La fa­la­cia del cuen­to chino y la im­pu­ni­dad.

ABC Color - - PORTADA -

La Co­mi­sión Es­pe­cial de Su­per­vi­sión de Com­pras Co­vid-19 (CESC) rin­dió cuentas a la ciu­da­da­nía del tra­ba­jo desa­rro­lla­do en los pro­ce­sos de com­pra, ad­qui­si­cio­nes de in­su­mos y ser­vi­cios ne­ce­sa­rios para la aten­ción a la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria. La crea­ción por de­cre­to de es­ta co­mi­sión es­pe­cial pa­san­do por al­to los ca­na­les ins­ti­tu­cio­na­les pre­vis­tos en la Cons­ti­tu­ción, ya fue una se­ñal de aler­ta de lo que po­dría pa­sar, y su­ce­dió. Se tra­tó de un sim­ple dis­trac­tor a la ciu­da­da­nía para des­viar la aten­ción de los en­tuer­tos que ro­dea­ron al ne­go­cio ilí­ci­to de ven­ta de me­di­ca­men­tos al Es­ta­do. En efec­to, es un se­cre­to a vo­ces, nunca ne­ga­do por el pre­si­den­te Ma­rio Ab­do Benítez que su en­torno más cer­cano siem­pre es­tu­vo de­trás de es­ta aso­cia­ción ilí­ci­ta para de­lin­quir. Cuan­do es­to fue des­cu­bier­to, el Go­bierno no tuvo me­jor idea que crear una co­mi­sión es­pe­cial, de las tan­tas que ya hu­bo en es­te ti­po de ca­sos, con un de­no­mi­na­dor co­mún: nunca en­con­tra­ron na­da lla­ma­ti­vo.

El pa­sa­do 6 de ju­lio, la Co­mi­sión Es­pe­cial de Su­per­vi­sión de Com­pras CO­VID-19 (CESC) rin­dió cuentas a la ciu­da­da­nía del tra­ba­jo desa­rro­lla­do en los pro­ce­sos de com­pras, ad­qui­si­cio­nes de in­su­mos y ser­vi­cios ne­ce­sa­rios para la aten­ción a la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria.

Se atri­bu­ye a Na­po­león Bo­na­par­te la fra­se, apli­ca­ble a es­te ca­so: “Si quie­res que al­go sea he­cho nom­bra un responsabl­e, si quie­res que al­go se de­mo­re eter­na­men­te nom­bra una co­mi­sión”.

La crea­ción por de­cre­to de es­ta co­mi­sión es­pe­cial, pa­san­do por al­to los ca­na­les ins­ti­tu­cio­na­les pre­vis­tos en la Cons­ti­tu­ción, ya fue una se­ñal de aler­ta de lo que po­dría pa­sar, y su­ce­dió. Se tra­tó de un sim­ple dis­trac­tor a la ciu­da­da­nía para des­viar la aten­ción de los en­tuer­tos que ro­dea­ron al ne­go­cio ilí­ci­to de ven­ta de me­di­ca­men­tos al Es­ta­do.

En efec­to, es un se­cre­to a vo­ces, nunca ne­ga­do por el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Ma­rio Ab­do Benítez, que su en­torno más cer­cano siem­pre es­tu­vo de­trás de es­ta aso­cia­ción ilí­ci­ta para de­lin­quir: su ase­so­ra ju­rí­di­ca, Mó­ni­ca Sei­fart de Mar­tí­nez ,yel con­se­je­ro de Yacy­re­tá, Raúl Sil­va, con ne­gros an­te­ce­den­tes en la Sin­di­ca­tu­ra de Quie­bras, en­tre otros. Exis­ten reunio­nes y men­sa­jes, con­fir­ma­dos de am­bos, con los mer­ca­de­res de la sa­lud. Es­tos son gru­pos or­ga­ni­za­dos para de­lin­quir a cos­ta de la vi­da y el su­fri­mien­to del pue­blo pa­ra­gua­yo, in­te­gra­dos por de­lin­cuen­tes del sec­tor pri­va­do y pú­bli­co. Son coau­to­res in­dis­pen­sa­bles para lle­gar al ob­je­ti­vo fi­nal, apo­de­rar­se de las ar­cas del Es­ta­do no so­lo pa­san­do por al­to los pro­ce­sos li­ci­ta­to­rios pre­vis­tos en la ley, sino que ade­más mul­ti­pli­can­do el va­lor de los in­su­mos gro­se­ra­men­te a su an­to­jo.

Cuan­do es­to fue des­cu­bier­to, el Go­bierno no tuvo me­jor idea que crear una co­mi­sión es­pe­cial, de las tan­tas que ya hu­bo en es­te ti­po de ca­sos, con un de­no­mi­na­dor co­mún: nunca en­con­tra­ron na­da lla­ma­ti­vo. Es­ta úl­ti­ma, con­for­ma­da por per­so­nas que ha­bían te­ni­do la con­fian­za de la ciu­da­da­nía has­ta aho­ra, co­mo Ar­nal­do Giuz­zio, Car­los Arre­gui y Re­né Fernández, ex­fis­ca­les de de­li­tos eco­nó­mi­cos y an­ti­co­rrup­ción, die­ron una es­to­ca­da al ca­so del ne­go­cia­do con in­su­mos mé­di­cos. Afir­ma­ron de ma­ne­ra irres­pon­sa­ble que no hu­bo per­jui­cio en to­do el en­tuer­to. Para sos­te­ner se­me­jan­te abe­rra­ción, Ar­nal­do Giuz­zio (coor­di­na­dor ge­ne­ral de la CESC), ar­gu­men­tó: “No en­con­tra­mos pér­di­das eco­nó­mi­cas en es­tos pro­ce­sos de com­pra. Pri­me­ro por­que fue­ron de­tec­ta­das a tiem­po, ya ba­jo la su­ge­ren­cia de la co­mi­sión al­gu­nas fue­ron anu­la­das; otras se re­tro­tra­ye­ron al mo­men­to de los vi­cios. Es de­cir, no hu­bo un pa­go de nin­gu­na con­tra­pres­ta­ción pre­via­men­te en esos ca­sos”.

En cuan­to a los pa­gos rea­li­za­dos por el MSPBS co­mo an­ti­ci­po a Ime­dic SA y Eu­ro­tec SA, de más de G. 17.000 mi­llo­nes, in­di­có que “se recuperarí­a”, sin ofre­cer ma­yor ex­pli­ca­ción.

En es­tas con­di­cio­nes, es­ta­mos ante una fa­la­cia, en­ten­di­da co­mo un ra­zo­na­mien­to o afir­ma­ción fal­sa, pre­sen­ta­da in­ten­cio­nal­men­te co­mo ver­da­de­ra, para in­du­cir en error. Es­to po­dría te­ner al­gún sen­ti­do si no fue­ra por­que las evi­den­cias, pre­sen­ta­das por los mis­mos in­te­gran­tes de la co­mi­sión, mues­tran lo con­tra­rio.

El ex­tra­vío del Go­bierno lle­ga a tal pun­to que, aho­ra, de­ci­dió pa­gar a or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les una co­mi­sión por “ges­tión” en la com­pra de in­su­mos. Es de­cir que el pue­blo pa­ra­gua­yo sos­tie­ne un ele­fan­te blan­co co­mo el Es­ta­do, car­ga­do con ope­ra­do­res po­lí­ti­cos, in­te­gran­tes de di­rec­cio­nes de con­tra­ta­ción, con­tra­lo­ría, ad­mi­nis­tra­do­res, sub­di­rec­to­res, di­rec­to­res, se­cre­ta­rios, asis­ten­tes de se­cre­ta­rios, para que lue­go se pa­gue por un tra­ba­jo que es­tos de­be­rían ha­cer.

El da­ño pa­tri­mo­nial que la co­mi­sión no en­con­tró, o no qui­so en­con­trar, es pa­ten­te, en ca­da ciu­da­dano muer­to a con­se­cuen­cia de la fal­ta de in­su­mos, en ca­da lo­cal de ven­ta de yu­yos, bar, despensa, que tuvo que ce­rrar­se, con la pro­me­sa de po­ner en con­di­cio­nes los hos­pi­ta­les pú­bli­cos y equi­par al per­so­nal de sa­lud.

El per­jui­cio, que la co­mi­sión crea­da por de­cre­to, in­cons­ti­tu­cio­nal, no vio, o no qui­so ver, se ob­ser­va en el por­cen­ta­je que el Es­ta­do es­tá abo­nan­do a or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les, para que ha­gan el tra­ba­jo que de­be­rían ha­cer los in­com­pe­ten­tes que per­ci­ben sa­la­rios pa­ga­dos con el es­fuer­zo dia­rio de ca­da ciu­da­dano.

La co­mi­sión pre­ten­de que el pue­blo ac­túe co­mo un zom­bie, acep­tan­do que el ne­go­cia­do de los in­su­mos fue pro­duc­to úni­ca­men­te del sec­tor pri­va­do. La co­mi­sión no di­jo has­ta aho­ra una so­la palabra so­bre la im­pli­can­cia de los fun­cio­na­rios ,a quie­nes sol­ven­ta­mos con nues­tros im­pues­tos. Sea por su ac­tua­ción do­lo­sa -la hi­pó­te­sis más pro­ba­ble- o ne­gli­gen­te. En cual­quie­ra de los ca­sos, la res­pon­sa­bi­li­dad del fun­cio­na­rio es in­sos­la­ya­ble, lo que es­tá pre­vis­to en la Cons­ti­tu­ción: “Ar­tícu­lo 106 - DE LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD DEL FUN­CIO­NA­RIO Y DEL EM­PLEA­DO PÚ­BLI­CO. Nin­gún fun­cio­na­rio o em­plea­do pú­bli­co es­tá exen­to de res­pon­sa­bi­li­dad. En los ca­sos de trans­gre­sio­nes, de­li­tos o fal­tas que co­me­tie­sen en el desem­pe­ño de sus fun­cio­nes, son per­so­nal­men­te res­pon­sa­bles, sin per­jui­cio de la res­pon­sa­bi­li­dad sub­si­dia­ria del Es­ta­do, con derecho de és­te a re­pe­tir el pa­go de lo que lle­ga­se a aban­do­nar en tal con­cep­to” (las ne­gri­tas son nues­tras).

Con es­ta sen­ten­cia me­diá­ti­ca da­da por la co­mi­sión es­pe­cial, el mis­mo Go­bierno ins­ta­la una du­da res­pec­to de las in­ves­ti­ga­cio­nes, que en su ám­bi­to na­tu­ral, es­tán en sus ini­cios, y po­nen so­bre la fis­ca­lía, ya su­fi­cien­te­men­te des­acre­di­ta­da, una car­ga muy pe­sa­da, si bien es de su com­pe­ten­cia. El Po­der Eje­cu­ti­vo ins­ta­ló en el pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción un cuer­po ex­tra­ño, co­mo es la co­mi­sión, en­tor­pe­cien­do el tra­ba­jo que de­be­ría ha­cer el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, el cual que­dó en ri­dícu­lo con es­ta de­ci­sión.

Cie­rra un ca­pí­tu­lo ne­gro de la pan­de­mia, tan os­cu­ro co­mo las muer­tes y los da­ños eco­nó­mi­cos cau­sa­dos por la ne­gli­gen­cia y, prin­ci­pal­men­te, por la co­rrup­ción, in­fi­cio­na­da en to­dos los ám­bi­tos del po­der. El Go­bierno pre­ten­de ce­rrar un ca­so abe­rran­te de co­rrup­ción, ge­ne­ran­do nue­va­men­te la im­pu­ni­dad de un ac­to que fue des­cu­bier­to, no por los con­tro­les del Es­ta­do, sino por la ciu­da­da­nía.

Los ciu­da­da­nos y las ciu­da­da­nas no deben per­mi­tir que la fa­la­cia ins­ta­la­da –so­bre la su­pues­ta inexis­ten­cia del da­ño– al­can­ce su ob­je­ti­vo de im­pe­dir una ver­da­de­ra in­ves­ti­ga­ción, con el con­se­cuen­te cas­ti­go de to­dos los in­vo­lu­cra­dos, en to­dos los ni­ve­les, pú­bli­cos y pri­va­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.