ABC Color

EDI­TO­RIAL

- Financial Accounting · Corporate Finance · Finance · Business · Office of the Comptroller General of Colombia · Audit · Asuncion

Mu­ni­ci­pa­li­dad, “ca­ja chi­ca” (o gran­de) de in­ten­den­tes y con­ce­ja­les. La Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca pre­sen­tó al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co sie­te con­tun­den­tes de­nun­cias so­bre la ges­tión del exin­ten­den­te asun­ceno Ma­rio Fe­rrei­ro y la del su­ce­sor Ós­car Ro­drí­guez, cuan­do es­te pre­si­día la Jun­ta Mu­ni­ci­pal. Su au­di­to­ría abar­có los ejer­ci­cios fis­ca­les 2018 y 2019 y de­tec­tó, por de pron­to, un da­ño pa­tri­mo­nial de na­da me­nos que ¡357.169.527.115 gua­ra­níes!, en di­ver­sos con­cep­tos. La se­rie de ili­ci­tu­des fue reite­ra­da­men­te se­ña­la­da por la pren­sa, pe­ro no tan­to por los con­ce­ja­les, pe­se a que el sis­te­ma de con­trol in­terno de la ad­mi­nis­tra­ción fi­nan­cie­ra mu­ni­ci­pal es­tá a car­go de los edi­les y del ór­gano au­di­tor que de­ter­mi­na la In­ten­den­cia. Es de re­cor­dar que los miem­bros de la Jun­ta Mu­ni­ci­pal son per­so­nal­men­te res­pon­sa­bles, con sus bie­nes, por los per­jui­cios cau­sa­dos a la Mu­ni­ci­pa­li­dad por ac­tos y ope­ra­cio­nes que au­to­ri­cen con­tra las nor­ma­ti­vas vi­gen­tes. An­te tan­tas evi­den­cias de ra­pi­ña por par­te de sus “re­pre­sen­tan­tes”, los asun­ce­nos y las asun­ce­nas ya no de­ben se­guir eli­gien­do a sin­ver­güen­zas pa­ra que ro­ben en su nom­bre. Más bien tie­nen que re­cla­mar que los la­dro­nes pú­bli­cos va­yan a pa­rar a la cár­cel.

La Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca pre­sen­tó al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co sie­te con­tun­den­tes de­nun­cias so­bre la ges­tión del exin­ten­den­te asun­ceno Ma­rio Fe­rrei­ro yla del su­ce­sor Ós­car Ro­drí­guez, cuan­do es­te pre­si­día la Jun­ta Mu­ni­ci­pal. Su au­di­to­ría abar­có los ejer­ci­cios fis­ca­les 2018 y 2019, y de­tec­tó, por de pron­to, un da­ño pa­tri­mo­nial de na­da me­nos que ¡357.169.527.115 gua­ra­níes!, co­mo re­sul­ta­do del uso de bo­nos pa­ra fi­nan­ciar “ca­jas chi­cas”, del pa­go a fun­cio­na­rios que no tra­ba­ja­ban, de la fal­ta de co­bro a per­mi­sio­na­rios del Mer­ca­do de Abas­to, de la eje­cu­ción de lo re­cau­da­do en im­pues­to in­mo­bi­lia­rio y pa­ten­tes de ro­da­dos, de la cons­truc­ción de la “bi­ci­sen­da” y del “Pa­seo de las Lu­ces”, de la omi­sión del co­bro por la ba­su­ra de otros mu­ni­ci­pios re­co­gi­da en el ver­te­de­ro de Ca­teu­ra y del en­cu­bri­mien­to a su con­ce­sio­na­ria Em­po SRL, pre­sun­ta eva­so­ra fis­cal. Es­ta se­rie de ili­ci­tu­des fue reite­ra­da­men­te se­ña­la­da por la pren­sa, pe­ro no tan­to por los con­ce­ja­les, co­mo el hoy dipu­tado Hu­go Ramírez (ANR) y su co­le­ga pro­vi­so­rio en el Con­gre­so Au­gus­to Wag­ner (PLRA), am­bos de lar­go ejer­ci­cio en la Jun­ta Mu­ni­ci­pal asun­ce­na, pe­se a que el sis­te­ma de con­trol in­terno de la ad­mi­nis­tra­ción fi­nan­cie­ra mu­ni­ci­pal es­tá a car­go de los edi­les y del ór­gano au­di­tor que de­ter­mi­na la In­ten­den­cia.

Es de re­cor­dar, una vez más, que los miem­bros de la Jun­ta Mu­ni­ci­pal son per­so­nal­men­te res­pon­sa­bles, con sus bie­nes, por los per­jui­cios cau­sa­dos a la Mu­ni­ci­pa­li­dad por ac­tos y ope­ra­cio­nes que au­to­ri­cen con­tra las nor­ma­ti­vas vi­gen­tes, sal­vo quie­nes hi­cie­ron cons­tar su di­si­den­cia en el ac­ta de la se­sión o se ha­lla­ron au­sen­tes con per­mi­so. Es­to sig­ni­fi­ca que la pes­qui­sa fis­cal tam­bién de­be al­can­zar a los con­ce­ja­les, da­do que un da­ño pa­tri­mo­nial de tal mag­ni­tud co­mo el de­nun­cia­do no se ha­bría po­di­do co­me­ter sin la par­ti­ci­pa­ción, por ac­ti­va o por pa­si­va, del “ór­gano nor­ma­ti­vo, de con­trol y de­li­be­ran­te”, al de­cir de la ley. Des­de lue­go, tam­bién el in­ten­den­te y los fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les, co­mo los de la Au­di­to­ría In­ter­na que na­da ad­vir­tie­ron, es­tán su­je­tos a la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil y pe­nal por el in­cum­pli­mien­to de la Ley Or­gá­ni­ca Mu­ni­ci­pal (LOM).

Re­sul­ta cla­ro que las fe­cho­rías no em­pe­za­ron con la ad­mi­nis­tra­ción de Ma­rio Fe­rrei­ro, de mo­do que es la­men­ta­ble que el desem­pe­ño de su an­te­ce­sor –el ac­tual dipu­tado Ar­nal­do Sa­ma­nie­go (ANR)– nun­ca ha­ya si­do ob­je­to de una au­di­to­ría tan mi­nu­cio­sa co­mo la co­men­ta­da. Es de pre­su­mir que si la Con­tra­lo­ría hu­bie­se cum­pli­do con su de­ber, el su­so­di­cho no es­ta­ría en­lo­dan­do hoy un es­ca­ño, en re­pre­sen­ta­ción de sus pro­pias víc­ti­mas, es de­cir, los po­bla­do­res de Asun­ción. Des­de ha­ce lar­gos años, en la Mu­ni­ci­pa­li­dad ca­pi­ta­li­na se vie­ne ro­ban­do y per­mi­tien­do ro­bar, a dies­tra y si­nies­tra. Ella se ha con­ver­ti­do en una fuen­te irre­gu­lar de co­pio­sos in­gre­sos que, en cier­tos ca­sos, han ser­vi­do in­clu­so pa­ra to­mar el Con­gre­so por asal­to. Es de­cir, la con­ce­ja­lía es un fruc­tí­fe­ro tram­po­lín pa­ra ate­rri­zar en una ban­ca del Po­der Le­gis­la­ti­vo. Allí no hay dis­tin­ción de ban­de­rías po­lí­ti­cas, es de­cir, exis­te un am­plio con­sen­so en cuan­to a la con­ve­nien­cia de apro­ve­char el car­go pa­ra au­men­tar el pa­tri­mo­nio par­ti­cu­lar a ex­pen­sas del mu­ni­ci­pal.

Si las con­tra­ta­cio­nes pú­bli­cas se pres­tan a di­ver­sos ama­ños, la cues­tión se agra­va cuan­do, co­mo ocu­rre en es­te ni­vel po­lí­ti­co-ad­mi­nis­tra­ti­vo, ellas no de­pen­den de au­to­ri­za­cio­nes o apro­ba­cio­nes de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Con­tra­ta­cio­nes Pú­bli­cas, cu­yas atri­bu­cio­nes se li­mi­tan aquí a co­mu­ni­car la irre­gu­la­ri­dad que de­tec­te en el pro­ce­di­mien­to a la Con­tra­lo­ría y a la Jun­ta Mu­ni­ci­pal, pa­ra que es­tos ór­ga­nos ejer­zan sus fun­cio­nes de con­trol. La zo­rra cui­dan­do del ga­lli­ne­ro: los con­ce­ja­les no so­lo aprue­ban, re­cha­zan o mo­di­fi­can el plie­go de ba­ses y con­di­cio­nes, sino que tam­bién aprue­ban la ad­ju­di­ca­ción de las li­ci­ta­cio­nes. ¿Es pre­su­mi­ble que los edi­les tra­ten de co­rre­gir al­go tor­ci­do que apro­ba­ron pa­ra su pro­pia con­ve­nien­cia? De­fi­ni­ti­va­men­te, no. Por eso es pre­ci­so sub­ra­yar la res­pon­sa­bi­li­dad del “le­gis­la­ti­vo” mu­ni­ci­pal, por­que la ciu­da­da­nía pa­re­ce creer que la co­rrup­ción es un pe­ca­do ex­clu­si­vo del in­ten­den­te.

Más allá de cuan­to ha­ga pron­to y bien el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y de la ne­ce­si­dad de mo­di­fi­car la LOM en lo que ha­ce al ré­gi­men de con­tra­ta­ción mu­ni­ci­pal, los in­for­mes de la Con­tra­lo­ría ya de­be­rían ser­vir de ba­se su­fi­cien­te pa­ra que el Po­der Eje­cu­ti­vo, pre­vio acuer­do de la Cá­ma­ra Ba­ja, dis­pon­ga la in­ter­ven­ción de la Mu­ni­ci­pa­li­dad ca­pi­ta­li­na “por gra­ve irre­gu­la­ri­dad en la eje­cu­ción del Pre­su­pues­to o en la ad­mi­nis­tra­ción de sus bie­nes”. Ur­ge lim­piar ese es­ta­blo, lleno de in­mun­di­cias de to­dos los co­lo­res par­ti­da­rios. Na­tu­ral­men­te, na­da ase­gu­ra que la in­ter­ven­ción con­lle­ve el sa­nea­mien­to re­que­ri­do, pe­ro al­go ha­brá que in­ten­tar pa­ra que la po­bla­ción asun­ce­na no si­ga sien­do pre­sa de un la­tro­ci­nio sis­te­má­ti­co. Por su par­te, ella de­be­ría pres­tar su­ma aten­ción a la ca­li­dad mo­ral e in­te­lec­tual de quie­nes se­rán can­di­da­tos en los pró­xi­mos co­mi­cios.

Lo que sur­ge cla­ra­men­te de es­te des­ca­la­bro que afec­ta a la Mu­ni­ci­pa­li­dad ca­pi­ta­li­na por obra y gra­cia de sus au­to­ri­da­des, que de­frau­dan a los con­tri­bu­yen­tes con tan­to des­ca­ro, es que los asun­ce­nos y las asun­ce­nas ya no pue­den elu­dir su res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca en el mo­men­to de ele­gir. An­te tan­tas evi­den­cias de ra­pi­ña por par­te de sus “re­pre­sen­tan­tes”, ya no de­ben se­guir eli­gien­do a sin­ver­güen­zas pa­ra que ro­ben en su nom­bre. Más bien tie­nen que re­cla­mar que los la­dro­nes pú­bli­cos va­yan a pa­rar a la cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay