ABC Color

EDI­TO­RIAL

- Mario Abdo Benítez · Euclid · Paraguay · Horacio Cartes

Des­ca­ra­da per­ver­sión de las ins­ti­tu­cio­nes. Un nue­vo es­can­da­lo­so epi­so­dio pu­so de re­sal­to, una vez más, la po­dre­dum­bre que en­vuel­ve a los Po­de­res y or­ga­nis­mos ex­tra­po­de­res del Es­ta­do. Sus pro­ta­go­nis­tas ni si­quie­ra ya se preo­cu­pan en guar­dar las apa­rien­cias, sino que ac­túan co­mo asal­tan­tes a ca­ra des­cu­bier­ta. El re­sul­ta­do de to­do ello es que el Go­bierno de Ma­rio Ab­do Be­ní­tez, si to­da­vía ca­be, se des­pres­ti­gia aún más, tan­to por pro­te­ger a des­lu­ci­dos per­so­na­jes, co­mo el mi­nis­tro Eduardo Pet­ta, co­mo por com­pla­cer a su con­tra­par­te en la mal­ha­da­da “Ope­ra­ción Ci­ca­triz”, el ex­pre­si­den­te Ho­ra­cio Car­tes, quien va con­si­guien­do ubi­car a sus “peo­nes” en pues­tos cla­ves. El dipu­tado Her­nán Ri­vas fue de­sig­na­do re­pre­sen­tan­te de su Cá­ma­ra en el JEM, con un tí­tu­lo ex­pe­di­do por una uni­ver­si­dad cu­ya ca­rre­ra de De­re­cho aún no ha­bía si­do ha­bi­li­ta­da por el Con­se­jo Na­cio­nal de Edu­ca­ción Su­pe­rior (CONES), es de­cir, con un tí­tu­lo “tru­cho”, va­li­da­do por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción pre­sun­ta­men­te gra­cias a una ne­go­cia­ción que per­mi­tió que el mi­nis­tro Eduardo Pet­ta fue­ra li­bra­do del vo­to de cen­su­ra de los dipu­tados.

Un nue­vo es­can­da­lo­so epi­so­dio que sa­lió a la luz pú­bli­ca pu­so de re­sal­to, una vez más, la po­dre­dum­bre que en­vuel­ve a los Po­de­res y or­ga­nis­mos ex­tra­po­de­res del Es­ta­do. Y sus pro­ta­go­nis­tas ni si­quie­ra ya se preo­cu­pan en guar­dar las apa­rien­cias, sino que ac­túan co­mo asal­tan­tes a ca­ra des­cu­bier­ta, se­gu­ra­men­te pen­san­do, co­mo siem­pre, que la ciu­da­da­nía es bo­ba y que sus acciones van a pa­sar des­aper­ci­bi­das. El re­sul­ta­do de to­do ello es que el Go­bierno de Ma­rio Ab­do Be­ní­tez, si to­da­vía ca­be, se des­pres­ti­gia aún más, tan­to por pro­te­ger a des­lu­ci­dos per­so­na­jes, co­mo el mi­nis­tro Eduardo Pet­ta, co­mo por com­pla­cer a su con­tra­par­te en la mal­ha­da­da “Ope­ra­ción Ci­ca­triz”, el ex­pre­si­den­te Ho­ra­cio Car­tes, quien va con­si­guien­do ubi­car a sus “peo­nes”, co­mo el dipu­tado Her­nán Ri­vas y el se­na­dor Ja­vier Za­ca­rías Irún , en pues­tos cla­ves.

Pre­ci­sa­men­te, en un re­cien­te edi­to­rial, cri­ti­ca­mos la de­sig­na­ción del se­na­dor pro­ce­sa­do Za­ca­rías Irún co­mo miem­bro su­plen­te del Ju­ra­do de En­jui­cia­mien­to de Ma­gis­tra­dos (JEM), en re­pre­sen­ta­ción de la Cá­ma­ra que si­gue des­hon­ran­do. Se­ría gro­tes­co que jue­ces y agen­tes fis­ca­les sean juz­ga­dos por quien ha­bría fal­sea­do su de­cla­ra­ción ju­ra­da de bie­nes y ren­tas, ins­ti­ga­do el des­vío de fon­dos de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ciu­dad del Es­te e in­cu­rri­do en “dis­trac­cio­nes” que le va­lie­ron una mul­ta de la Sub­se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Tri­bu­ta­ción. Aho­ra re­sul­ta que,

pe­se a es­tar impu­tado, in­te­gra­ría el ór­gano co­le­gia­do pa­ra en­ten­der en la de­nun­cia del pre­si­den­te del PLRA, Efraín Ale­gre, con­tra el ex­juez Pau­blino Es­co­bar y la agen­te fis­cal Stella Mary Cano, am­bos de su feu­do es­te­ño.

La ne­fas­ta ló­gi­ca política de la re­par­ti­ja del po­der tam­bién ins­pi­ró, el 9 de ju­nio úl­ti­mo, la de­sig­na­ción del re­fe­ri­do dipu­tado Ri­vas co­mo re­pre­sen­tan­te de su Cá­ma­ra en el JEM, tras la re­mo­ción irre­gu­lar de su co­le­ga Ra­món Romero Roa (ANR, ab­dis­ta), par­ti­da­rio de dar a co­no­cer las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das de bie­nes y ren­tas de los le­gis­la­do­res. Su inep­ti­tud que­dó evi­den­cia­da en su pri­me­ra in­ter­ven­ción en el pleno, cuan­do tu­vo se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra leer un tex­to bre­ve y sen­ci­llo. Por en­ton­ces, ya era de pú­bli­ca no­to­rie­dad que no po­día ejer­cer la abo­ga­cía por ca­re­cer de la ma­trí­cu­la pro­fe­sio­nal que de­be otor­gar la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. Su­ce­de que su mis­mo tí­tu­lo aca­dé­mi­co fue ex­pe­di­do por la Uni­ver­si­dad Su­da­me­ri­ca­na, an­tes di­ri­gi­da por el hoy mi­nis­tro del In­te­rior, Eu­cli­des Ace­ve­do, cuan­do su ca­rre­ra de De­re­cho aún no ha­bía si­do ha­bi­li­ta­da por el Con­se­jo Na­cio­nal de Edu­ca­ción Su­pe­rior (CONES). Es­to im­pli­ca que el tí­tu­lo de “abo­ga­do” del miem­bro ti­tu­lar del JEM es irre­gu­lar,

“tru­cho” en la jer­ga po­pu­lar. La uni­ver­si­dad pi­dió la ha­bi­li­ta­ción de la ca­rre­ra re­cién el 1 de ju­lio y has­ta la fe­cha aún no ha si­do “ca­tas­tra­da” por el CONES. Es­te ór­gano atri­bu­ye la me­teó­ri­ca “va­li­da­ción” irre­gu­lar del tí­tu­lo aca­dé­mi­co al Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y Cien­cias (MEC), en­ca­be­za­do por Eduardo Pet­ta.

Aún más, el pre­si­den­te del JEM, el se­na­dor En­ri­que Bac­chet­ta, pre­su­me que la di­li­gen­te ges­tión del MEC fue el fru­to de una vul­gar “ne­go­cia­ción de al­to vue­lo” en­tre la Cá­ma­ra Ba­ja –con ma­yo­ría car­tis­ta– “y el mi­nis­tro Pet­ta y su gen­te”, pa­ra con­va­li­dar el car­tón apó­cri­fo, a cam­bio de que los dipu­tados re­cha­cen el vo­to de cen­su­ra que pen­día so­bre el ti­tu­lar de Edu­ca­ción y Cien­cias, ya de­ci­di­do en el Se­na­do. Se tra­tó de un “gol­pe ins­ti­tu­cio­nal”,

se­gún el ti­tu­lar del JEM. Es­te sos­tu­vo, ade­más, que el mi­nis­tro Pet­ta “sa­lió muy bien pa­ra­do”, mien­tras que el dipu­tado Ri­vas ase­gu­ró el tí­tu­lo ba­jo el bra­zo.

El se­na­dor Bac­chet­ta tam­bién ha­bló de que la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia es­tá di­la­tan­do una re­so­lu­ción so­bre el ca­so Ri­vas, lo que im­pe­di­ría al JEM de­ci­dir en el asun­to. Alu­dió, ade­más, a la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­ne el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, que sue­le mos­trar­se re­nuen­te a ac­tuar cuan­do se tra­ta de un ca­so que in­vo­lu­cra a al­tos per­so­na­jes, so­bre to­do si son del en­torno del ex­pre­si­den­te Car­tes. El ti­tu­lar del JEM di­jo que la Fis­ca­lía “de­be­ría ope­rar de ofi­cio, ha­cer una in­ves­ti­ga­ción a fon­do”,

por­que se tra­ta­ría de la pro­duc­ción de un do­cu­men­to no au­tén­ti­co –cu­ya vi­sa­ción por el MEC se pro­du­jo en 24 ho­ras– y la in­duc­ción al error de to­da una Cá­ma­ra, pe­ro con San­dra Qui­ñó­nez al fren­te es po­co lo que se pue­de es­pe­rar.

La Cor­te de­be­ría re­sol­ver, cuan­to an­tes, la ati­na­da ac­ción de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad pro­mo­vi­da por el dipu­tado Romero Roa con­tra su re­mo­ción, de­bi­da a una su­pues­ta “pér­di­da de con­fian­za” y a unas “irre­gu­la­ri­da­des” no es­pe­ci­fi­ca­das. Que­da cla­ro que, aun­que la ac­ción fue­ra re­cha­za­da, el dipu­tado Ri­vas no pue­de se­guir in­te­gran­do el JEM, por no ser abo­ga­do y por es­tar sal­pi­ca­do por la tra­ma si­nies­tra pa­ra con­va­li­dar su tí­tu­lo. Co­mo su per­ma­nen­cia en el car­go ha­ce que las re­so­lu­cio­nes de di­cho ór­gano pue­dan ser im­pug­na­das, co­mo lo re­co­no­ció su ti­tu­lar, ur­ge que sea re­mo­vi­do si no tie­ne el de­co­ro de re­nun­ciar. Por su­pues­to, tam­bién el mi­nis­tro Pet­ta de­be ir­se a su ca­sa, por­que a su no­to­ria inep­ti­tud ha su­ma­do una con­duc­ta ver­gon­zo­sa, que raya en el de­li­to.

Las ins­ti­tu­cio­nes se bas­tar­dean en fun­ción de una po­li­ti­que­ría de la peor es­pe­cie, que no res­pe­ta la Cons­ti­tu­ción ni atien­de los atri­bu­tos mo­ra­les e in­te­lec­tua­les de las per­so­nas. Lo ocu­rri­do, co­mo bien lo sos­tu­vo el se­na­dor Bac­chet­ta, es un ver­da­de­ro “gol­pe ins­ti­tu­cio­nal”, que afec­ta a la Cá­ma­ra Ba­ja, a la Cor­te, al JEM, al MEC y al CONES, así co­mo, por ex­ten­sión, a los jue­ces y agen­tes fis­ca­les que de­ben ser juz­ga­dos. El Pa­ra­guay se es­tá pa­re­cien­do ca­da vez más a una re­pu­bli­que­ta, en la que se tra­fi­ca a cos­ta del Es­ta­do de de­re­cho pa­ra que muy al­tos car­gos sean ocu­pa­dos por unos ca­cha­fa­ces, pa­ra de­cir lo me­nos. El dipu­tado y el mi­nis­tro de ma­rras no de­ben se­guir per­vir­tien­do los ór­ga­nos que in­te­gran, si pa­ra juz­gar o edu­car es pre­ci­so cum­plir con la ley y desem­pe­ñar­se con dig­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay