ABC Color

Agen­te de la Ca­mi­ne­ra cae en “tram­pa” de coima

- Crime · Incidents · Toyota Motor Corporation · Este · Fatima · Una

Un su­per­vi­sor de una ca­de­na de far­ma­cias fue acri­bi­lla­do ayer en la sa­la de es­pe­ra de un la­va­de­ro de vehícu­los de Fer­nan­do de la Mo­ra. La in­ves­ti­ga­ción apun­ta a un po­si­ble ajus­te de cuen­tas. El au­tor del ata­que no es ha­lla­do aún.

FER­NAN­DO DE LA MO­RA (An­to­nia Del­va­lle Cas­ti­llo, co­rres­pon­sal). La víc­ti­ma, iden­ti­fi­ca­da co­mo Pe­dro Da­niel Gómez Gon­zá­lez (38), fue al­can­za­do por 6 pro­yec­ti­les de unos 15 dis­pa­ros rea­li­za­dos, in­for­mó la fis­cal Fá­ti­ma Bri­tos. El hom­bre aún res­pi­ra­ba cuan­do lle­ga­ron agen­tes de la Co­mi­sa­ría 2ª Cen­tral, pe­ro la am­bu­lan­cia de­mo­ró y la víc­ti­ma mu­rió an­tes de que lle­ga­ra al lu­gar, de­ta­lló la agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

El hom­bre ata­ca­do se desem­pe­ña­ba co­mo su­per­vi­sor de la ca­de­na de far­ma­cias “Pun­to­far­ma”, se­gún da­tos po­li­cia­les.

El aten­ta­do mor­tal ocu­rrió a las 10:20 de ayer en un la­va­de­ro de vehícu­los si­tua­do en la ca­lle 16 de Ju­lio ca­si Ya­taity Co­rá, del ba­rrio Co­cué Gua­zú de es­ta ciu­dad.

El ho­mi­ci­da se­ría una per­so­na de se­xo mas­cu­lino y cons­ti­tu­ción fí­si­ca ro­bus­ta, se­gún ma­ni­fes­ta­cio­nes de tes­ti­gos.

De acuer­do a los da­tos, la víc­ti­ma lle­gó al la­va­de­ro ayer en la ma­ña­na y unos diez mi­nu­tos des­pués lo hi­zo el que se­ría su ase­sino, en un au­to­mó­vil pre­su­mi­ble­men­te To­yo­ta Spa­cio, azul, con cha­pa pro­vi­so­ria. Es­ta­cio­nó den­tro del pre­dio, de­lan­te de la sa­la de es­pe­ra, e in­me­dia­ta­men­te in­gre­só.

Ha­bló con Gómez, quien se en­con­tra­ba so­lo en la sa­la de es­pe­ra, en un lap­so de en­tre cin­co y diez mi­nu­tos has­ta que im­pre­vis­ta­men­te sa­có un ar­ma de fue­go y dis­pa­ró con­tra el su­per­vi­sor pa­ra lue­go abor­dar su vehícu­lo y darse a la fu­ga.

Una clien­ta del la­va­de­ro, que es­ta­ba afue­ra es­pe­ran­do que ter­mi­na­ran de la­var su vehícu­lo, al es­cu­char los dis­pa­ros co­rrió a re­fu­giar­se en la ca­sa de la due­ña del lo­cal, que es­tá en el mis­mo pre­dio.

Una in­te­gran­te de la Pa­tru­lla Ca­mi­ne­ra ca­yó en una ce­la­da ten­di­da por un au­to­mo­vi­lis­ta al co­brar una coima de G. 50.000 pa­ra “so­lu­cio­nar” una le­ve in­frac­ción por no pren­der las lu­ces, que fue un ac­to de­li­be­ra­do. Ocu­rrió ayer de tar­de en una ba­rre­ra mon­ta­da en el Ki­ló­me­tro 333 de la ru­ta PY02, en Ciu­dad del Es­te.

De acuer­do a la fil­ma­ción, una agen­te que for­ma­ba par­te del re­tén de con­trol abor­dó al con­duc­tor de un vehícu­lo y le exi­gió sus do­cu­men­ta­cio­nes. El au­to­mo­vi­lis­ta, que pu­so en mo­do de vi­deo su te­lé­fono ce­lu­lar, le di­jo que ha­bía ol­vi­da­do pren­der las lu­ces de su au­to­mo­tor y le pre­gun­tó cuál es la mul­ta y si po­dría exo­ne­rar­lo.

La uni­for­ma­da le in­for­mó que la mul­ta as­cien­de a G.

Pi­die­ron au­xi­lio al Sis­te­ma de Emer­gen­cias 911.

De las cer­ca de 15 mu­ni­cio­nes per­cu­ti­das, en la víc­ti­ma im­pac­ta­ron 6, dos de las cua­les die­ron en la ca­be­za, dos en la es­pal­da, dos de­fen­si­vas en la mano, ade­más tie­ne una he­ri­da de re­fi­lón.

Tras la ins­pec­ción del cuer­po por par­te del mé­di­co fo­ren­se, la fis­cal dis­pu­so la en­tre­ga del oc­ci­so a sus fa­mi­lia­res.

La fis­ca­la Bri­tos in­for­mó que aún no ma­ne­jan nin­gu­na hi­pó­te­sis re­fe­ren­te al mó­vil del cri­men, ya que po­cos da­tos pu­do re­ca­bar de sus fa­mi­lia­res así co­mo de su pa­re­ja, con quien lle­va vi­vien­do dos años y que es­ta­ba shoc­kea­da por lo ocu­rri­do.

La in­ves­ti­ga­ción del ca­so se en­cuen­tra a car­go de agen­tes de In­ves­ti­ga­ción de He­chos Pu­ni­bles de la Po­li­cía del De­par­ta­men­to Cen­tral y la Fis­ca­lía de Fer­nan­do de la Mo­ra. Los agen­tes po­li­cia­les bus­can gra­ba­cio­nes de se­gu­ri­dad de al­re­de­do­res. 377.000 y que pue­de te­ner un des­cuen­to si abo­na en los pri­me­ros cin­co días há­bi­les.

El con­duc­tor in­sis­tió en pre­gun­tar si hay “for­ma de so­lu­cio­nar” y que te­nía un bi­lle­te de G. 50.000 pa­ra “la ga­seo­sa de los mu­cha­chos”.

“Bueno, es­tá bien. Le voy a ha­cer por eso. Po­ne­me (el bi­lle­te) de­ba­jo de tu do­cu­men­to” (tí­pi­co), le di­jo la agen­te y tras el pa­go de la coima le pi­dió que en­cen­die­ra las lu­ces del co­che.

Lue­go el au­to­mo­vi­lis­ta en­fo­có la cá­ma­ra en la agen­te y le in­for­mó la ter­mi­na­ción del nú­me­ro de se­rie del bi­lle­te que le en­tre­gó. Des­pués cri­ti­có a los de­más uni­for­ma­dos por el he­cho. En otros paí­ses los agen­tes so­lo avi­san cuan­do hay ol­vi­do de pren­der las lu­ces du­ran­te el día, no mul­tan.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay