ABC Color

Acue­duc­to, va­lio­sa obra de­mo­ra­da por la in­efi­cien­cia y la co­rrup­ción.

- Corruption · Crime · Paraguay · Philadelphia · Office of the Comptroller General of Colombia · Asuncion · Inter-American Development Bank · Ramón Jiménez Gaona · Neuland Colony

El Cha­co Cen­tral es­tá de pa­ra­bie­nes y el país tam­bién. No es pa­ra me­nos, pues por fin lle­gó a Lo­ma Pla­ta, a tra­vés de un acue­duc­to de 203 ki­ló­me­tros de ex­ten­sión, el agua del río Pa­ra­guay, bom­bea­da en Puer­to Ca­sa­do. Des­de di­cha co­lo­nia me­no­ni­ta se­rá dis­tri­bui­da ha­cia Neu­land y Fi­la­del­fia, así co­mo ha­cia 84 co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, be­ne­fi­cian­do a unos ochen­ta mil ha­bi­tan­tes. Du­ran­te ca­si ocho años hu­bo que sub­sa­nar mu­chas de­fi­cien­cias atri­bui­bles a la im­pe­ri­cia, la ne­gli­gen­cia y la co­rrup­ción. La “pa­la­da ini­cial” de la obra se dio en no­viem­bre de 2012, ha­bién­do­se pre­vis­to que con­clui­ría el 15 de agos­to de 2013, a un cos­to de 50 mi­llo­nes de dó­la­res. Los tu­bos em­pe­za­ron a ser co­lo­ca­dos re­cién en oc­tu­bre de ese año y ya se han in­ver­ti­do más de cien mi­llo­nes de dó­la­res. Nin­gu­na de las fir­mas in­ter­vi­nien­tes ha si­do san­cio­na­da por el des­co­mu­nal re­tra­so y tam­po­co nin­guno de los tres mi­nis­tros que se han su­ce­di­do du­ran­te la obra ha asu­mi­do la me­nor res­pon­sa­bi­li­dad al res­pec­to. Es bueno ce­le­brar la lle­ga­da del agua a Lo­ma Pla­ta, pe­ro sin ol­vi­dar que el Es­ta­do pa­ra­gua­yo de­rro­cha tiem­po y di­ne­ro en sus em­pren­di­mien­tos.

El Cha­co Cen­tral es­tá de pa­ra­bie­nes y el país tam­bién. No es pa­ra me­nos, pues por fin lle­gó a Lo­ma Pla­ta, a tra­vés de un acue­duc­to de 203 ki­ló­me­tros de ex­ten­sión, el agua del río Pa­ra­guay, bom­bea­da en Puer­to Ca­sa­do. Des­de di­cha co­lo­nia me­no­ni­ta se­rá dis­tri­bui­da ha­cia Neu­land y Fi­la­del­fia, así co­mo ha­cia 84 co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, be­ne­fi­cian­do a unos ochen­ta mil ha­bi­tan­tes. Du­ran­te ca­si ocho años hu­bo que sub­sa­nar mu­chas de­fi­cien­cias atri­bui­bles a la im­pe­ri­cia, la ne­gli­gen­cia y la co­rrup­ción, has­ta el pun­to del fias­co que su­pu­so que el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas y Comunicaci­ones (MOPC) ha­ya anun­cia­do el 25 de ju­lio la “lle­ga­da del agua po­ta­ble a Lo­ma Pla­ta”, so­lo pa­ra cons­ta­tar­se al ter­cer día que el acue­duc­to es­ta­ba ave­ria­do. Se­gún se di­jo, en agos­to se rea­li­za­ron la­bo­res de lim­pie­za en la tu­be­ría y las vál­vu­las pa­ra te­ner la cer­te­za de la con­ti­nui­dad del ser­vi­cio, sien­do de es­pe­rar que no ha­ya más tro­pie­zos en la ter­ce­ra y úl­ti­ma fa­se de la obra. El agua se­rá po­ta­ble re­cién den­tro de un par de días, pe­ro al me­nos ya ha lle­ga­do a Lo­ma Pla­ta. La “pa­la­da ini­cial” de la obra se dio en no­viem­bre de 2012, ha­bién­do­se pre­vis­to que con­clui­ría el 15 de agos­to de 2013, a un cos­to de 50 mi­llo­nes de dó­la­res. Los tu­bos em­pe­za­ron a ser co­lo­ca­dos re­cién en oc­tu­bre de ese año y ya se han in­ver­ti­do más de cien mi­llo­nes de dó­la­res, fi­nan­cia­dos, en par­te, con un prés­ta­mo del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID). Nin­gu­na de las fir­mas in­ter­vi­nien­tes ha si­do san­cio­na­da por el des­co­mu­nal re­tra­so y el con­si­guien­te en­ca­re­ci­mien­to, sal­vo una –la bra­si­le­ña Edra Sa­nea­mien­to– cu­yo con­tra­to fue res­cin­di­do. Tam­po­co nin­guno de los tres mi­nis­tros de la car­te­ra que se han su­ce­di­do des­de 2012 –En­ri­que Salyn Bu­zar­quis, Ra­món Ji­mé­nez Gao­na y Ar­nol­do Wiens– ha asu­mi­do la me­nor res­pon­sa­bi­li­dad al res­pec­to. En to­dos es­tos años, la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca no se ha to­ma­do la mo­les­tia de au­di­tar el cos­to del acue­duc­to, pe­se a que su con­si­de­ra­ble au­men­to ya ha­bía lla­ma­do la aten­ción a más tar­dar en 2014, cuan­do el Ing. Augusto Ríos To­ni­na le so­li­ci­tó, en nom­bre de los “Ciu­da­da­nos con­tra la Co­rrup­ción”, que reali­ce un exa­men es­pe­cial, pues el cos­to ha­bía au­men­ta­do a 90 mi­llo­nes de dó­la­res. Es de re­co­no­cer que, sien­do se­na­dor, el mi­nis­tro Wiens pre­sen­tó al me­nos tres pe­di­dos de in­for­mes al Po­der Eje­cu­ti­vo –en 2013, 2016 y 2017– con re­la­ción, en­tre otras co­sas, a los mo­ti­vos del re­tra­so en la ter­mi­na­ción de las obras y al “des­tino de los 3.092.035 dó­la­res des­ti­na­dos al Ga­bi­ne­te del mi­nis­tro Ji­mé­nez Gao­na pa­ra la con­ti­nua­ción del acue­duc­to”. Es pre­su­mi­ble que el ac­tual mi­nis­tro ha­ya que­da­do sa­tis­fe­cho con los in­for­mes brin­da­dos, pues he­re­dó el len­tí­si­mo y muy en­ca­re­ci­do em­pren­di­mien­to, “sin be­ne­fi­cio de in­ven­ta­rio”. De es­ta ma­ne­ra, co­mo siem­pre ocu­rre, na­die res­pon­de­rá del tiem­po per­di­do ni del so­bre­cos­to, co­mo si fue­ran con­tin­gen­cias inevi­ta­bles en un país co­mo el nues­tro, don­de ni la efi­cien­cia ni la aus­te­ri­dad son va­lo­ra­das en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Pa­ra los que man­dan, po­co im­por­ta que los po­bla­do­res del Cha­co Cen­tral ha­yan te­ni­do que es­pe­rar tan­to ni que los con­tri­bu­yen­tes de­ban pa­gar mu­cho más por una obra de in­du­da­ble im­por­tan­cia. Por eso, es la­men­ta­ble que, en 2010, el Po­der Eje­cu­ti­vo ha­ya ob­je­ta­do una ley, san­cio­na­da por el Con­gre­so, que per­mi­tía cons­truir acue­duc­tos pri­va­dos, me­dian­te la fi­gu­ra de la ser­vi­dum­bre de pa­so, pa­ra irri­gar los te­rre­nos más ale­ja­dos del li­to­ral flu­vial. En aque­lla oca­sión se­ña­la­mos que el Go­bierno te­nía su pro­pio pro­yec­to, “por lo que no se­ría del agra­do de las au­to­ri­da­des que apa­rez­can las ini­cia­ti­vas pri­va­das que, por com­pa­ra­ción, pue­dan des­nu­dar otra vez la in­efi­cien­cia y la co­rrup­ción es­ta­tal”. Hoy se ad­vier­te que el va­ti­ci­nio es­tu­vo le­jos de ser arries­ga­do y que mu­chas ini­cia­ti­vas de los par­ti­cu­la­res po­drían ha­ber­se con­cre­ta­do con ma­yor ce­le­ri­dad y a mu­cho me­nor cos­to. Aun­que ha­bría si­do pre­fe­ri­ble que los po­bla­do­res del Cha­co Cen­tral pu­die­ran ele­gir en­tre el acue­duc­to es­ta­tal y el pri­va­do, es plau­si­ble que aho­ra ya se cuen­te con uno que se­rá ges­tio­na­do por la Em­pre­sa de Ser­vi­cios Sa­ni­ta­rios del Pa­ra­guay SA, ca­rac­te­ri­za­da pre­ci­sa­men­te por su in­efi­cien­cia y co­rrup­ción. Es de desear que los usua­rios cha­que­ños ten­gan me­jor suer­te que los del Área Me­tro­po­li­ta­na de Asun­ción. Es ob­vio que la pro­vi­sión re­gu­lar de agua po­ta­ble, en una vas­ta zo­na en la que la se­quía es ame­na­za cons­tan­te, ha­brá de fa­vo­re­cer no­ta­ble­men­te no so­lo la sa­lud pú­bli­ca, sino tam­bién el desa­rro­llo eco­nó­mi­co. La sa­tis­fac­ción au­men­ta al con­si­de­rar que se­rán be­ne­fi­cia­dos tan­to los la­bo­rio­sos me­no­ni­tas co­mo los mar­gi­na­dos in­dí­ge­nas, que tie­nen el mis­mo de­re­cho que los de­más ha­bi­tan­tes del país de con­tar con un ser­vi­cio pú­bli­co esen­cial. En ver­dad, to­do el Cha­co me­re­ce una ma­yor aten­ción, pues, más allá de su im­por­tan­cia his­tó­ri­ca, tie­ne al­go más que la ga­na­de­ría ex­ten­si­va. En efec­to, des­de ha­ce unos años, la agri­cul­tu­ra es­tá em­pe­zan­do a ga­nar te­rreno me­dian­te la siem­bra del tri­go, la so­ja y el al­go­dón, lo que re­quie­re que el lí­qui­do vi­tal es­té dis­po­ni­ble en to­do mo­men­to. Ca­na­li­zan­do el agua pro­ve­nien­te del río Pa­ra­guay, se­rá po­si­ble in­cre­men­tar las áreas de cul­ti­vo, en tan­to que el tam­bién atra­sa­do Co­rre­dor Bio­ceá­ni­co, que es­te mes ten­drá 104 ki­ló­me­tros de ca­rre­te­ra ter­mi­na­da, ser­vi­rá, ade­más, pa­ra ex­por­tar pro­duc­tos agro­pe­cua­rios y has­ta in­dus­tria­les. Es bueno ce­le­brar la lle­ga­da del agua a Lo­ma Pla­ta, pe­ro sin ol­vi­dar que el Es­ta­do pa­ra­gua­yo de­rro­cha tiem­po y di­ne­ro, pa­ra de­cir lo me­nos, con in­de­pen­den­cia de los Go­bier­nos de turno. El tre­men­do re­tra­so de es­ta tras­cen­den­tal obra des­nu­da que su re­for­ma es el man­da­to de la ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay