Mo­vi­li­za­dos pa­ra de­fen­der sus in­sul­tan­tes pri­vi­le­gios.

ABC Color - - PORTADA -

Fun­cio­na­rios afi­lia­dos al Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res de la AN­DE (Si­tran­de) se mo­vi­li­za­ron el lu­nes pa­sa­do pa­ra pro­tes­tar, en­tre otras co­sas, en con­tra del an­te­pro­yec­to de ley del Ser­vi­cio Ci­vil pre­sen­ta­do re­cien­te­men­te por el Po­der Eje­cu­ti­vo a la Co­mi­sión Bi­ca­me­ral del Con­gre­so, pa­ra el Reor­de­na­mien­to Es­truc­tu­ral del Es­ta­do. Es­te gru­po de que­jo­sos, que ha su­ma­do a cen­tra­les obre­ras y otras or­ga­ni­za­cio­nes del sec­tor pú­bli­co, es­tá anun­cian­do pa­ra el pró­xi­mo lu­nes 22 de ju­nio una mo­vi­li­za­ción ge­ne­ral en con­tra del men­cio­na­do plan, en me­dio de acu­sa­cio­nes al Gobierno de que­rer apro­ve­char la pan­de­mia pa­ra tra­tar de ¡“pre­ca­ri­zar”! la situación la­bo­ral en el sec­tor pú­bli­co. El ar­gu­men­to es­gri­mi­do es sim­ple­men­te una bur­da ex­cu­sa que bus­ca fre­nar des­de el ini­cio una even­tual re­for­ma del Es­ta­do que po­dría aca­bar con sus es­can­da­lo­sos pri­vi­le­gios, un in­sul­to a la ciu­da­da­nía que ya an­tes de la cri­sis sa­ni­ta­ria y más aún hoy vi­ve de­vo­ra­da por la de­ba­cle eco­nó­mi­ca.

Fun­cio­na­rios afi­lia­dos al Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res de la AN­DE (Si­tran­de) se mo­vi­li­za­ron el lu­nes pa­sa­do pa­ra pro­tes­tar, en­tre otras co­sas, en con­tra del an­te­pro­yec­to de ley del Ser­vi­cio Ci­vil pre­sen­ta­do re­cien­te­men­te por el Po­der Eje­cu­ti­vo a la Co­mi­sión Bi­ca­me­ral del Con­gre­so, pa­ra el Reor­de­na­mien­to Es­truc­tu­ral del Es­ta­do. Es­te gru­po de que­jo­sos, que ha su­ma­do a cen­tra­les obre­ras y otras or­ga­ni­za­cio­nes del sec­tor pú­bli­co, es­tá anun­cian­do pa­ra el pró­xi­mo lu­nes 22 de ju­nio una mo­vi­li­za­ción ge­ne­ral en con­tra del men­cio­na­do plan, en me­dio de acu­sa­cio­nes al Gobierno de que­rer apro­ve­char la pan­de­mia pa­ra tra­tar de ¡“pre­ca­ri­zar” la situación la­bo­ral en el sec­tor pú­bli­co! El ar­gu­men­to es­gri­mi­do es sim­ple­men­te una bur­da ex­cu­sa que bus­ca fre­nar des­de el ini­cio una even­tual re­for­ma del Es­ta­do que po­dría aca­bar con sus es­can­da­lo­sos pri­vi­le­gios,

un in­sul­to a la ciu­da­da­nía, que ya an­tes de la cri­sis sa­ni­ta­ria y más aún hoy vi­ve de­vo­ra­da por la de­ba­cle eco­nó­mi­ca.

La pro­pues­ta pre­li­mi­nar del Po­der Eje­cu­ti­vo que pre­ten­de su­plan­tar la ma­lo­gra­da y cues­tio­na­da Ley de la Fun­ción Pú­bli­ca, con­tem­pla bá­si­ca­men­te la crea­ción de una ca­rre­ra ci­vil pa­ra el fun­cio­na­ria­do pú­bli­co, fue­ra de do­cen­tes, mi­li­ta­res, po­li­cías y per­so­nal de blan­co. La mis­ma no al­can­za­rá a los tra­ba­ja­do­res que es­tán hoy in­cor­po­ra­dos al Es­ta­do, sino a aque­llos que se irán su­man­do en el trans­cur­so de los pró­xi­mos años. Se cree que al fi­nal de la pre­sen­te dé­ca­da un gran por­cen­ta­je aban­do­na­rá el Es­ta­do, con lo cual se abre la po­si­bi­li­dad de una re­or­ga­ni­za­ción pro­fun­da que apun­te a la me­ri­to­cra­cia y pon­ga fre­nos a los abu­sos que se ob­ser­van día a día.

Pa­ra ello, el pro­yec­to pro­po­ne el con­cur­so de oposición co­mo úni­ca vía de ac­ce­so al Es­ta­do, el otor­ga­mien­to de as­cen­sos con ba­se en mé­ri­tos, con exá­me­nes pe­rió­di­cos pun­tua­les vin­cu­la­dos a los car­gos; li­mi­ta­cio­nes en el nú­me­ro de nom­bra­mien­tos de car­gos de confianza, así co­mo pa­ra ase­so­res de quie­nes ac­ce­dan a car­gos elec­ti­vos en el Con­gre­so, que en es­te úl­ti­mo ca­so de­be­rán ser des­vin­cu­la­dos en for­ma coin­ci­den­te con la cul­mi­na­ción de los pe­rio­dos pa­ra los cua­les fue­ron elec­tos sus pa­dri­nos. Tam­bién se bus­ca du­pli­car el pla­zo ne­ce­sa­rio pa­ra ac­ce­der a la es­ta­bi­li­dad (hoy se ne­ce­si­tan dos años, con el pro­yec­to se re­que­ri­rán cua­tro); se es­ta­ble­ce­rán es­ca­las sa­la­ria­les úni­cas (los fun­cio­na­rios ac­tua­les man­ten­drán sus ele­va­dos sa­la­rios que se­rán su­pri­mi­dos al mo­men­to de su re­ti­ro de la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca); se li­mi­ta­rá la can­ti­dad de con­tra­ta­dos, in­cor­po­ran­do es­pe­ci­fi­ca­cio­nes pre­ci­sas de los ca­sos en que se ne­ce­si­ta­rá de los mis­mos; en­tre mu­chas otras co­sas.

La pro­pues­ta a ser de­ba­ti­da es más que ra­zo­na­ble y el mo­men­to es muy opor­tuno. En las úl­ti­mas se­ma­nas la des­con­fian­za de la ciu­da­da­nía ha cre­ci­do res­pec­to a las ver­da­de­ras in­ten­cio­nes de cam­bio por par­te de las au­to­ri­da­des an­te el len­to avan­ce de las dis­cu­sio­nes. No exis­te du­da al­gu­na de la ne­ce­si­dad de mo­di­fi­car ra­di­cal­men­te el ane­xo de per­so­nal vi­gen­te en el Pre­su­pues­to Ge­ne­ral de la Na­ción, que fi­ja in­dig­nan­tes be­ne­fi­cios pa­ra de­ter­mi­na­dos car­gos e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Ur­ge es­ta­ble­cer sa­la­rios ra­zo­na­bles ajus­ta­dos a las res­pon­sa­bi­li­da­des. Es ne­ce­sa­rio re­vi­sar si el Es­ta­do Cen­tral ne­ce­si­ta a los más de 300.000 fun­cio­na­rios y 50.000 con­tra­ta­dos, que se tra­du­cen en una pe­sa­da car­ga so­bre las es­pal­das de los con­tri­bu­yen­tes quie­nes año a año ven có­mo cer­ca del 75% de sus im­pues­tos son en­gu­lli­dos por re­mu­ne­ra­cio­nes del per­so­nal.

La pan­de­mia, que es ca­li­fi­ca­da por los sin­di­ca­lis­tas co­mo una ex­cu­sa opor­tu­nis­ta de las au­to­ri­da­des pa­ra im­pul­sar la re­for­ma, es en reali­dad un im­pon­de­ra­ble que nos lle­vó a con­fron­tar­nos con una la­men­ta­ble reali­dad del Es­ta­do que vie­ne sien­do cues­tio­na­da por la ciu­da­da­nía des­de ha­ce años. Nos obli­ga a re­vi­sar es­ta y otras cues­tio­nes del ma­ne­jo del di­ne­ro pú­bli­co, más aún cuan­do so­lo es­te año el pue­blo pa­ra­gua­yo ha si­do en­deu­da­do ca­si por 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res adi­cio­na­les y se es­pe­ra un dé­fi­cit fiscal del 6,5% pa­ra el cierre del 2020 (más gas­tos que in­gre­sos fi­nan­cia­dos con deu­das). No se de­be ol­vi­dar que un in­for­me da­do a co­no­cer el año pa­sa­do por el Ban­co In­ter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) da­ba cuen­ta de un de­rro­che de 1.800 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les en el Es­ta­do, fun­da­men­tal­men­te en mal­gas­to de sa­la­rios y con­tra­ta­cio­nes, así co­mo en bu­ro­cra­cia in­efi­cien­te.

No es ne­ce­sa­rio un pro­fun­do aná­li­sis pa­ra con­cluir que las ver­da­de­ras preo­cu­pa­cio­nes de mu­chos de es­tos sin­di­ca­lis­tas es ve­lar por sus es­can­da­lo­sos pri­vi­le­gios, es­pe­cial­men­te en el ca­so de la AN­DE, em­pre­sa cues­tio­na­da por su pé­si­mo ser­vi­cio. Es har­to co­no­ci­do que los fun­cio­na­rios de es­ta en­ti­dad co­bran hoy be­ne­fi­cios de pri­vi­le­gio co­mo sub­si­dios por ca­sa­mien­to, gas­tos mé­di­cos ex­tra­or­di­na­rios y ayu­da va­ca­cio­nal, bo­nos ali­men­ti­cios pa­ra sus fa­mi­lias, pa­gos adi­cio­na­les bi­mes­tra­les, sub­si­dio por con­su­mo de ener­gía eléc­tri­ca, so­lo por ci­tar al­gu­nos. Más que con­quis­tas la­bo­ra­les son pre­ben­das arran­ca­das del Pre­su­pues­to me­dian­te con­tra­tos co­lec­ti­vos, por au­to­ri­da­des irres­pon­sa­bles, ra­yan­do lo ile­gal, en con­ni­ven­cia con políticos opor­tu­nis­tas in­tere­sa­dos en su­mar vo­tos. Una prác­ti­ca que de­be ser re­ver­ti­da de in­me­dia­to por­que re­pre­sen­ta una bo­fe­ta­da a la ciu­da­da­nía.

Tam­bién es sa­bi­do que las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas fue­ron co­pa­das por fa­mi­lia­res de di­ri­gen­tes políticos, cla­nes vin­cu­la­dos a co­no­ci­dos ape­lli­dos fuer­te­men­te ator­ni­lla­dos al Es­ta­do co­mo los Mon­ges, Ve­láz­quez, Sa­ma­nie­go, Ove­lar, Ga­la­ver­na, Lan­zo­ni, Bu­zar­quis, Duar­te Fru­tos, Gó­mez, Ca­rí­si­mo, so­lo por men­cio­nar unos cuan­tos. Tam­po­co que­dan atrás en es­ta prác­ti­ca al­gu­nos di­ri­gen­tes sin­di­ca­les que apro­ve­chan sus car­gos pa­ra su­mar be­ne­fi­cios par­ti­cu­la­res.

Es­tos son los ver­da­de­ros mo­ti­vos por los cua­les es­tos gru­pos sin­di­ca­les, jun­to a sus pro­mo­to­res políticos, bus­ca­rán frus­trar es­te tí­mi­do in­ten­to de ini­ciar una re­for­ma. La ciu­da­da­nía es­tá aco­go­ta­da por la dra­má­ti­ca situación eco­nó­mi­ca y tie­ne la pa­cien­cia col­ma­da pa­gan­do im­pues­tos y ser­vi­cios pa­ra unos po­cos pri­vi­le­gia­dos. Es ho­ra de po­ner fin a es­ta afren­to­sa situación y pre­pa­rar un Es­ta­do más efi­cien­te con­for­me a los tiem­pos di­fí­ci­les que se ave­ci­nan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.