ABC Color

Ser san­to pa­ra ser fe­liz

-

Mt 4,25 –5,12

Ce­le­bra­mos la so­lem­ni­dad de To­dos los San­tos, lo que sig­ni­fi­ca que ala­ba­mos a Dios por la obra ma­ra­vi­llo­sa que su gra­cia ha rea­li­za­do en una mu­che­dum­bre in­cal­cu­la­ble de her­ma­nos nues­tros, que ya dis­fru­tan de Su fe­liz com­pa­ñía.

No­so­tros co­no­ce­mos los san­tos ca­no­ni­za­dos, cu­yos nom­bres es­tán en el Mi­sal y de quien sa­be­mos los da­tos bá­si­cos de su vi­da y de sus tra­ba­jos. Sin em­bar­go, hay un sin­nú­me­ro de gen­te que es­tá con Dios, pe­ro que no sa­be­mos, prác­ti­ca­men­te, na­da de sus co­sas. Por ejem­plo: nues­tro bi­sa­bue­lo, o la abue­la de un pri­mo, o per­so­nas de otros con­ti­nen­tes y otros si­glos.

Hoy, ce­le­bra­mos To­dos los San­tos, pues to­dos han sa­bi­do ven­cer al mal y an­dar por los ca­mi­nos del Evan­ge­lio, y aho­ra son nues­tros in­ter­ce­so­res de­lan­te de la Ma­jes­tad Di­vi­na.

La Igle­sia, co­mo Ma­dre y Maes­tra, in­cul­ca el sen­ti­do de la “vo­ca­ción uni­ver­sal a la san­ti­dad”, pa­ra ex­pre­sar que to­dos los que es­ta­mos pe­re­gri­nan­do en es­te mun­do de­be­mos ser san­tos, pe­ro, no co­mo al­go “op­cio­nal”, sino co­mo el pri­mer de­ber de to­do bau­ti­za­do, y po­de­mos de­cir, de to­da per­so­na sen­sa­ta, que bus­ca el bien de los de­más.

Nun­ca nos ol­vi­de­mos de la con­tun­den­te pre­gun­ta de Je­sús: “¿De qué le sir­ve al hom­bre ga­nar el mun­do en­te­ro si pier­de a sí mis­mo?”.

Aho­ra, la pe­lo­ta es­tá en nues­tros pies y de­be­mos ha­cer mu­chos go­les. Pa­ra ven­cer el par­ti­do, me­re­cer la fa­ja de cam­peón y la co­ro­na de glo­ria, Je­sús nos en­se­ña las bie­na­ven­tu­ran­zas.

To­dos que­re­mos ser fe­li­ces y hay ca­mi­nos ver­da­de­ros que nos lle­van a es­to, pe­ro hay ca­mi­nos bes­tia­les, que nos des­pa­chan pa­ra el la­do opues­to.

Con las bie­na­ven­tu­ran­zas Él en­se­ña a com­ba­tir las fa­la­cias del mun­do y de la so­cie­dad de con­su­mo, y mues­tra có­mo fun­cio­nan los cri­te­rios de Dios, que, afor­tu­na­da­men­te, son di­fe­ren­tes de los ra­zo­na­mien­tos hu­ma­nos, tan mar­ca­dos por las va­ni­da­des, y a ve­ces, por trau­mas psí­qui­cos de amar­gas con­se­cuen­cias.

Las bie­na­ven­tu­ran­zas ma­ni­fies­tan las ac­ti­tu­des pro­pias de quie­nes op­tan por el Reino de Dios, o sea, por las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les mar­ca­das por el ejem­plo de Je­su­cris­to.

La pri­me­ra de ellas es la más im­por­tan­te, y tal vez, la más di­fí­cil de com­pren­der: “Fe­li­ces los que tie­nen al­ma de po­bres, por­que a ellos les per­te­ne­ce el Reino de los cie­los”.

Vi­vir las ocho bie­na­ven­tu­ran­zas con­du­ce a una pro­fun­da fe­li­ci­dad, por­que le ha­ce a uno se­me­jan­te a Je­sús en su em­pe­ño por la jus­ti­cia dis­tri­bu­ti­va, por la to­le­ran­cia con los pe­sa­dos, por la pu­re­za de co­ra­zón, li­bre de in­de­cen­cias, por la mi­se­ri­cor­dia y por la cons­truc­ción de la paz.

Paz y bien. hno­joe­mar@gmail.com

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay