La Jus­ti­cia si­gue sien­do ma­ne­ja­da por ca­ma­ri­llas.

ABC Color - - PORTADA -

Que la Jus­ti­cia es la mano lar­ga de los po­lí­ti­cos no es un se­cre­to pa­ra na­die. Ese aman­ce­ba­mien­to po­lí­ti­co-ju­di­cial ha pa­ri­do los peo­res y más te­ne­bro­sos en­gen­dros de los tiem­pos de­mo­crá­ti­cos, des­pués de la dic­ta­du­ra. El so­me­ti­mien­to ju­di­cial a la las­ci­via po­lí­ti­ca no so­la­men­te no ha pa­ra­do sino ha ido per­fec­cio­nán­do­se al pun­to de que los au­dios del clan Gon­zá­lez Daher con­fir­ma­ron en su mo­men­to de qué pe­no­sa y hu­mi­llan­te ma­ne­ra jue­ces y fis­ca­les rep­tan y be­san las bo­tas de los po­lí­ti­cos de turno. Es­ta coha­bi­ta­ción po­lí­ti­co-ju­di­cial –prohi­bi­da por nues­tro sis­te­ma re­pu­bli­cano que ga­ran­ti­za la in­de­pen­den­cia de po­de­res– ya ni si­quie­ra se han mo­les­ta­do en man­te­ner­la en se­cre­to; la ha­cen en pú­bli­co por­que sa­ben que es­te ilí­ci­to con­cu­bi­na­to no les aca­rrea­rá nin­gún cas­ti­go y sin em­bar­go aca­rrea mu­cho po­der… y di­ne­ro. Los po­lí­ti­cos ma­ne­jan la ad­mi­nis­tra­ción de la jus­ti­cia co­mo un feu­do, a tra­vés de cla­nes po­de­ro­sos. Uno de es­tos, sin du­da al­gu­na, es el di­ri­gi­do por el vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Hu­go Ve­láz­quez.

Que la Jus­ti­cia es la mano lar­ga de los po­lí­ti­cos no es un se­cre­to pa­ra na­die. Ese aman­ce­ba­mien­to po­lí­ti­co-ju­di­cial ha pa­ri­do los peo­res y más te­ne­bro­sos en­gen­dros de los tiem­pos de­mo­crá­ti­cos, des­pués de la dic­ta­du­ra. El so­me­ti­mien­to ju­di­cial a la las­ci­via po­lí­ti­ca no so­la­men­te no ha pa­ra­do sino ha ido per­fec­cio­nán­do­se al pun­to de que los au­dios del clan Gon­zá­lez Daher con­fir­ma­ron en su mo­men­to de qué pe­no­sa y hu­mi­llan­te ma­ne­ra jue­ces y fis­ca­les rep­tan y be­san las bo­tas de los po­lí­ti­cos de turno. Es­ta coha­bi­ta­ción po­lí­ti­co-ju­di­cial –prohi­bi­da por nues­tro sis­te­ma re­pu­bli­cano que ga­ran­ti­za la in­de­pen­den­cia de po­de­res– ya ni si­quie­ra se han mo­les­ta­do en man­te­ner­la en se­cre­to; la ha­cen en pú­bli­co por­que sa­ben que es­te ilí­ci­to con­cu­bi­na­to no les aca­rrea­rá nin­gún cas­ti­go y sin em­bar­go aca­rrea mu­cho po­der… y di­ne­ro. Los po­lí­ti­cos ma­ne­jan la ad­mi­nis­tra­ción de la jus­ti­cia co­mo un feu­do, a tra­vés de cla­nes po­de­ro­sos. Uno de es­tos, sin du­da al­gu­na, es el di­ri­gi­do por el vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Hu­go Ve­láz­quez.

En efec­to, la ex­pe­rien­cia de ca­si trein­ta años en­se­ña que la Cons­ti­tu­ción no ha lo­gra­do su loa­ble pro­pó­si­to de in­de­pen­di­zar la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, que hoy es­tá en ma­nos de ver­da­de­ras ca­ma­ri­llas que la bas­tar­dean im­pú­di­ca­men­te.

En tal sen­ti­do, va­le la pe­na ocu­par­se, por ejem­plo, de los la­zos po­lí­ti­co-em­pre­sa­ria­les del abo­ga­do Adrián Sa­las, quien re­pre­sen­ta a sus co­le­gas en el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra (CM) y a es­te en el Ju­ra­do de En­jui­cia­mien­to de Ma­gis­tra­dos (JEM). El pri­me­ro de es­tos ór­ga­nos se­lec­cio­na a los can­di­da­tos a mi­nis­tros de la Cor­te, a ca­ma­ris­tas, a jue­ces y a agen­tes fis­ca­les, en tan­to que el se­gun­do se ocu­pa de en­jui­ciar y des­ti­tuir a los tres úl­ti­mos por mal desem­pe­ño de sus fun­cio­nes. Elec­to miem­bro su­plen­te del CM en 2010, Sa­las se con­vir­tió en ti­tu­lar dos años des­pués, sien­do re­elec­to en 2013 y en 2017, to­do gra­cias a la con­sa­bi­da in­je­ren­cia par­ti­dis­ta, que le obli­ga a re­tri­buir fa­vo­res a más de un ca­pi­tos­te de la ANR. En es­pe­cial, mu­cho le de­be­ría a la amis­tad de ocho años que, se­gún él, lo une con el vi­ce­pre­si­den­te Ve­láz­quez, quien in­vir­tió 1.370 mi­llo­nes de gua­ra­níes en la fir­ma agro­ga­na­de­ra Ti­ziano SA, cu­yo Di­rec­to­rio in­te­gra Sa­las, jun­to con Fe­li­pe Mar­tí­nez Vier­ci, es­po­so de la di­rec­to­ra ju­rí­di­ca de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, Mónica Sei­fart. Da la im­pre­sión de que to­do se ma­ne­ja “en fa­mi­lia”.

Sien­do hoy un so­cio co­mer­cial del vi­ce­pre­si­den­te, Sa­las, que di­ce que­rer a sus ami­gos y no es­tar dis­pues­to a re­ne­gar de ellos, ejer­ce una gran in­fluen­cia en el Con­se­jo, que pre­si­dió más de una vez y al que hoy re­pre­sen­ta en el Ju­ra­do, que tam­bién lle­gó a di­ri­gir. Es pro­ba­ble que esa mis­ma in­fluen­cia le ha­ya ser­vi­do pa­ra que, en 2017, la Cor­te re­gu­la­ra sus ho­no­ra­rios en más de 285 mi­llo­nes de gua­ra­níes en un plei­to con la Di­rec­ción Na­cio­nal de Adua­nas, sin ha­ber pro­mo­vi­do an­tes una ac­ción de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad con­tra la ley que re­du­ce a la mi­tad los ho­no­ra­rios del pro­fe­sio­nal del De­re­cho que de­man­da a una en­ti­dad es­ta­tal. O sea que, en cier­to mo­men­to, el abo­ga­do Sa­las fue a la vez miem­bro del CM y del

JEM, así co­mo be­ne­fi­cia­rio de una re­so­lu­ción ju­di­cial dic­ta­da con mo­ti­vo de un jui­cio pro­mo­vi­do por él con­tra el Es­ta­do.

Sus úl­ti­mas ac­tua­cio­nes en los ór­ga­nos ci­ta­dos no re­ve­lan, pre­ci­sa­men­te, que es­té con­ven­ci­do de la ne­ce­si­dad de que la Jus­ti­cia sea im­par­ti­da por per­so­nas idó­neas y ho­no­ra­bles, so­lo so­me­ti­das a la ley. Fue uno de los cin­co miem­bros del Ju­ra­do que so­lo aper­ci­bie­ron al juez Ma­rino Mén­dez por ha­ber otor­ga­do un am­pa­ro irre­gu­lar a la exin­ten­den­ta de Ciu­dad del Es­te, San­dra McLeod, pa­ra que la Jun­ta Mu­ni­ci­pal no tra­te su re­nun­cia al car­go. En otro ca­so, co­mo in­te­gran­te del Con­se­jo, in­clu­yó en la ter­na de can­di­da­tos a mi­nis­tro de la Cor­te a

César Die­sel, el de me­nor pun­ta­je en­tre los pro­pues­tos, así co­mo a Hum­ber­to Ro­set­ti, tam­bién de la­men­ta­ble his­to­rial, en la ter­na de can­di­da­tos a fis­cal ad­jun­to de la Cir­cuns­crip­ción Ju­di­cial del Al­to Pa­ra­ná. Él y su ami­go y so­cio co­mer­cial

Hu­go Ve­láz­quez sa­ben muy bien có­mo fun­cio­nan allí las co­sas.

El vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca no se li­mi­ta a ejer­cer sus es­ca­sas atri­bu­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les, sino que tam­bién in­cur­sio­na en la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca pro­mo­vien­do un ver­gon­zo­so Acuer­do Bi­la­te­ral o, a tra­vés de su di­lec­to ami­go Sa­las, en los re­fe­ri­dos ór­ga­nos ex­tra­po­de­res. Por cier­to, la Cons­ti­tu­ción le prohí­be que ejer­za “el co­mer­cio, la in­dus­tria o ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal al­gu­na, de­bien­do de­di­car­se en ex­clu­si­vi­dad a sus fun­cio­nes”, pero no se­ría ra­ro que, en sus po­cos ra­tos li­bres, tam­bién se ocu­pe de las ope­ra­cio­nes de Ti­ziano SA y de El Le­gen­da­rio SA, fir­ma es­ta de­di­ca­da a ca­ba­llos de ra­za.

Si el Po­der Ju­di­cial y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es­tán po­dri­dos es por­que po­li­ti­cas­tros co­mo los men­cio­na­dos tie­nen el há­bi­to de que­bran­tar la le­tra y el es­pí­ri­tu de la Cons­ti­tu­ción, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te. El abo­ga­do Sa­las no rin­de cuen­tas de sus ac­tua­cio­nes a sus re­pre­sen­ta­dos, sino, pro­ba­ble­men­te, a Hu­go Ve­láz­quez, con lo que la pre­ten­di­da in­de­pen­den­cia de la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia que­da en agua de bo­rra­jas. No ha­brá nor­ma­ti­va que val­ga al res­pec­to mien­tras quie­nes ejer­cen el po­der po­lí­ti­co si­gan sien­do de es­ta de­plo­ra­ble ín­do­le.

El “par­ce­la­mien­to” de la Jus­ti­cia por par­te de es­tos dos “so­cios co­mer­cia­les”, no ter­mi­na allí, si se tie­ne en cuen­ta que

Au­gus­to Sa­las Co­ro­nel, her­mano del in­flu­yen­te miem­bro del CM y del JEM, es fis­cal ad­jun­to res­pon­sa­ble del área am­bien­tal, y Lour­des Sa­ma­nie­go, es­po­sa del vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, es fis­ca­la ad­jun­ta en­car­ga­da de las fis­ca­lías ba­rria­les.

Los con­ven­cio­na­les cons­ti­tu­yen­tes de 1992 qui­sie­ron pre­cau­te­lar la in­de­pen­den­cia del Po­der Ju­di­cial y, por ex­ten­sión, la del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, no so­lo asig­nán­do­le al me­nos el tres por cien­to del Pre­su­pues­to de la Ad­mi­nis­tra­ción Cen­tral, sino tam­bién crean­do or­ga­nis­mos co­mo el CM y el JEM. Em­pe­ro, mien­tras los po­lí­ti­cos con­ti­núen me­tien­do sus su­cias ma­nos en la Ca­sa de As­trea y en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, el an­he­lo ciu­da­dano de una Jus­ti­cia in­de­pen­dien­te y de igual­dad an­te la ley, no pa­sa­rá de ser un sue­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.