ABC Color

Cen­te­nas de de­nun­cias por tra­ba­jo es­cla­vo con­tra Cu­ba

VÍC­TI­MAS SU­MAN TES­TI­MO­NIOS AN­TE LA COR­TE IN­TER­NA­CIO­NAL

- Cuba · Internationaler Strafgerichtshof · Madrid · Una · Ecuador · Fidel Castro · Venezuela · Brazil · Brazil national football team · Jair Bolsonaro · Spanish Patriotic Union · Luis Almagro · Raul Castro · Miguel Díaz-Canel · Prisoners Defenders

Cen­te­na­res de víc­ti­mas su­ma­ron nue­vos tes­ti­mo­nios, has­ta so­bre­pa­sar los 600, a la denuncia con­tra el ré­gi­men to­ta­li­ta­rio co­mu­nis­ta de Cu­ba an­te la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal (CPI) por so­me­ter a mé­di­cos cu­ba­nos en el ex­te­rior a tra­ba­jo en “es­cla­vi­tud”, anun­ció ayer una de las aso­cia­cio­nes que im­pul­san el ca­so.

Cuan­do fue pre­sen­ta­da la denuncia an­te la CPI en ma­yo de 2019, se in­clu­ye­ron un cen­te­nar de tes­ti­mo­nios de víc­ti­mas, pe­ro en agos­to pa­sa­do se am­plia­ron has­ta los 622, in­for­mó en una te­le­con­fe­ren­cia en Ma­drid Javier La­rron­do, fun­da­dor de la aso­cia­ción Cu­ban Pri­so­ners De­fen­ders (CPD), pro­mo­to­ra del ca­so jun­to a la oe­ne­gé Unión Pa­trió­ti­ca de Cu­ba (Un­pa­cu).

Son “622 tes­ti­mo­nios que son idén­ti­cos, si­mi­la­res, pa­re­ci­dos (...) de mé­di­cos cu­ba­nos por el mun­do” que han su­fri­do “es­cla­vi­tud”, in­di­có La­rron­do.

El secretario ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Luis Al­ma­gro, que acom­pa­ñó el ca­so, ilus­tró el es­que­ma cuan­do se pre­sen­tó el año pa­sa­do: Se tra­ta de “un sis­te­ma de es­cla­vi­tud mo­derno” que im­pli­ca que “de­ce­nas de mi­les de per­so­nas son obli­ga­das a vi­vir en el ex­te­rior, sin sa­ber su des­tino, re­te­nién­do­les sus pa­sa­por­tes, con­tro­la­dos por agen­tes de in­te­li­gen­cia y la ma­yor par­te de sus in­gre­sos son con­fis­ca­dos por el go­bierno cu­bano”.

Una de las víc­ti­mas, el mé­di­co Ma­no­reys Ro­jas, de­nun­ció en la te­le­con­fe­ren­cia que des­de que aban­do­nó su pues­to de tra­ba­jo en Ecua­dor en 2015 no le per­mi­ten ver a su fa­mi­lia en Cu­ba, e in­clu­so le ne­ga­ron la en­tra­da a la is­la cuan­do via­jó allí en 2018 cuan­do su hi­ja in­ten­tó sui­ci­dar­se.

“He in­ten­ta­do ver­los de va­rias for­mas y no he po­di­do”, di­jo

Ro­jas con lá­gri­mas en los ojos.

La denuncia va di­ri­gi­da con­tra el ex­pre­si­den­te de Cu­ba, ge­ne­ral Raúl Cas­tro, y el ac­tual man­da­ta­rio Miguel Díaz-Ca­nel (que es so­lo un tí­te­re del ge­ne­ral Cas­tro), y otros miem­bros del ré­gi­men acu­sán­do­los de “crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad de es­cla­vi­tud, per­se­cu­ción y otros ac­tos in­hu­ma­nos”.

El ca­so con­cier­ne a las lla­ma­das “Mi­sio­nes de in­ter­na­cio­na­li­za­ción” im­ple­men­ta­das des­de los años 1960, por el en­ton­ces dic­ta­dor, hoy fa­lle­ci­do, Fidel Cas­tro, por las cua­les pro­fe­sio­na­les, mu­chos de ellos mé­di­cos, son en­via­dos por pe­rio­dos de tres años a tra­ba­jar en di­fe­ren­tes paí­ses, que pagan di­rec­ta­men­te al ré­gi­men cu­bano por los ser­vi­cios re­ci­bi­dos, mien­tras los tra­ba­ja­do­res so­lo re­ci­ben una par­te pa­ra so­bre­vi­vir y no tie­nen li­ber­tad de mo­vi­mien­to, o su­fren las con­se­cuen­cias de los apa­ra­tos de re­pre­sión del ré­gi­men, ellos mis­mos o sus fa­mi­lias que que­dan en la is­la.

Los ser­vi­cios mé­di­cos son la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos de Cu­ba, con unos 11.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, más que el tu­ris­mo y las re­me­sas, se­gún da­tos ofi­cia­les.

Pe­ro es­ta ci­fra ha dis­mi­nui­do en los úl­ti­mos años de­bi­do a la cri­sis en Ve­ne­zue­la, don­de tra­ba­jan unos 20.000 pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, y al fin del pro­gra­ma “Más Mé­di­cos” en Bra­sil, del pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro, jus­ta­men­te por ver es­tos abu­sos

 ??  ?? Dos tra­ba­ja­do­ras de la sa­lud en La Ha­ba­na (Cu­ba).
Dos tra­ba­ja­do­ras de la sa­lud en La Ha­ba­na (Cu­ba).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay