“Dé­je­me res­pi­rar”

ABC Color - - INTERNACIO­NALES - Ricardo Ca­ba­lle­ro Aquino rca­ba­lle­roa@gmail.com

Ufa­nán­do­se de in­na­ta su­pe­rio­ri­dad mo­ral, los in­gle­ses in­ven­ta­ron La Le­yen­da Ne­gra de atro­ci­da­des es­pa­ño­las en Amé­ri­ca. In­ca­paz de ge­ne­rar una in­te­lli­gen­tsia en li­ber­tad, Es­pa­ña tra­gó sa­li­va a su­frió la ve­ja­ción por si­glos. En reali­dad, com­pa­ra­da con los in­gle­ses, los es­pa­ño­les eran án­ge­les, so­bre to­do en cuan­to a ra­cis­mo, que am­bos os­ten­ta­ban.

El ra­cis­mo in­glés era bí­bli­co y en su cul­tu­ra no ha­bía lu­gar pa­ra el dis­tin­to, peor si era africano. Mien­tras el es­pa­ñol a ve­ces has­ta da­ba su ape­lli­do a los hi­jos de las in­dias, el in­glés vio­la­ba a las es­cla­vas y lue­go ven­día los hi­jos en subas­ta.

El ame­ri­cano más ilus­tra­do, Jef­fer­son, to­mó de aman­te a su es­cla­va Sally Hem­mings, que era me­dia her­ma­na de su es­po­sa, y or­gu­llo­so la mos­tró en los sa­lo­nes de Pa­rís cuan­do era Em­ba­ja­dor. Pe­ro, en Vir­gi­nia, ella dor­mía con los de­más es­cla­vos.

Los es­pa­ño­les tam­bién des­pre­cia­ban a ne­gros, zam­bos y mu­la­tos, pe­ro no tan­to co­mo pa­ra no per­mi­tir­les com­prar Cer­ti­fi­ca­dos de Pu­re­za de San­gre de­mos­tran­do una fle­xi­bi­li­dad im­pen­sa­ble en la Amé­ri­ca in­gle­sa. So­lo los Na­zis con los ju­díos mos­tra­ron una ac­ti­tud si­mi­lar a la del in­glés ha­cia el ne­gro. La co­ci­ne­ra del Pre­si­den­te John­son, un te­xano mba­re­té, no po­día via­jar con el bea­gle pre­si­den­cial en el Sur, por­que te­nía mie­do que la abu­sen a ella y le ro­ben el pe­rro.

En pleno si­glo XXI, el ne­gro nor­te­ame­ri­cano sa­be que, si lle­ga a su ca­sa tar­de y ol­vi­da la lla­ve en el au­to, y vuel­ve al vehícu­lo pa­ra bus­car­la, co­rre el ries­go de que el ve­cino lla­me a la po­li­cía di­cien­do que “un ne­gro es­tá dan­do vuel­tas sos­pe­cho­sas en el ve­cin­da­rio”.

Es­ta anéc­do­ta es de la vi­da real y tu­vo lu­gar en Cambridge, Mas­sa­chus­setts. Y am­bos, el ne­gro y el ve­cino blan­co eran miem­bros de Cuer­po de Pro­fe­so­res de Har­vard. Si la Po­li­cía ve­nía esa no­che iba a ser con ar­mas des­en­fun­da­das.

El olím­pi­co des­pre­cio del po­li­cía ase­sino De­rek Cha­vin en Min­nea­po­lis ha­cia Geor­ge Floyd, que so­lo le pe­día le de­je res­pi­rar, fue más de lo que se po­día acep­tar. El or­gu­llo que de­mos­tró al de­jar lo fil­men ma­tan­do, “cum­plien­do su de­ber” no se veía ni en la po­li­cía del Apart­heid sud­afri­cano, que gol­pea­ba y ma­ta­ba ne­gros, pe­ro no a la luz del día y an­te cá­ma­ras que no tar­da­rían en lle­gar a la TV. Al­gún res­to de ver­güen­za que­da­ba.

En agos­to del 2001, la ONU de Ko­fi An­nan or­ga­ni­zó en Dur­ban, Su­dá­fri­ca, una reunión es­pe­cial so­bre la la­cra del ra­cis­mo y nues­tro re­pre­sen­tan­te di­jo que Pa­ra­guay no te­nía pro­ble­mas de ra­cis­mo con­tra los ne­gros por­que no ha­bía ne­gros. Esa ex­pre­sión en sí fue irre­di­mi­ble­men­te ra­cis­ta.

Al­go va a cam­biar con la muer­te de Floyd. Se ago­tó la to­le­ran­cia con po­li­cías ra­cis­tas pe­ro tam­bién con jue­ces y fis­ca­les que apa­ñan a cri­mi­na­les su­pre­ma­cis­tas. Unas protestas que co­men­za­ron en Min­nea­po­lis, “ci­vi­li­za­da” Min­ne­so­ta de in­mi­gran­tes sue­cos y no­rue­gos, ya se ex­ten­dió a Lon­dres, Pa­rís y Ber­lín.

El ne­gar­les hu­ma­ni­dad a los de as­cen­den­cia afro ya no de­ja­rá de te­ner re­tri­bu­ción.

Gra­ti­tud eter­na al va­lien­te que se atre­vió a fil­mar a cua­tro fo­ra­ji­dos uniformado­s pa­ra des­per­tar al mun­do de su le­tar­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.