ABC Color

La otra pan­de­mia

- Al­ci­bia­des Gon­zá­lez Del­va­lle al­ci­bia­des@abc.com.py Crime · Ministry of Agriculture, Fisheries and Food of Spain · Alba · Este · Oviedo · Walter Lippmann

El jui­cio con­tra Ós­car Gon­zá­lez Daher, y otros, por el ca­so de los au­dios fil­tra­dos, se apla­zó pa­ra el 19 del mes que vie­ne por­que uno de los acu­sa­dos, Jor­ge Ovie­do Mat­to, di­jo ha­ber­se con­ta­gia­do con el co­vid-19. Com­ple­tan es­te cua­dro Raúl Fer­nán­dez Lipp­mann y Car­me­lo Caballero. Los fis­ca­les Na­ta­lia Fús­ter y Ro­dri­go Es­ti­ga­rri­bia qui­sie­ron se­pa­rar la cau­sa y se­guir el jui­cio, co­mo es­ta­ba pro­gra­ma­do.

El Tri­bu­nal y los de­fen­so­res se opu­sie­ron. O to­dos, o na­die. Por los in­ci­den­tes que im­pe­dían lle­gar al jui­cio oral, es fá­cil su­po­ner que tam­bién los de­más se irán “con­ta­gian­do” con el vi­rus, de a uno, has­ta al­can­zar fin de año. Des­pués ve­re­mos.

El “ve­re­mos” ha­ce ra­to ya se ha vis­to y co­men­ta­do. Vuel­vo so­bre una idea que ha­bía ex­pre­sa­do en es­ta co­lum­na: Aho­rre­mos di­ne­ro al Es­ta­do y tiem­po a jue­ces y fis­ca­les ¿Có­mo? En­te­rran­do la pa­ro­dia de jui­cio. Se es­ce­ni­fi­ca la co­me­dia co­mo una pues­ta muy po­co ima­gi­na­ti­va, de prin­ci­pian­tes, sin res­pe­to al pú­bli­co que pa­ga su en­tra­da –los im­pues­tos– con la es­pe­ran­za de ver un es­pec­tácu­lo se­rio. Las bue­nas co­me­dias tie­nen sus­pen­so, man­tie­nen al es­pec­ta­dor con la cu­rio­si­dad de sa­ber qué vie­ne en las si­guien­tes es­ce­nas; pe­ro si ya en el co­mien­zo sa­be­mos el fi­nal de la his­to­ria, fra­ca­sa co­mo es­pec­tácu­lo aun­que tu­vie­se éxi­to eco­nó­mi­co.

Ca­da aspirante a mi­nis­tro de la Cor­te nos emo­cio­na has­ta las lá­gri­mas cuan­do le es­cu­cha­mos de­cir que pe­lea­rá con to­das sus fuer­zas por el im­pe­rio de la jus­ti­cia; que ce­rra­rá los oí­dos an­te las pro­po­si­cio­nes de los po­lí­ti­cos; que ten­drá los ojos ven­da­dos pa­ra no ver sino la apli­ca­ción jus­ta de la ley, a quien sea.

Lle­ga a la Cor­te y se cor­ta su dis­cur­so con el que subió. To­dos coin­ci­den en pro­me­ter­nos que lo pri­me­ro que ha­rán es po­ner en mar­cha, por fin, la fa­mo­sa “jus­ti­cia pron­ta y ba­ra­ta”. Nun­ca, o ra­ra vez, es así. Te­ne­mos un ejem­plo que ya es clá­si­co: el ex­pe­dien­te que duer­me plá­ci­da­men­te en uno de los dor­mi­to­rios de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. Con­cier­ne a En­zo Car­do­zo cuan­do fue ti­tu­lar del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría.

Por le­sión de con­fian­za y es­ta­fa al Es­ta­do, Car­do­zo, Rody Go­doy y otros fue­ron ci­ta­dos pa­ra la im­po­si­ción de me­di­das an­te el juez Hum­ber­to Ota­zú pa­ra el 11 de ju­nio del año pa­sa­do. Des­de ha­ce cua­tro años el vo­lu­mi­no­so ex­pe­dien­te, que con­tie­ne la ri­gu­ro­sa in­ves­ti­ga­ción de la fis­ca­la Alba Del­va­lle, es­pe­ra lle­gar al jui­cio oral y pú­bli­co. Pe­ro las ve­ces que se fija una fe­cha, apa­re­cen las fa­mo­sas chi­ca­nas que son la con­fe­sión de cul­pa­bi­li­dad de los acu­sa­dos. Si fue­sen inocen­tes, ellos mis­mos pe­di­rían de­mos­trar su inocen­cia lo an­tes po­si­ble. El 5 de abril de 2005 la fis­ca­la ya ha­bía pe­di­do el jui­cio oral pa­ra los in­vo­lu­cra­dos en la su­pues­ta es­ta­fa de ca­si cua­tro mil mi­llo­nes de gua­ra­níes.

Es­te di­ne­ro de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría, del que Car­do­zo fue­ra mi­nis­tro, y Go­doy su su­ce­sor, es­ta­ba des­ti­na­do al Pro­gra­ma Na­cio­nal de Fo­men­to Pe­cua­rio (Pro­na­fo­pe) y al Fren­te Com­ba­tien­te con­tra la Po­bre­za (Frec­cop). De más es­tá de­cir que la cuan­tio­sa su­ma no lle­gó a des­tino, o sea, a quie­nes de­bía lle­gar. Se com­ba­tió la po­bre­za, pe­ro no la de los po­bres.

Car­do­zo, Go­doy y otros es­tán igual­men­te in­vo­lu­cra­dos en otro ca­so mu­cho ma­yor: 68 mil mi­llo­nes de gua­ra­níes que de­bían ayu­dar a los pe­que­ños pro­duc­to­res, tam­bién pa­ra sa­lir de la po­bre­za, pe­ro se hun­die­ron aún más en ella. Tam­bién pa­ra es­te ca­so se ha­bía fi­ja­do fe­cha de im­po­si­ción de me­di­das, pe­ro se re­cu­rrió a la Cor­te don­de el ex­pe­dien­te es­tá va­ra­do des­de ha­ce años.

To­tal, que los po­lí­ti­cos con al­gún pe­so se­gui­rán to­rean­do a la jus­ti­cia. Es la otra pan­de­mia que nos lle­va a la rui­na mo­ral y eco­nó­mi­ca.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay