ABC Color

Rum­bo al pre­ci­pi­cio

-

Es­te año Pa­ra­guay ce­rra­rá sus cuen­tas con un sal­do ro­jo del 7,2% del PIB, equi­va­len­tes a 2.250 mi­llo­nes de dó­la­res, ca­si cua­tro ve­ces por en­ci­ma del to­pe es­ta­ble­ci­do en la ley de res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal (1,5% del PIB). La deu­da pú­bli­ca as­cen­día a 11.015 mi­llo­nes de dó­la­res an­tes de los úl­ti­mos em­prés­ti­tos apro­ba­dos y ter­mi­na­rá 2020 con un ra­tio del 33,1% del PIB, con­tra 22,7% de 2019, su­peran­do ya lar­ga­men­te la te­mi­da ba­rre­ra del 30%. Pa­ra col­mo, el fla­man­te mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ós­car Lla­mo­sas, no so­lo ra­ti­fi­có el plan de man­te­ner el al­to dé­fi­cit, sino que in­si­nuó que se po­dría lle­var el en­deu­da­mien­to a un ran­go de en­tre 40% y 50%. Si la so­cie­dad pa­ra­gua­ya no reac­cio­na, ter­mi­na­re­mos co­mo Ar­gen­ti­na. La men­ción de nues­tros ve­ci­nos no es gra­tui­ta y mu­cho me­nos pre­ten­de ser pe­yo­ra­ti­va. La que­ri­da y ri­ca Ar­gen­ti­na, na­ción de gran­des mu­je­res y hom­bres en prác­ti­ca­men­te to­dos los ám­bi­tos, con una es­plén­di­da his­to­ria de lo­gros ab­so­lu­ta­men­te ex­tra­or­di­na­rios, uno de los pri­me­ros paí­ses del mun­do en ven­cer el anal­fa­be­tis­mo, por men­cio­nar un ejem­plo, ha caí­do una y otra vez en el des­ca­la­bro eco­nó­mi­co, y ac­tual­men­te vuel­ve a en­fren­tar una si­tua­ción de­ses­pe­ran­te, por una úni­ca y ex­clu­si­va cau­sa: por gas­tar más de lo que pue­de. Pa­ra­guay es­tá ha­cien­do exac­ta­men­te lo mis­mo. Se di­rá que es­ta­mos le­jos to­da­vía de una cri­sis se­me­jan­te. Exac­ta­men­te, “to­da­vía”, por lo que hay que de­te­ner­se ya. Ar­gen­ti­na, co­mo to­dos los paí­ses que lle­ga­ron a esos ex­tre­mos, sin ex­cep­ción, em­pe­za­ron siem­pre de la mis­ma ma­ne­ra: for­zan­do un po­co los lí­mi­tes, elu­dien­do los cri­te­rios y las re­gu­la­cio­nes de pru­den­cia, con el dis­cur­so de que lo po­drán ma­ne­jar, de que más ade­lan­te se re­cu­pe­ra­rán los equi­li­brios, de que “un po­co de dé­fi­cit” o “un po­co de in­fla­ción” o “un po­co más de deu­da” es nor­mal, con du­do­sas pro­yec­cio­nes que ra­ra vez se cum­plen. Los ar­gu­men­tos tam­bién son siem­pre los mis­mos. Se ale­ga la ne­ce­si­dad de in­ver­tir en el desa­rro­llo o en pla­nes so­cia­les, de pro­mo­ver la reac­ti­va­ción, lo cual a me­nu­do no son más que fa­la­cias de­ma­gó­gi­cas, eu­fe­mis­mos pa­ra jus­ti­fi­car el de­rro­che, la ma­la prio­ri­za­ción, la in­efi­cien­cia del sec­tor pú­bli­co, cuan­do no di­rec­ta­men­te la co­rrup­ción y el clien­te­lis­mo po­lí­ti­co. Esos dis­cur­sos y ar­gu­men­tos son cal­ca­dos a los que se es­cu­chan hoy en Pa­ra­guay. El Go­bierno se es­cu­da en la cri­sis del co­vid por ha­ber­se sal­ta­do to­dos los pa­rá­me­tros de sostenibil­idad ma­cro­eco­nó­mi­ca que, mal o bien, se ha­bían ve­ni­do res­pe­tan­do his­tó­ri­ca­men­te en el país. Y en vez de vol­ver rá­pi­da­men­te a en­cua­drar­se den­tro de esos mar­cos de res­pon­sa­bi­li­dad, pro­po­ne más gas­to, más deu­da, más sub­si­dios, con la con­sig­na de “Ña­pu’ã Pa­ra­guay”. Con­cre­ta­men­te, en vez de reade­cuar­se de una vez a la ley, plan­tea un “plan de con­ver­gen­cia” a cua­tro años, con un dé­fi­cit de 4% del PIB en 2021; de 2,8% en 2022; de 2,1% en 2023; pa­ra so­lo vol­ver al to­pe del 1,5% en 2024. En otras pa­la­bras, Ma­rio Ab­do Be­ní­tez plan­tea gas­tar mu­cho más de lo que se pue­de en lo que le res­ta de man­da­to, de­ján­do­le la cuen­ta a los que ven­gan des­pués. En el dudoso ca­so de que se cum­pla el “plan” –da­do que lo más pro­ba­ble es que le to­men el gus­to y los nú­me­ros ro­jos tien­dan a cre­cer, an­tes que a dis­mi­nuir–, pa­ra 2024 el país ha­brá acu­mu­la­do tre­ce años con­se­cu­ti­vos de dé­fi­cit fis­cal, cinco de los cua­les por en­ci­ma del to­pe pru­den­cial. Bas­ta re­pa­sar la ex­pe­rien­cia de los paí­ses de la re­gión pa­ra pre­sa­giar lo que eso im­pli­ca. La ra­zón es­gri­mi­da es que, an­te la pro­yec­ta­da caí­da de las re­cau­da­cio­nes por la re­ce­sión, no que­da más re­me­dio que man­te­ner un ni­vel al­to de dé­fi­cit y re­cu­rrir a más en­deu­da­mien­to pa­ra dar mar­gen de ma­nio­bra a las ne­ce­sa­rias in­ver­sio­nes pú­bli­cas, con el fin de im­pul­sar la reac­ti­va­ción. Al­gu­nos ana­lis­tas con­si­de­ran que ello po­dría ser inevi­ta­ble en 2021, pe­ro que en 2022 se tie­ne que vol­ver al to­pe le­gal .Es lo mí­ni­mo que hay que re­cla­mar. Sin em­bar­go, in­de­pen­dien­te­men­te de ta­les con­si­de­ra­cio­nes, ¿qué ga­ran­tías exis­ten de que un ma­yor dé­fi­cit y una ma­yor deu­da re­dun­da­rán en be­ne­fi­cio de la ciu­da­da­nía y de la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca? En los úl­ti­mos nue­ve me­ses es­te Go­bierno, con la anuen­cia del Con­gre­so, in­cre­men­tó la deu­da pú­bli­ca en 2.156 mi­llo­nes de dó­la­res, ¿es­ta­mos me­jor que an­tes? Si por lo me­nos se hu­bie­ran uti­li­za­do los re­cur­sos pa­ra te­ner a es­tas al­tu­ras un sis­te­ma de sa­lud pú­bli­ca de pri­mer ni­vel, con los hos­pi­ta­les en con­di­cio­nes, equi­pa­dos y abas­te­ci­dos, se po­dría de­cir que va­lió la pe­na. Tris­te­men­te, no es el ca­so. Nues­tro país ve­nía man­te­nien­do un en­vi­dia­ble pro­ce­so de cre­ci­mien­to con re­la­ti­va es­ta­bi­li­dad y pau­la­ti­na re­duc­ción de la po­bre­za. La ten­den­cia ya co­men­zó a re­ver­tir­se du­ran­te el go­bierno de Ho­ra­cio Car­tes, cuan­do se em­pe­zó a dis­pa­rar el en­deu­da­mien­to. Con Ma­ri­to la bo­la de nie­ve se es­tá vol­vien­do im­pa­ra­ble. De­te­ner­la de­pen­de de la gen­te, de los con­tri­bu­yen­tes, de los que tra­ba­jan pa­ra man­te­ner el Es­ta­do; hay que po­ner­se fir­mes y exi­gir que se vuel­va cuan­to an­tes a una si­tua­ción de equi­li­brio ra­zo­na­ble. Es­te Go­bierno ya tu­vo un che­que en blan­co, no se me­re­ce otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay