ABC Color

Mue­re uno de los gran­des “car­ni­ce­ros” del co­mu­nis­mo

- Crime · China · Soviet Union · Cambodia · United Nations · Pol Pot · Phnom Penh

Con su muer­te, ayer, mien­tras cum­plía ca­de­na per­pe­tua, Kaing Guek Eav, alias Duch, ha de­ja­do atrás una de las pá­gi­nas más ma­ca­bras de la his­to­ria: el ter­cer ge­no­ci­dio más gran­de oca­sio­na­do por el co­mu­nis­mo, de­trás de Chi­na y la Unión So­vié­ti­ca, pe­ro en mu­cho me­nos tiem­po.

En­tre 1975 y 1979, el Je­mer Ro­jo des­pe­da­zó Cam­bo­ya, pro­vo­can­do la muer­te de al­re­de­dor de 2 mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos, apli­can­do la to­ta­li­ta­ria ideo­lo­gía co­mu­nis­ta.

Duch fa­lle­ció a los 77 años en un hos­pi­tal de Nom Pen a cau­sa de do­len­cias en los pul­mo­nes, una muer­te na­tu­ral de quien ate­rro­ri­zó a tan­tos du­ran­te una épo­ca de fa­na­tis­mo ideo­ló­gi­co que aho­ra se re­cuer­da co­mo una pe­sa­di­lla, in­for­man EFE y AFP.

Du­ran­te su jui­cio an­te un tribunal aus­pi­cia­do por al ONU en­tre 2007 y 2010, se es­cu­cha­ron es­pe­luz­nan­tes tes­ti­mo­nios de su­per­vi­vien­tes y sub­al­ter­nos a los que or­de­nó que arran­ca­sen las uñas con te­na­zas a los pri­sio­ne­ros, a los que tam­bién que­ma­ban vi­vos, de­go­lla­ban o ma­ta­ban a gol­pes.

Es­tos crí­me­nes ocu­rrie­ron en la pri­sión Tuol Sleng (TS-21), el cen­tro de de­ten­ción y tor­tu­ra que Duch di­ri­gía en la ca­pi­tal cam­bo­ya­na, una ciu­dad, co­mo tan­tas otras, que ha­bía si­do va­cia­da por los je­me­res ro­jos en su plan pa­ra ins­tau­rar un sociedad co­mu­nis­ta agra­ria.

Ma­ta­ron a in­te­lec­tua­les y pro­fe­sio­na­les por mon­to­nes. La in­te­li­gen­cia y la for­ma­ción eran enemi­gas, co­mo en to­da re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta.

La pri­sión, que an­tes fue una es­cue­la, es aho­ra un mu­seo de la me­mo­ria en el que se ex­hi­ben las fo­to­gra­fías de hom­bres, mu­je­res y ni­ños tor­tu­ra­dos y ase­si­na­dos en sus cel­das o en los in­fa­mes cam­pos de ex­ter­mi­nio, don­de se pue­den ver las ca­la­ve­ras amon­to­na­das.

Ba­jo el li­de­raz­go del “her­mano nú­me­ro uno”, Pol Pot, los je­me­res ro­jos des­tro­za­ron el país.

Unos 1,7 mi­llo­nes de per­so­nas fa­lle­cie­ron de­bi­do a las pur­gas, las ham­bru­nas y el mal­tra­to du­ran­te es­tos años y ha­ce dos años el tribunal in­ter­na­cio­nal re­co­no­ció por pri­me­ra vez el ge­no­ci­dio con­tra las mi­no­rías viet­na­mi­tas y los mu­sul­ma­nes cham.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay