ABC Color

In­ten­cio­na­li­dad o im­pru­den­cia

- Ro­ber­to Co­ro­nel ro­ber­to.co­ro­nel@abc.com.py Incidents

El do­lor es el ele­men­to co­mún en los dos ex­tre­mos del ca­so que pre­ten­do ana­li­zar. La cau­sa: una su­ce­sión de ma­las de­ci­sio­nes.

Flo­ren­cia Noe­mí Can­te­ro Ro­me­ro (22) ya es­tá so­cial­men­te con­de­na­da. Si bien el pro­ce­so pe­nal en su con­tra se en­cuen­tra en la eta­pa pre­pa­ra­to­ria, la so­cie­dad no tie­ne du­das so­bre la re­pro­cha­bi­li­dad de su con­duc­ta, ya sea so­bre un cri­men o de­li­to.

Bien tem­prano en la ma­ña­na del 4 de oc­tu­bre pa­sa­do, Flo­ren­cia per­dió el con­trol de su vehícu­lo so­bre la ave­ni­da Mcal. Ló­pez, a la al­tu­ra de la ciu­dad de Fer­nan­do de la Mo­ra, zo­na nor­te. De­sa­for­tu­na­da­men­te, Na­ta­lia Go­doy, una jo­ven ma­dre de 29 años, es­ta­ba es­pe­ran­do el óm­ni­bus en el mo­men­to en que la ca­mio­ne­ta al man­do de Flo­ren­cia sa­le de la cal­za­da y la em­bis­tió, cau­sán­do­le in­me­dia­ta­men­te la muer­te.

Na­ta­lia ha­bía sa­li­do en un día atí­pi­co a tra­ba­jar, era do­min­go, y lo hi­zo pa­ra re­em­pla­zar a su ma­dre en un ser­vi­cio do­més­ti­co, de tal ma­ne­ra a no per­der la opor­tu­ni­dad de ga­nar­se unos gua­ra­níes pa­ra com­prar le­che y pa­ñal pa­ra su pe­que­ño be­bé de 10 me­ses.

Flo­ren­cia se des­pla­za­ba a al­ta ve­lo­ci­dad. La pe­ri­cia con­clu­yó que era a más de 90 km/h y se ha­bía ade­lan­ta­do de un mo­to­ci­clis­ta unos me­tros an­tes.

El es­tu­dio la­bo­ra­to­rial in­di­có que la con­duc­to­ra es­ta­ba ebria y tam­bién de­tec­tó la pre­sen­cia de ben­zo­dia­ze­pi­nas en su san­gre; es de­cir, me­di­ca­men­tos si­coac­ti­vos con­tra­in­di­ca­dos con la in­ges­ta de al­cohol.

Flo­ren­cia al man­do de un vehícu­lo era una ame­na­za la­ten­te. De he­cho, así lo en­ten­dió la fis­ca­lía que ha­ce unos días am­plió la impu­tación en su con­tra por el he­cho pu­ni­ble de ho­mi­ci­dio do­lo­so, in­vo­can­do la doc­tri­na del do­lo even­tual.

Es­ta nue­va con­duc­ta en la car­pe­ta fis­cal sus­ci­tó un fuer­te de­ba­te so­bre la le­ga­li­dad de la in­cor­po­ra­ción de ese ti­po pe­nal en un ac­ci­den­te de trán­si­to.

Abo­ga­dos en­cen­die­ron la dis­cu­sión. Pa­ra unos, la in­vo­ca­ción del do­lo even­tual re­pre­sen­ta un pe­li­gro por co­li­sio­nar con el prin­ci­pio de li­te­ra­li­dad de la ley, el cual in­di­ca que no se pue­de es­ta­ble­cer una pe­na pa­ra al­go que no es­tá pre­vis­to en la nor­ma.

Otros sin em­bar­go en­tien­den que la doc­tri­na es útil en vir­tud a que re­co­ge la opi­nión de es­tu­dio­sos pa­ra dar luz a si­tua­cio­nes no re­gla­das ta­xa­ti­va­men­te, pe­ro sin sa­lir­se del mar­co de la ley.

La de­fi­ni­ción del do­lo es­tá pre­vis­to en el Có­di­go Pe­nal Pa­ra­gua­yo en el art. 17 y el al­can­ce de la con­duc­ta do­lo­sa se am­plía en el art. 112 inc. 2 del mis­mo cuer­po le­gal.

Pe­ro más allá de eso, es la doc­tri­na la que de­ter­mi­na en qué si­tua­cio­nes se pue­de in­vo­car el do­lo even­tual. En ella se di­ce que pue­de ser re­pro­cha­do co­mo do­lo­so que el au­tor del he­cho pu­ni­ble de­ci­da “ac­tuar en con­tra de los bie­nes ju­rí­di­cos y ten­ga co­mo po­si­ble el re­sul­ta­do le­si­vo”.

Es de­cir, in­ter­ac­túan dos ele­men­tos sub­je­ti­vos: la vo­lun­tad y el co­no­ci­mien­to, el ha­cer y el sa­ber. La per­so­na de­ci­de vio­lar las nor­mas y pro­du­cir el ries­go a pe­sar de te­ner pre­sen­te la po­si­bi­li­dad cier­ta de que pue­de pro­vo­car el da­ño.

Flo­ren­cia, con­for­me al re­la­to fis­cal ha­bía in­ter­cam­bia­do men­sa­jes con ami­gas pa­ra se­guir in­gi­rien­do be­bi­das al­cohó­li­cas en di­fe­ren­tes lo­ca­cio­nes y en to­do mo­men­to es­tu­vo al man­do de su vehícu­lo cuan­do se des­pla­zó de un lu­gar a otro.

Flo­ren­cia to­mó su­ce­si­va­men­te ma­las de­ci­sio­nes y só­lo ella sa­brá el mo­ti­vo real que la con­du­jo a ha­cer­lo, pe­ro su con­duc­ta de­ri­vó en un da­ño irre­pa­ra­ble y le­sio­nó va­rias le­yes que pro­te­gen a la so­cie­dad de es­te ti­po de con­duc­tas.

Sus de­ci­sio­nes fue­ron te­me­ra­rias y el re­sul­ta­do las­ti­mo­sa­men­te si­guió el pa­trón de la lí­nea de pe­li­gro que ella de­ci­dió cru­zar.

Se­gún es­ta­dís­ti­cas de la Pa­tru­lla Ca­mi­ne­ra, el año pa­sa­do 181 per­so­nas mu­rie­ron en ac­ci­den­tes de trán­si­to y 754 re­sul­ta­ron he­ri­das. Se­gún el re­gis­tro, el 5 % de los ca­sos fue­ron oca­sio­na­dos por con­duc­to­res al­coho­li­za­dos.

En el ca­so de Flo­ren­cia, una sa­li­da de di­ver­sión y una ca­de­na de de­ci­sio­nes desa­cer­ta­das la ex­po­nen a una pe­na car­ce­la­ria de has­ta 15 años. Su fa­mi­lia, al igual que la de la víc­ti­ma, se­gu­ra­men­te es­tá des­con­so­la­da.

Su ca­so po­dría de­jar un pre­ce­den­te y sen­tar ju­ris­pru­den­cia, ya que la jus­ti­cia de­be­rá de­ci­dir cual es la san­ción que se im­po­ne a una per­so­na que con­du­ce su vehícu­lo con te­me­ri­dad y de­fi­ni­rá con su fa­llo cuál es la lí­nea que se­pa­ra a la in­ten­cio­na­li­dad (di­rec­ta o in­di­rec­ta), de la im­pru­den­cia.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay