue­vo en­deu­da­mien­to a ser car­ga­do so­bre las es­pal­das de la ciu­da­da­nía. La fal­ta de ma­yo­res da­tos, la ma­la ex­pe­rien­cia res­pec­to a la efi­cien­cia de la ges­tión pú­bli­ca, la co­rrup­ción ram­pan­te y el ca­si nu­lo diá­lo­go con ca­da uno de los sec­to­res afec­ta­dos, arro­jan un man­to de du­das res­pec­to a los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos. El rit­mo de re­cu­pe­ra­ción de­pen­de­rá de las me­di­das que se asu­man y la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta que se ten­ga a las ne­ce­si­da­des, to­das ellas ur­gen­tes.

Re­fe­ren­tes del Po­der Eje­cu­ti­vo es­tán anun­cian­do des­de ha­ce al­gu­nas se­ma­nas el pró­xi­mo lan­za­mien­to de un plan de reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca, cu­yos de­ta­lles pre­ci­sos aún se des­co­no­cen. El pro­yec­to, con­for­me a las ex­pli­ca­cio­nes ge­ne­ra­les brin­da­das, tie­ne por fi­na­li­dad in­cor­po­rar ac­cio­nes que bus­can reac­ti­var los mo­to­res de la eco­no­mía y ge­ne­rar un am­bien­te pos­pan­de­mia que tra­te de amor­ti­guar el fuer­te des­plo­me pre­vis­to. Las au­to­ri­da­des ase­gu­ran que se re­uti­li­za­rán em­prés­ti­tos ya apro­ba­dos y se in­cen­ti­va­rá la par­ti­ci­pa­ción pri­va­da, aun­que no se des­car­ta un nue­vo en­deu­da­mien­to a ser car­ga­do so­bre las es­pal­das de la ciu­da­da­nía. La fal­ta de ma­yo­res da­tos, la ma­la ex­pe­rien­cia res­pec­to a la efi­cien­cia de la ges­tión pú­bli­ca, la co­rrup­ción ram­pan­te y el ca­si nu­lo diá­lo­go con ca­da uno de los sec­to­res afec­ta­dos, arro­jan un man­to de du­das res­pec­to a los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos.

Ca­si to­dos los or­ga­nis­mos, tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos, es­ti­man que pa­ra di­ciem­bre del 2020 el Pa­ra­guay ce­rra­rá con los peo­res nú­me­ros eco­nó­mi­cos en ca­si cua­tro dé­ca­das. El Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da cal­cu­la que el Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) cae­rá 2,5%, in­clu­so po­dría ser más si se pro­fun­di­za la cri­sis pan­dé­mi­ca; se es­pe­ra un dé­fi­cit fis­cal (más gas­tos que in­gre­sos fi­nan­cia­dos con en­deu­da­mien­to) de apro­xi­ma­da­men­te 6% (en el sec­tor pri­va­do se ha­bla has­ta de 7,5%); y por su­pues­to, el de­te­rio­ro de los in­di­ca­do­res de em­pleo y po­bre­za. Hay cer­te­za de que es­ta­mos an­te un año per­di­do y otros que se ave­ci­nan que se­rán muy du­ros. El rit­mo de re­cu­pe­ra­ción de­pen­de­rá de las me­di­das que asu­ma­mos y la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta que ten­ga­mos a las ne­ce­si­da­des, to­das ellas ur­gen­tes.

El plan es­bo­za­do le­ve­men­te por las au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas gi­ra en torno a tres ejes fun­da­men­ta­les: fuer­te in­ver­sión en obras pú­bli­cas, una ma­yor par­ti­ci­pa­ción a las in­ver­sio­nes pri­va­das me­dian­te alian­zas con el sec­tor pú­bli­co, y la con­ti­nui­dad de la ayu­da so­cial me­dian­te sub­si­dios a sec­to­res pun­tua­les a tra­vés del pro­gra­ma Pyty­võ ma­ne­ja­do por el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. No se tie­nen nú­me­ros exac­tos ni se sa­be có­mo se­rá fi­nan­cia­do, pe­ro ini­cial­men­te se es­ti­ma se­rán ne­ce­sa­rios 2.500 mi­llo­nes de dó­la­res. Di­cen que el di­ne­ro sal­drá del re­di­rec­cio­na­mien­to de cré­di­tos ya apro­ba­dos al Pa­ra­guay, par­te de lo que que­de del pri­mer pa­que­te de emer­gen­cia, la in­yec­ción de re­cur­sos pri­va­dos y no se des­car­ta más en­deu­da­mien­to vía bo­nos in­ter­na­cio­na­les. El pa­que­te es­tí­mu­lo, de es­ta ma­ne­ra, re­pre­sen­ta­ría cer­ca del 7% del PIB.

La in­ten­ción, ase­gu­ran, es ge­ne­rar 124.000 nue­vos em­pleos en el cor­to y me­diano pla­zo.

El mi­nis­tro Be­nigno Ló­pez ha di­cho en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des que con la Ley de Emer­gen­cia apro­ba­da al prin­ci­pio de la cri­sis tie­nen pa­ra aguan­tar has­ta fi­na­les de ma­yo. Es­ta nor­ma au­to­ri­zó prés­ta­mos por 1.600 mi­llo­nes de dó­la­res, de los cua­les fue­ron uti­li­za­dos has­ta aho­ra po­co más de 600 mi­llo­nes de dó­la­res, con­for­me a da­tos ex­tra­ofi­cia­les. El se­cre­ta­rio de Estado anun­ció el en­vío de otro pa­que­te de le­yes que in­clui­rá un pro­yec­to pa­ra ga­ran­tías in­mo­bi­lia­rias que per­mi­ti­rá la crea­ción de em­pre­sas por ac­cio­nes sim­pli­fi­ca­das y de re­so­lu­ción de in­sol­ven­cias. Co­mo po­drá apre­ciar­se, has­ta aho­ra es po­co lo que sa­be­mos de ese plan, pe­ro sí hay mu­cho por eva­luar con ba­se en las ex­pe­rien­cias en la ma­te­ria así co­mo lo que es­tán ha­cien­do en otros lu­ga­res, co­mo el plan “Ace­le­ra Foz”

im­pul­sa­do en la ve­ci­na ciu­dad fron­te­ri­za, don­de sec­tor pú­bli­co y pri­va­do ya es­tán en ple­na im­ple­men­ta­ción de un pro­yec­to que aglu­ti­na a re­pre­sen­tan­tes de to­dos los sec­to­res.

A ni­vel in­terno, preo­cu­pa que los ac­to­res de la eco­no­mía no ha­yan si­do con­vo­ca­dos pa­ra dar su opi­nión con res­pec­to a es­te pro­yec­to. La ex­pe­rien­cia hu­bie­ra po­di­do re­dun­dar en be­ne­fi­cios te­nien­do en cuen­ta que son los co­no­ce­do­res de la co­yun­tu­ra ac­tual y de có­mo po­drían coad­yu­var pa­ra la reac­ti­va­ción. La in­ver­sión pú­bli­ca se­rá fun­da­men­tal pa­ra re­cu­pe­rar­nos, pe­ro no me­nos cier­to es que no se­rá su­fi­cien­te.

Los vo­ce­ros de gre­mios se han can­sa­do de pe­dir ser es­cu­cha­dos a fin de ace­le­rar las fa­ses de la lla­ma­da “cua­ren­te­na in­te­li­gen­te”, pe­ro no han ob­te­ni­do ma­yo­res res­pues­tas. El te­mor es que los bu­ró­cra­tas de siem­pre ter­mi­nen di­bu­jan­do pla­nes no apli­ca­bles a la reali­dad.

Has­ta el mo­men­to se des­co­no­ce qué se ha­rá con los mi­les de pa­ra­gua­yos que es­tán arri­ban­do a dia­rio a nues­tro país, com­pa­trio­tas que se vie­ron obli­ga­dos a emi­grar en su mo­men­to a cau­sa de fal­ta de opor­tu­ni­da­des en su tie­rra. Tam­po­co se sa­be qué pla­nes se apli­ca­rán en las ciu­da­des fron­te­ri­zas que vi­ven del co­mer­cio de trian­gu­la­ción. El ex­mi­nis­tro de Ha­cien­da Manuel Fe­rrei­ra afir­mó re­cien­te­men­te en en­tre­vis­ta con ABC que el co­vid-19 pue­de con­ver­tir­se en el cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción pa­ra es­te ne­go­cio. Ciu­dad del Es­te no so­lo es apor­tan­te de cuan­tio­sos in­gre­sos pa­ra el fis­co, sino ade­más es ge­ne­ra­do­ra de unos 100.000 em­pleos que hoy es­tán en ries­go si no se ac­túa de ma­ne­ra rá­pi­da y efi­caz. Los eco­no­mis­tas coin­ci­den en que el

sec­tor agro­pe­cua­rio se­rá cla­ve pa­ra la re­cu­pe­ra­ción del país,

pe­ro has­ta aho­ra se des­co­no­ce de al­gu­na dis­cu­sión so­bre las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras pa­ra una cam­pa­ña agrí­co­la en cier­nes y so­bre el fu­tu­ro de un sec­tor ga­na­de­ro que se de­ba­te en la mi­se­ria de los pre­cios y el cie­rre de los mer­ca­dos.

Otro as­pec­to no me­nor tie­ne que ver con la ca­pa­ci­dad de ges­tión del Estado pa­ra la eje­cu­ción de sus pro­yec­tos. La ciu­da­da­nía tie­ne to­da­vía fres­ca en la me­mo­ria el rim­bom­ban­te anun­cio del año pa­sa­do res­pec­to a un plan de reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca de 1.500 mi­llo­nes de dó­la­res me­dian­te obras pú­bli­cas, sin que se se­pa has­ta hoy de los de­ta­lles de sus re­sul­ta­dos. A pro­pó­si­to, el 2019 ce­rró con 0% de cre­ci­mien­to del PIB. Mu­chas pe­que­ñas y gran­des em­pre­sas si­guen es­pe­ran­do ma­yor agi­li­dad en la mo­vi­li­za­ción de cré­di­tos por par­te de en­ti­da­des pú­bli­cas co­mo el Ban­co Na­cio­nal de Fo­men­to (BNF) y la ges­tión del Fon­do de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos (Fo­gapy). Ni ha­blar de la co­rrup­ción en los con­tra­tos pú­bli­cos, mi­ran­do ape­nas la ex­pe­rien­cia re­cien­te en ins­ti­tu­cio­nes co­mo Sa­lud, Di­nac, Pe­tro­par, AN­DE, so­lo por ci­tar al­gu­nas.

Son som­bras que se cier­nen so­bre el nue­vo plan, en me­dio de las cua­les cre­ce el te­mor, co­mo ya lo ad­vir­tié­ra­mos en otra opor­tu­ni­dad, de que ape­nas sea una cor­ti­na de hu­mo pa­ra en­deu­dar aún más a los pa­ra­gua­yos a fin de man­te­ner a un gru­po pri­vi­le­gia­do de fun­cio­na­rios, pa­ra un Estado in­efi­cien­te y co­rrup­to.

Es alen­ta­dor que el Go­bierno es­té pen­san­do en un pro­yec­to de reac­ti­va­ción, pe­ro de­be­rían ana­li­zar se­ria­men­te la crea­ción de un equi­po de tra­ba­jo más am­plio que in­clu­ya al sec­tor pri­va­do y es­cu­che sus re­cla­mos. Las au­to­ri­da­des de­be­rán ex­tre­mar re­cur­sos pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia de su ges­tión, trans­pa­ren­tar los con­tra­tos y bus­car el cas­ti­go ejem­plar de cual­quier fo­co de co­rrup­ción. Ca­so con­tra­rio es­ta­re­mos de nue­vo an­te un anun­cio rim­bom­ban­te que so­lo ser­vi­rá pa­ra man­te­ner la clien­te­la po­lí­ti­ca y ge­ne­rar nue­vos ri­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.