Unos son mi­llo­na­rios, mien­tras otros di­cen per­der

Mien­tras al­gu­nos po­lí­ti­cos de­cla­ra­ron ex­po­nen­cia­les cre­ci­mien­tos pa­tri­mo­nia­les cuan­do ocu­pa­ban al­tos car­gos pú­bli­cos, otros ase­gu­ra­ron ha­ber su­fri­do mi­llo­na­rias pér­di­das y aun así de­ci­den afe­rrar­se a sus asien­tos. Va­rios do­cu­men­tos re­ve­lan ade­más lla­ma­tiv

ABC Color - - POLÍTICA -

Las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das de bie­nes de las más al­tas au­to­ri­da­des pre­sen­tan reali­da­des dia­me­tral­men­te opues­tas. Al­gu­nos po­lí­ti­cos di­cen ha­ber per­di­do mi­llo­na­rios mon­tos de di­ne­ro mien­tras ocu­pa­ban es­pa­cios de po­der, en tan­to que otros no hi­cie­ron si­quie­ra el mí­ni­mo in­ten­to por ocul­tar el cre­ci­mien­to pa­tri­mo­nial

ex­po­nen­cial que ex­pe­ri­men­ta­ron.

El ex­vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y ac­tual se­na­dor, Luis Cas­ti­glio­ni, por ejem­plo, in­gre­só con un pa­tri­mo­nio de más de G. 17.000 mi­llo­nes co­mo se­gun­do del Po­der Eje­cu­ti­vo en 2003.

Cuan­do re­nun­ció en 2007 al car­go de vi­ce­pre­si­den­te,

Cas­ti­glio­ni de­cla­ró un pa­tri­mo­nio de G. 13.043 mi­llo­nes. Es de­cir, su­frió pér­di­das por G. 4.000 mi­llo­nes.

Lla­ma­ti­va­men­te, de­ci­dió vol­ver en 2013, pero co­mo se­na­dor, lue­go de per­der las elec­cio­nes in­ter­nas de 2008.

Un ca­so dia­me­tral­men­te opues­to es el del ex­le­gis­la­dor y exa­se­sor del Tri­bu­nal Su­pe­rior

de Jus­ti­cia Elec­to­ral Luis Gua­nes Gon­dra, cu­ña­do del ex­se­na­dor li­be­ral Do­min­go Laíno.

En­tre 1998 y 2015, acu­mu­ló G. 9.000 mi­llo­nes más de ri­que­za.

La do­na­ción a Ibá­ñez

Un ca­so bas­tan­te lla­ma­ti­vo es el del ex­dipu­tado

co­lo­ra­do Jo­sé Ma­ría Ibá­ñez, quien de­cla­ró ha­ber re­ci­bi­do en “do­na­ción” dos in­mue­bles ubi­ca­dos en la zo­na de Es­tan­zue­la –don­de es­tá su co­que­ta ca­sa quin­ta– a los que les asig­nó un va­lor re­fe­ren­cial de G. 500.000 ca­da uno.

En esa ca­sa quin­ta, que Ibá­ñez re­ci­bió co­mo do­na­ción,

tra­ba­ja­ban los ca­se­ros a los que el ex­le­gis­la­dor nom­bró en la fun­ción pú­bli­ca pa­ra no pa­gar­les de su pro­pio bol­si­llo los suel­dos por las la­bo­res que rea­li­za­ban pa­ra su fa­mi­lia.

Ese fue el ca­so por el cual fue con­de­na­do y se vio obli­ga­do a re­nun­ciar a la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.