ABC Color

Cues­tio­na­do juez ex­pe­ri­men­tó lla­ma­ti­vo cre­ci­mien­to pa­tri­mo­nial

El cues­tio­na­do juez pe­nal de Ga­ran­tías Elio Ru­bén Ove­lar Fru­tos ex­pe­ri­men­tó un lla­ma­ti­vo cre­ci­mien­to pa­tri­mo­nial en sus años en la fun­ción pú­bli­ca. De­cla­ró un in­cre­men­to pa­tri­mo­nial de ca­si 1.400%. De an­dar en un pe­que­ño au­to­mó­vil usa­do, pa­só a una camion

-

La pa­re­ja con­for­ma­da por el juez pe­nal de ga­ran­tías Elio Ove­lar y la fis­cal Mar­le­ne Gon­zá­lez, es una de tan­tas fa­mi­lias que de­jó atrás los años de mo­des­to pa­sar pa­ra vi­vir aco­mo­da­dos gra­cias al suel­do que re­ci­ben del di­ne­ro pú­bli­co.

Así al me­nos lo re­ve­lan las di­fe­ren­tes de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das que pre­sen­ta­ron am­bos. De pe­que­ño au­to a ca­mio­ne­ta de lujo

La pri­me­ra de­cla­ra­ción ju­ra­da pre­sen­ta­da por el cues­tio­na­do juez Ove­lar data de 1995.

En ese en­ton­ces, Ove­lar de­cla­ró te­ner un in­mue­ble ubi­ca­do en el dis­tri­to de San­tí­si­ma Tri­ni­dad de la ca­pi­tal, ta­sa­do en G. 100 mi­llo­nes; y otro lo­te ubi­ca­do en Vi­lle­ta, va­lo­ra­do en G. 20 mi­llo­nes.

A ello ha­bía que su­mar­le un Peu­geot 504 mo­de­lo 1994, va­lua­do en aquel en­ton­ces en G. 16 mi­llo­nes y una ca­ja de aho­rro de G. 6 mi­llo­nes.

Ove­lar no po­seía na­da más y su pa­tri­mo­nio ne­to al­can­za­ba ape­nas unos G. 142 mi­llo­nes.

El pa­so del tiem­po le son­rió al juez y lle­gó el buen pa­sar. Pa­ra 2013, su pa­tri­mo­nio ha­bía su­pe­ra­do los G. 1.679 mi­llo­nes.

Del mo­des­to au­ti­to ya so­lo que­da­ban los re­cuer­do pa­ra Ove­lar, que en ese en­ton­ces an­da­ba ya en una ca­mio­ne­ta To­yo­ta 0 km año 2012 y ta­sa­da, se­gún él mis­mo, en G. 200 mi­llo­nes.

La pro­pie­dad en San­tí­si­ma Tri­ni­dad

es­ta­ba va­lua­da ya en G. 900 mi­llo­nes y has­ta te­nía una ca­sa en San Ber­nar­dino, por va­lor de G. 195 mi­llo­nes.

Lo cu­rio­so del ca­so es que Ove­lar no su­po si­quie­ra lle­nar su de­cla­ra­ción ju­ra­da en 2013. Por ejem­plo, en el re­su­men de ac­ti­vos pu­so so­lo el di­ne­ro que re­ci­bía co­mo suel­do y en pa­si­vos las cuo­tas de sus deu­das to­ta­les. No hi­zo la su­ma­to­ria to­tal. Ca­si 1.400% de cre­ci­mien­to

La úl­ti­ma de­cla­ra­ción ju­ra­da pre­sen­ta­da por Ove­lar data de fe­bre­ro de es­te año.

Pa­ra ese en­ton­ces, el juez de­cla­ró un pa­tri­mo­nio ne­to de G. 2.118 mi­llo­nes. La pro­pie­dad de San­tí­si­ma Tri­ni­dad es­ta­ba ta­sa­da ya en G. 1.300 mi­llo­nes, con cons­truc­cio­nes por cer­ca de G. 500 mi­llo­nes.

La ca­sa en San Ber­nar­dino, por su par­te, ya al­can­za­ba los G. 500 mi­llo­nes; de los cua­les, G. 400 mi­llo­nes co­rres­pon­dían a cons­truc­cio­nes.

Ove­lar vol­vió a cam­biar su ca­mio­ne­ta. Es­ta vez op­tó por una To­yo­ta For­tu­ner 2018 con un va­lor de G. 280 mi­llo­nes.

De­cla­ró una deu­da de ape­nas G. 22 mi­llo­nes y no hi­zo cons­tar cuen­ta ban­ca­ria al­gu­na, ni si­quie­ra la que de­be­ría uti­li­zar pa­ra per­ci­bir su re­mu­ne­ra­ción co­mo ma­gis­tra­do. Tam­po­co de­cla­ró pa­go de im­pues­tos co­mo el IRP. Fis­ca­la de jo­yas y obras de ar­tes

Por su par­te, la fis­ca­la Mar­le­ne Gon­zá­lez, tam­bién ex­pe­ri­men­tó un con­si­de­ra­ble cre­ci­mien­to pa­tri­mo­nial.

La pri­me­ra de­cla­ra­ción ju­ra­da que pre­sen­tó fue en 1999, co­mo je­fa del de­par­ta­men­to ju­rí­di­co del ex­tin­to Ban­co Na­cio­nal de la Vi­vien­da-Co­na­vi.

En ese en­ton­ces, sus ac­ti­vos al­can­za­ban G. 450 mi­llo­nes. Hi­zo fi­gu­rar la pro­pie­dad con­jun­ta con su ma­ri­do en San­tí­si­ma Tri­ni­dad, ta­sa­da ya en­ton­ces en G. 370 mi­llo­nes.

Ade­más, apa­re­cían dos vehícu­los por un to­tal de G. 45 mi­llo­nes, uno de los cua­les ha­bía si­do ad­qui­ri­do gra­cias a un prés­ta­mo de G. 34 mi­llo­nes.

Pa­ra 2015 –fe­cha de la que data la úl­ti­ma de­cla­ra­ción ju­ra­da de Gon­zá­lez pu­bli­ca­da por la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca–, la si­tua­ción pa­tri­mo­nial era to­tal­men­te di­fe­ren­te.

Pa­ra ese en­ton­ces, la agen­te fis­cal de­cla­ró un pa­tri­mo­nio ne­to de más de G. 3.104 mi­llo­nes.

Se­gún la fis­cal, la ca­sa en San­tí­si­ma Tri­ni­dad cos­ta­ba ya G. 2.000 mi­llo­nes; cinco año más tar­de, su ma­ri­do de­cla­ra­ría un va­lor in­fe­rior; mien­tras que la de San Ber­nar­dino ya es­ta­ba por los G. 410 mi­llo­nes.

Gon­zá­lez de­cla­ró ser due­ña de jo­yas por va­lor de G. 60 mi­llo­nes y obras de ar­te por un to­tal de G. 100 mi­llo­nes.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay