ABC Color

Pér­di­da de in­ves­ti­du­ra no es pa­ra ven­gan­za ni per­se­cu­ción po­lí­ti­ca.

- Politics · National Convention · Como

Ni el dia­rio de se­sio­nes de la Co­mi­sión Re­dac­to­ra de la Cons­ti­tu­ción ni el de la Con­ven­ción Na­cio­nal, que la san­cio­nó y pro­mul­gó, re­gis­tran de­ba­te al­guno so­bre la nor­ma re­la­ti­va a la pér­di­da de in­ves­ti­du­ra de los le­gis­la­do­res. Ha­bría si­do in­du­da­ble, pues, la ne­ce­si­dad de que las res­pec­ti­vas Cá­ma­ras cas­ti­guen, en­tre otras cosas, “el uso in­de­bi­do de in­fluen­cias, feha­cien­te­men­te com­pro­ba­do”, en que ha­ya in­cu­rri­do al­gún miem­bro. Re­sul­ta ob­vio que esa fa­cul­tad de­be ejer­cer­se den­tro de los lí­mi­tes de la sa­na ra­zón, res­pon­dien­do a la le­tra y al es­pí­ri­tu del art. 201 de la Car­ta Mag­na. Y bien, en los úl­ti­mos días han sur­gi­do se­rios in­di­cios de que se bus­ca re­cu­rrir a esa atri­bu­ción cons­ti­tu­cio­nal con fi­nes que ten­drían que ver más con la in­qui­na per­so­nal o el in­ter­nis­mo par­ti­da­rio an­tes que con el sa­nea­mien­to ins­ti­tu­cio­nal. La pér­di­da de la in­ves­ti­du­ra no fue con­ce­bi­da pa­ra la ven­gan­za ni pa­ra la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca, sino pa­ra que las Cá­ma­ras me­rez­can el ape­la­ti­vo de “ho­no­ra­bles”.

Ni el dia­rio de se­sio­nes de la Co­mi­sión Re­dac­to­ra de la Cons­ti­tu­ción ni el de la Con­ven­ción Na­cio­nal, que la san­cio­nó y pro­mul­gó, re­gis­tran de­ba­te al­guno so­bre la nor­ma re­la­ti­va a la pér­di­da de in­ves­ti­du­ra de los le­gis­la­do­res. Ha­bría si­do in­du­da­ble, pues, la ne­ce­si­dad de que las res­pec­ti­vas Cá­ma­ras cas­ti­guen, en­tre otras cosas, “el uso in­de­bi­do de in­fluen­cias, feha­cien­te­men­te com­pro­ba­do”, en que ha­ya in­cu­rri­do al­gún miem­bro. Es la­men­ta­ble que se si­ga dis­cu­tien­do la ma­yo­ría re­que­ri­da pa­ra adop­tar una me­di­da tan gra­ve, pe­ro que­da cla­ro que el Con­gre­so tie­ne la fa­cul­tad de de­pu­rar­se a sí mis­mo, en de­ter­mi­na­dos ca­sos.

Re­sul­ta ob­vio que esa fa­cul­tad de­ber ejer­cer­se den­tro de los lí­mi­tes de la sa­na ra­zón, res­pon­dien­do a la le­tra y al es­pí­ri­tu del art. 201 de la Car­ta Mag­na. Y bien, en los úl­ti­mos días han sur­gi­do se­rios in­di­cios de que se bus­ca re­cu­rrir a esa atri­bu­ción cons­ti­tu­cio­nal con fi­nes que ten­drían que ver más con la in­qui­na per­so­nal o el in­ter­nis­mo par­ti­da­rio an­tes que con el sa­nea­mien­to ins­ti­tu­cio­nal. La pér­di­da de la in­ves­ti­du­ra no fue con­ce­bi­da pa­ra la ven­gan­za ni pa­ra la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca, sino pa­ra que las Cá­ma­ras me­rez­can el ape­la­ti­vo de “ho­no­ra­bles”.

La re­do­bla­da pre­ten­sión de abu­sar de esa po­tes­tad ha­ce que se es­té en­tran­do en un “jue­go per­ver­so, pe­li­gro­so”, co­mo bien di­jo el se­na­dor Ama­do Flo­ren­tín (PLRA), al tiempo de su­ge­rir que se aguar­de la san­ción de la ley re­gla­men­ta­ria de la nor­ma cons­ti­tu­cio­nal an­tes ci­ta­da. Sus co­le­gas Blan­ca Ove­lar (ANR, ab­dis­ta) y Hu­go Ri­cher (FG) son de si­mi­lar opinión, se­gún sus di­chos pu­bli­ca­dos por un dia­rio lo­cal. La pri­me­ra cree que “es­to va ca­mino a un to­dos con­tra to­dos, con con­di­men­tos ideo­ló­gi­cos, de sim­pa­tía po­lí­ti­ca”, en tan­to que el se­gun­do es­ti­ma que “se es­tá per­dien­do la se­rie­dad” y que en las ini­cia­ti­vas de los le­gis­la­do­res es­tán pre­va­le­cien­do las con­tra­dic­cio­nes in­ter­nas o cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas, “pe­ro na­die ha­bla de prue­bas feha­cien­te­men­te com­pro­ba­das”,

que es don­de en­fa­ti­za la Cons­ti­tu­ción.

Pa­re­ce ex­ce­si­vo atri­buir es­tas que­re­llas a dis­cre­pan­cias ideo­ló­gi­cas, da­do que la gran ma­yo­ría de los le­gis­la­do­res no se dis­tin­gue por su fé­rrea ad­he­sión a al­gu­na doc­tri­na. Lo que es­tá ocu­rrien­do pa­re­ce más bien pe­lea de con­ven­ti­llo en­tre in­qui­li­nos quis­qui­llo­sos, an­tes que lo que de­be­ría ser un de­ba­te se­rio so­bre te­ma tan im­por­tan­te, co­mo es la de­pu­ra­ción de las Cá­ma­ras del Con­gre­so.

Es la­men­ta­ble ver que mu­chas ini­cia­ti­vas que se desean to­mar, y que, a pri­me­ra vis­ta, pa­re­cen plau­si­bles, se pu­dren cuan­do lle­gan a ma­nos de cier­tos le­gis­la­do­res, acos­tum­bra­dos a tran­si­tar por el ca­mino tor­ci­do. Por eso, cual­quie­ra sea el desen­la­ce, no es arries­ga­do su­po­ner que la me­di­da en cues­tión es­tá en vías de per­der le­gi­ti­mi­dad de­bi­do al abu­so. Lo gra­ve es que es­ta con­se­cuen­cia be­ne­fi­cia­rá a los sin­ver­güen­zas, pues en ade­lan­te po­drían ale­gar que fue­ron in­jus­ta­men­te afec­ta­dos por la sa­ña de sus co­le­gas. Es lo que sue­le pa­sar cuan­do se dis­tor­sio­na una fa­cul­tad nor­ma­ti­va. Has­ta se co­rre el ries­go de que la opinión pú­bli­ca con­clu­ya, re­tros­pec­ti­va­men­te, que el ex­se­na­dor co­lo­ra­do Ós­car González Daher ha­bría si­do una po­bre víc­ti­ma del “jue­go per­ver­so, pe­li­gro­so”, de la lu­cha de “to­dos con­tra to­dos” in­flui­da por la ideo­lo­gía o de la pér­di­da de “se­rie­dad”. Más aún, la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, que aún de­be re­sol­ver cier­tas ac­cio­nes de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad con­tra la pér­di­da de una in­ves­ti­du­ra se­na­to­rial, po­dría te­ner en cuen­ta la irres­pon­sa­bi­li­dad rei­nan­te en la ma­te­ria, re­fle­ja­da en la ve­ro­sí­mil si­tua­ción des­cri­ta por tres se­na­do­res de di­ver­sas ban­de­rías.

Nó­te­se la di­ver­gen­cia en­tre am­bas Cá­ma­ras: has­ta aho­ra, en la de Dipu­tados na­die ha per­di­do su in­ves­ti­du­ra ni obran en car­pe­ta pe­di­dos al res­pec­to, co­mo si nin­guno de sus 80 miem­bros ha­ya he­cho al­gu­na vez un uso in­co­rrec­to de sus in­fluen­cias. Cla­ro que ello no au­to­ri­za a in­fe­rir que la Cá­ma­ra Ba­ja sea ar­mo­nio­sa y se­ria ni que, por tan­to, no ma­no­see ale­gre­men­te la Cons­ti­tu­ción. Si allí se pe­ca de su­ma con­des­cen­den­cia con los fa­ci­ne­ro­sos, los se­na­do­res com­pi­ten por apa­re­cer an­te la ciu­da­da­nía co­mo ce­lo­sos de­fen­so­res de la mo­ral pú­bli­ca, aun­que el mó­vil real sea bien dis­tin­to. Si en un ca­so se re­nun­cia al ejer­ci­cio de una atri­bu­ción ten­dien­te al ne­ce­sa­rio sa­nea­mien­to ins­ti­tu­cio­nal, en el otro se es­ta­ría per­vir­tien­do es­te no­ble pro­pó­si­to.

No de­be­ría ser muy di­fí­cil evi­tar in­cu­rrir en ta­les des­pro­pó­si­tos: so­lo es pre­ci­so aten­der la le­tra y el sen­ti­do de la Car­ta Mag­na, co­lo­can­do el in­te­rés na­cio­nal por en­ci­ma del ami­guis­mo o el es­pí­ri­tu de cuer­po, así co­mo del “in­ter­nis­mo”, la mal­que­ren­cia o la in­to­le­ran­cia. Co­mo en nues­tro país no exis­te la re­vo­ca­to­ria del man­da­to, la ciu­da­da­nía de­be poder confiar en que la pér­di­da de la in­ves­ti­du­ra sir­va co­mo una suer­te de me­di­da sus­ti­tu­ti­va pa­ra apar­tar a los le­gis­la­do­res in­dig­nos. Ello su­po­ne que quie­nes la apli­quen ac­túen con ri­gor y sen­sa­tez, es de­cir, que sean se­rios. Pe­ro aho­ra la cues­tión se trans­for­mó en una ver­da­de­ra ca­za de bru­jas, se­gún la ca­ra del clien­te. Co­mo siem­pre, en el Con­gre­so, quien pier­de es la Re­pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay