ABC Color

No se de­be per­der el pa­trio­tis­mo.

- Asuncion · Paraguay · KJ Apa · Mercosur · Itaipu Binacional · Como · Panthéon · Assumption of Mary · Aldo alvarenga · Carlos Antonio López · Bernardino Caballero · Eusebio Ayala · José Félix Estigarribia · Manuel Gondra

Las jó­ve­nes mu­je­res que no so­lo pin­ta­rra­jea­ron el Pan­teón Na­cio­nal de los Hé­roes y Ora­to­rio de la Vir­gen de la Asun­ción, sino que tam­bién que­ma­ron dos ban­de­ras pa­ra­gua­yas de­co­ra­ti­vas, pa­re­cen creer que ca­da uno de sus com­pa­trio­tas es cul­pa­ble de la muer­te de dos ni­ñas vil­men­te uti­li­za­das co­mo car­ne de ca­ñón por el mal lla­ma­do Ejér­ci­to del Pue­blo Pa­ra­gua­yo (EPP). Así se au­to­de­no­mi­na la ban­da cri­mi­nal que no se pri­va de in­vo­car la fi­gu­ra del Ma­ris­cal Fran­cis­co So­lano Ló­pez, cu­yos res­tos descansan pre­ci­sa­men­te en el mo­nu­men­to ul­tra­ja­do, jun­to con los de otros hé­roes. To­dos fue­ron agra­via­dos por quie­nes da­ña­ron un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y aten­ta­ron con­tra uno de los sím­bo­los de la Re­pú­bli­ca, co­me­tien­do he­chos van­dá­li­cos sin pre­ce­den­tes en nues­tra agi­ta­da his­to­ria. Hu­bo gue­rras ci­vi­les y pro­tes­tas san­grien­tas, pe­ro nun­ca na­die ha­bía osa­do he­rir el no­ble sen­ti­mien­to del pa­trio­tis­mo. Lo acon­te­ci­do re­ve­la al­go más que desamor a la pa­tria. Se pue­de en­ten­der muy bien que ha­ya per­so­nas in­dig­na­das por lo que ocu­rre ca­da día en la vi­da pú­bli­ca, pe­ro no así que se desaho­guen con­tra el pa­sa­do ni con­tra un sím­bo­lo na­cio­nal.

Las jó­ve­nes mu­je­res que no so­lo pin­ta­rra­jea­ron el Pan­teón Na­cio­nal de los Hé­roes y Ora­to­rio de la Vir­gen de la Asun­ción, sino que tam­bién que­ma­ron dos ban­de­ras pa­ra­gua­yas de­co­ra­ti­vas, pa­re­cen creer que ca­da uno de sus com­pa­trio­tas es cul­pa­ble de la muer­te de dos ni­ñas vil­men­te uti­li­za­das co­mo car­ne de ca­ñón por el mal lla­ma­do Ejér­ci­to del Pue­blo Pa­ra­gua­yo (EPP). Así se au­to­de­no­mi­na la ban­da cri­mi­nal que no se pri­va de in­vo­car la fi­gu­ra del Ma­ris­cal Fran­cis­co So­lano Ló­pez,

cu­yos res­tos descansan pre­ci­sa­men­te en el mo­nu­men­to ul­tra­ja­do, jun­to con los de Carlos Antonio Ló­pez, Jo­sé Edu­vi­gis Díaz, Ber­nar­dino Caballero, Eli­gio Aya­la, Eu­se­bio Aya­la, Jo­sé Fé­lix Es­ti­ga­rri­bia, Emi­li­ano R. Fer­nán­dez, el sol­da­do des­co­no­ci­do y ni­ños caí­dos en Acos­ta Ñu. Tam­bién ellos fue­ron agra­via­dos por quie­nes da­ña­ron un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y aten­ta­ron con­tra uno de los sím­bo­los de la Re­pú­bli­ca, co­me­tien­do he­chos van­dá­li­cos sin pre­ce­den­tes en nues­tra agi­ta­da his­to­ria. Hu­bo gue­rras ci­vi­les y pro­tes­tas san­grien­tas, pe­ro nun­ca na­die ha­bía osa­do he­rir el no­ble sen­ti­mien­to del pa­trio­tis­mo.

Se pre­gun­ta­rá qué sen­ti­do te­nía in­cu­rrir en tal aten­ta­do, co­mo si hu­bie­ra si­do im­po­si­ble re­pu­diar de otro mo­do la ac­tua­ción de la Fuer­za de Ta­rea Con­jun­ta (FTC). Esa pa­to­ló­gi­ca mues­tra de odio a to­do el país de­be de res­pon­der a mo­ti­vos in­son­da­bles pa­ra el co­mún de los mor­ta­les. Lo acon­te­ci­do re­ve­la al­go más que desamor a la pa­tria. Se pue­de en­ten­der muy bien que ha­ya per­so­nas in­dig­na­das por lo que ocu­rre ca­da día en la vi­da pú­bli­ca, pe­ro no así que se desaho­guen con­tra el pa­sa­do ni con­tra un sím­bo­lo na­cio­nal. Que se aver­güen­cen de ser pa­ra­gua­yas, por lo que las au­to­ri­da­des ha­gan o de­jen de ha­cer, no les da de­re­cho a ofen­der gra­ve­men­te a los de­más. El pa­trio­tis­mo, que no de­be con­fun­dir­se con el chau­vi­nis­mo ni con la xenofobia, merece res­pe­to. Quien no lo sien­ta de­be­ría abs­te­ner­se, al me­nos, de in­ju­riar a quie­nes aman al Paraguay, “con sus lu­ces y sus som­bras”, al de­cir de don Manuel Gon­dra. Es cla­ro que amar­lo sig­ni­fi­ca mu­cho más que pro­nun­ciar dis­cur­sos de oca­sión ca­da 15 de ma­yo o col­gar­se la tri­co­lor al cue­llo, co­mo hoy en día es­ti­la cual­quier co­rrup­to po­li­ti­cas­tro. En­tre otras co­sas, su­po­ne pa­gar im­pues­tos, boi­co­tear a los con­tra­ban­dis­tas, ad­mi­nis­trar la co­sa pú­bli­ca con pro­bi­dad y efi­cien­cia, re­pu­diar a los que ven­den sus vo­tos, pre­va­ri­can o ama­ñan li­ci­ta­cio­nes y, en ge­ne­ral, po­ner en la picota a quie­nes se en­ri­que­cen en for­ma ilí­ci­ta. Nun­ca im­pli­ca­rá ul­tra­jar sím­bo­los sa­gra­dos, ca­ros a los sen­ti­mien­tos de la gran ma­yo­ría de los pa­ra­gua­yos. El pa­trio­tis­mo, que de­be ma­ni­fes­tar­se con he­chos an­tes que con me­ras pa­la­bras, de­be re­ve­lar­se tam­bién en la política ex­te­rior, lo que im­pli­ca de­fen­der el in­te­rés pa­ra­gua­yo, con fir­me­za e in­te­li­gen­cia. En par­ti­cu­lar, es pre­ci­so que en el Mer­co­sur y en las en­ti­da­des bi­na­cio­na­les se ten­ga siem­pre en cuen­ta que ni la in­te­gra­ción re­gio­nal ni la ad­mi­nis­tra­ción de las usi­nas hi­dro­eléc­tri­cas exi­gen la me­nor re­nun­cia a nues­tros le­gí­ti­mos in­tere­ses. En otras pa­la­bras, es ne­ce­sa­rio que tan­to la Can­ci­lle­ría co­mo los directores y con­se­je­ros pa­ra­gua­yos de Itai­pú y Yacy­re­tá ve­len con ce­lo por nues­tros de­re­chos, pa­ra que no sean me­nos­ca­ba­dos por los gran­des ve­ci­nos. Co­mo de­be sos­te­ner­se el prin­ci­pio de igual­dad, hoy vul­ne­ra­do por los tra­ta­dos vi­gen­tes, la re­ne­go­cia­ción del Anexo C del de Itai­pú se­rá una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra que el Go­bierno de­mues­tre el pa­trio­tis­mo has­ta hoy au­sen­te, em­pe­zan­do por de­sig­nar co­mo re­pre­sen­tan­tes a ciu­da­da­nos ca­pa­ces y de im­pe­ca­ble tra­yec­to­ria. No de­be re­pe­tir­se la tris­te his­to­ria del Ac­ta Bi­la­te­ral, fir­ma­da a hur­ta­di­llas y res­cin­di­da gra­cias a la in­dig­na­ción de la gen­te.

Si allí hu­bo una no­to­ria fal­ta de pa­trio­tis­mo, qui­zás es­ti­mu­la­da por in­tere­ses par­ti­cu­la­res brasileños, es por­que el Paraguay no fi­gu­ra en el pri­mer lu­gar de la agen­da de mu­chos de los que hoy man­dan en nues­tro país. Sue­len lle­nar­se la bo­ca de pue­blo y de pa­tria, pe­ro tam­bién los bol­si­llos a cos­ta de ellos, lo que re­ve­la un ci­nis­mo ace­ra­do o una an­gu­rria in­sa­cia­ble. Se di­ría que al­go an­da mal en un país don­de quie­nes de­lin­quen con­tra el in­te­rés ge­ne­ral no pa­re­cen ad­ver­tir que la co­rrup­ción y el pa­trio­tis­mo son in­com­pa­ti­bles en­tre sí.

Ha­bría que pre­gun­tar­se, en tal sen­ti­do, si en los cen­tros edu­ca­ti­vos se en­se­ña que no bas­ta con can­tar el Himno Na­cio­nal o des­fi­lar en una fies­ta pa­tria. Más aún, que al país se le hon­ra mu­cho más ca­pa­ci­tán­do­se y te­nien­do un com­por­ta­mien­to ho­nes­to, en pro­ve­cho pro­pio y en el de los de­más.

Al Paraguay ha­bría que amar­lo ca­da día y sus efe­mé­ri­des no so­lo de­ben ser­vir pa­ra fe­ria­dos sino tam­bién co­mo re­cuer­do de los com­pa­trio­tas que lo de­fen­die­ron con su vi­da y lo enal­te­cie­ron con sus obras. Los he­chos in­dig­nan­tes acae­ci­dos en el cen­tro de Asun­ción exi­gen, más allá del cas­ti­go a los res­pon­sa­bles, un des­agra­vio que po­dría con­sis­tir en tra­tar de ser bue­nos ciu­da­da­nos pa­ra tener un país me­jor. No se­rá per­fec­to, pe­ro sí uno aco­ge­dor, en el que ha­ya li­ber­tad y las ne­ce­si­da­des bá­si­cas es­tén sa­tis­fe­chas pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay