ABC Color

La nar­co­po­lí­ti­ca

- Al­ci­bia­des Gon­zá­lez Del­va­lle al­ci­bia­des@abc.com.py

Siem­pre se ha­bló de la co­ne­xión de se­na­do­res y dipu­tados con nar­co­tra­fi­can­tes y de di­ne­ro su­cio pa­ra ga­nar un es­ca­ño. Ha­ce unos días, en el mis­mo Par­la­men­to sal­tó la de­nun­cia de par­te de la dipu­tada li­be­ral, Ce­les­te Ama­ri­lla, y el co­lo­ra­do Basilio “Ba­chi” Nú­ñez. A la pri­me­ra le cos­tó dos me­ses de sus­pen­sión y al se­gun­do, un so­no­ro aplau­so. Pe­ro es­te dis­par re­sul­ta­do con­flu­ye en lo mis­mo: la nar­co­po­lí­ti­ca. Cues­ta en­ten­der que la acu­sa­ción de dos par­la­men­ta­rios –a la que se de­be agre­gar la rea­li­za­da por Ar­nal­do Giuz­zio en su mo­men­to– de­ba caer en sa­co ro­to. ¿A nin­gún otro par­la­men­ta­rio le im­por­ta? ¿No se les ocu­rre in­te­grar una co­mi­sión que in­ves­ti­gue tan gra­ve he­cho? ¿Ni si­quie­ra pa­ra guar­dar las apa­rien­cias? No creo que to­dos los se­na­do­res y dipu­tados re­ci­ban di­ne­ro de los tra­fi­can­tes pa­ra que se ha­gan los de­sen­ten­di­dos. Los que no es­tán en la nar­co­po­lí­ti­ca ¿por qué no se ha­cen es­cu­char? El si­len­cio no ha­ce sino abo­nar la sos­pe­cha de una cons­pi­ra­ción pa­ra es­con­der a los cul­pa­bles. De to­dos mo­dos, sue­len fil­trar­se al­gu­nos nom­bres que sal­tan a la pren­sa. Re­cor­de­mos que el mis­mo Giuz­zio los ha­bía da­do y de­nun­cia­do an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co don­de duer­me el ex­pe­dien­te des­de ha­ce años. ¿Qué mo­ti­vos alien­tan a los par­la­men­ta­rios pa­ra no es­cu­char los re­cla­mos de sus mis­mos pa­res? Los efec­tos de la co­caí­na son muy co­no­ci­dos, aun así co­pié de una pu­bli­ca­ción es­tos dos pá­rra­fos: “El con­su­mo de co­caí­na au­men­ta el rit­mo car­día­co y la pre­sión ar­te­rial, y pue­de con­lle­var un rit­mo car­dia­co anor­mal y ata­ques mor­ta­les, in­clu­so en gen­te jo­ven y sa­lu­da­ble. La co­caí­na tam­bién pue­de pro­vo­car con­vul­sio­nes y de­rra­mes ce­re­bra­les. La co­caí­na es al­ta­men­te adic­ti­va. “El con­su­mo de co­caí­na, in­clu­so po­co des­pués de ha­ber­se ini­cia­do, lle­va a una pér­di­da del con­trol de su uso y a fuer­tes an­sias de con­su­mir más y más co­caí­na con ma­yor fre­cuen­cia. Si el con­su­mo de dro­gas no con­ti­nua con re­gu­la­ri­dad, el usua­rio tie­ne sín­to­mas de abs­ti­nen­cia, in­clu­yen­do le­tar­go, de­bi­li­dad mus­cu­lar, irri­ta­bi­li­dad, len­ti­tud pa­ra com­pren­der y de­pre­sión. La adic­ción a las dro­gas no tie­ne una cu­ra rá­pi­da y fá­cil, pe­ro el cui­da­do mé­di­co es fun­da­men­tal pa­ra en­fren­tar la adic­ción y re­cu­pe­rar la sa­lud”. La dro­ga “es al­ta­men­te adic­ti­va” y su víc­ti­ma sien­te “fuer­tes an­sias de con­su­mir más y más”. Si­tua­cio­nes son és­tas que no so­lo da­ñan al con­su­mi­dor, tam­bién a quie­nes na­da tie­nen que ver con el mor­tal ve­neno. Ca­da día asis­ti­mos im­po­ten­tes a la de­vas­ta­do­ra vio­len­cia de los adic­tos que ne­ce­si­tan con­su­mir con de­ses­pe­ra­ción y ca­re­cen de di­ne­ro pa­ra dar­lo al cri­mi­nal que lo ha ini­cia­do en el vi­cio jus­ta­men­te pa­ra ex­ten­der su ne­go­cio. Así ve­mos a per­so­nas que pier­den la vi­da por un ce­lu­lar cu­ya ven­ta, por na­da, ser­vi­rá pa­ra com­prar unos gra­mos del es­tu­pe­fa­cien­te. La dipu­tada Ce­les­te Ama­ri­lla di­jo que hay par­la­men­ta­rios que lle­ga­ron al car­go con di­ne­ro su­cio o de ori­gen es­pu­rio. El dipu­tado Basilio Nú­ñez di­jo: “Los par­ti­dos po­lí­ti­cos es­tán me­ti­dos en la nar­co­po­lí­ti­ca”. No tie­ne ex­pli­ca­ción que es­tas de­nun­cias –o la tie­ne de­ma­sia­do– pa­sen in­di­fe­ren­tes de­ba­jo de las na­ri­ces del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. ¿No le im­por­ta? ¿No se ani­ma a in­ves­ti­gar por­que los su­pues­tos cri­mi­na­les son par­la­men­ta­rios? Pe­ro hay otros es­ce­na­rios. El dipu­tado Nú­ñez agre­gó: “Pa­ra­guay no so­la­men­te es un país de trán­si­to, es un país don­de se con­su­me dro­gas, y di­fe­ren­tes ti­pos de dro­gas, te­ne­mos el mi­cro­trá­fi­co”. De vez en vez sue­len caer los mi­cro­tra­fi­can­tes que po­drían dar la pis­ta pa­ra que la Po­li­cía lle­gue a los pro­vee­do­res; pe­ro no lo ha­ce, se con­ten­ta con muy po­ca co­sa. Mien­tras tan­to, los due­ños de la mer­ca­de­ría vi­ven tran­qui­los; na­die les mo­les­ta en su “tra­ba­jo” de arrui­nar vi­das. Si la nar­co­po­lí­ti­ca se anidó en el Par­la­men­to, nues­tra de­mo­cra­cia tie­ne sus días con­ta­dos.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay