ABC Color

El es­tia­je y las mi­se­rias

- Pe­dro Gó­mez Sil­guei­ra pgo­mez@abc.com.py Paraguay · Asuncion

Las cró­ni­cas de an­ta­ño siem­pre ha­bla­ron de que las llu­vias eran la ben­di­ción pa­ra la Ma­dre de Ciu­da­des, no so­lo por la bo­nan­za que traían, sino tam­bién por­que se en­car­ga­ban de lim­piar las ca­lles de tan­ta in­mun­di­cia que se iba acu­mu­lan­do. Ob­via­men­te no la de­ja­ba allí el vien­to ni el azar.

El to­rren­te en días de co­pio­sas pre­ci­pi­ta­cio­nes se ocu­pa­ba –y aún lo ha­ce hoy– de lle­var to­do lo que en­con­tra­ra a su pa­so, aban­do­na­do en la vía pú­bli­ca, en tie­rra de na­die. Bol­sas de ba­su­ra, tras­tos vie­jos y to­do lo que se pu­die­ra uno ima­gi­nar se tras­la­dan con el rau­dal en un ve­loz vue­lo ha­cia el río Pa­ra­guay.

Tal vez, el de­por­te fa­vo­ri­to de mu­chos asun­ce­nos en días llu­vio­sos ha­ya si­do bal­co­near y po­ner­se en el um­bral o co­rre­dor de las ca­sas pa­ra ver cuan­to ob­je­to se des­pla­za­ba na­dan­do con la co­rrien­te.

Efec­to de los rau­da­les co­lo­nia­les, re­cien­te­men­te se des­cu­brie­ron en el sub­sue­lo ri­be­re­ño, en la zo­na de obras de los mi­nis­te­rios, im­por­tan­tes ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos res­ca­ta­dos por el Ing. En­ri­que Bra­gay­rac. Ya ha­bía pa­sa­do al­go si­mi­lar con las obras del es­ta­cio­na­mien­to pa­ra el Con­gre­so Na­cio­nal, en los ba­jos de la lo­ma Ca­ba­rá, don­de fue fun­da­da la ciu­dad en 1537.

Pe­ro una co­sa es el ha­llaz­go de res­tos de va­si­jas in­dí­ge­nas, por­ce­la­na eu­ro­pea de la más ex­qui­si­ta o bo­te­llas de gres y otra, muy dis­tin­ta, los hu­les, plás­ti­cos y la­tas va­cías de nues­tros ba­su­re­ros.

Tal vez den­tro de unos si­glos, cuan­do a al­guien se le ocu­rra ex­ca­var la zo­na cos­te­ra en­cuen­tre des­de cha­sis de au­to­mó­vi­les, he­la­de­ras, co­ci­nas y to­do ti­po de des­per­di­cios que la gen­te puer­ca de­jó ir al río. Ese mis­mo río de don­de Es­sap to­ma el vi­tal lí­qui­do que lle­ga a nues­tras ca­sas pa­ra be­ber y esas mis­mas aguas don­de cre­ce el su­ru­bí que da fa­ma a nues­tra gas­tro­no­mía.

To­da la zo­na ri­be­re­ña de Asun­ción es un gran ver­te­de­ro. Bol­sas y bol­sas de re­si­duos que­dan al des­cu­bier­to con el es­tia­je. En Itá Py­tã Pun­ta hay una es­ca­le­ra que per­mi­te ba­jar des­de el mi­ra­dor has­ta la pla­ya don­de an­ti­gua­men­te los asun­ce­nos ve­ra­nea­ban y las mu­je­res de ba­rrios ad­ya­cen­tes la­va­ban la ro­pa.

La bri­sa ri­be­re­ña se inun­da de un fuer­te olor cloa­cal y de po­dre­dum­bre por tan­ta in­mun­di­cia que se des­car­ga por el ro­ji­zo ba­rran­co.

La na­tu­ra­le­za nos dio un pai­sa­je de are­nis­ca y aho­ra is­lo­tes vol­cá­ni­cos en pleno río. Pe­ro ¿qué ha­ce­mos no­so­tros? Lo cu­bri­mos de ba­su­ra.

La Mu­ni­ci­pa­li­dad de Asun­ción y el Mi­nis­te­rio del Am­bien­te y Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (Ma­des) jun­to con la Ar­ma­da Pa­ra­gua­ya de­be­rían apro­ve­char es­te tiem­po en que las aguas de­ja­ron al des­cu­bier­to to­da es­ta mi­se­ria de con­ta­mi­na­ción pa­ra una gran lim­pie­za.

Se ha he­cho en otras oca­sio­nes, no muy le­ja­nas, pe­ro ha du­ra­do el tiem­po que tar­dó el en­tu­sias­mo de dar una ba­rri­da pa­ra sa­lir en las fo­tos.

El río es par­te de nues­tra exis­ten­cia; ha per­mi­ti­do que es­ta ciu­dad na­cie­ra y se con­so­li­da­ra en es­te pa­ra­je. El río es to­do pa­ra Asun­ción. Pe­ro no lo pa­re­ce. Es­tá de­mos­tra­do que pa­ra los asun­ce­nos, el río va­le po­co o na­da, y es sim­ple­men­te un de­pó­si­to de las mi­se­rias que des­per­di­cia la ci­vi­li­za­ción.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay