ABC Color

Se si­guen ri­fan­do los in­tere­ses del Pa­ra­guay en las en­ti­da­des bi­na­cio­na­les.

- Paraguay · Fidel Castro · Hugo Chavez · Itaipu Binacional · Brazil · Brazil national football team · Argentina · Horacio Cartes · Este · Mario Abdo Benítez · Eletrobras · Parana · Alfredo Stroessner · Government of Argentina

Cuan­do se es­cu­cha ha­blar a las au­to­ri­da­des de las en­ti­da­des bi­na­cio­na­les, uno cree­ría que es­tán im­bui­das de pa­trio­tis­mo, que de­fien­den los in­tere­ses na­cio­na­les en las mis­mas y que quie­ren el bie­nes­tar de los pa­ra­gua­yos. Sin em­bar­go, la reali­dad es bien dis­tin­ta. En un ac­to pú­bli­co, y en pre­sen­cia del pre­si­den­te Ma­rio Ab­do Be­ní­tez, el di­rec­tor pa­ra­gua­yo de la EBY, Ni­ca­nor Duar­te Fru­tos, fus­ti­gó a go­ber­nan­tes y au­to­ri­da­des que, se­gún di­jo, quie­ren usar al Es­ta­do pa­ra sus pro­pios fi­nes y ha­cer­se de di­ne­ro, a ex­pen­sas de las ne­ce­si­da­des del pue­blo. De­be re­cor­dar­se que el pro­pio Duar­te Fru­tos, de ori­gen hu­mil­de, acre­cen­tó con­si­de­ra­ble­men­te sus bie­nes tras in­gre­sar en la fun­ción pú­bli­ca. A con­ti­nua­ción, re­cor­dan­do se­gu­ra­men­te su re­la­ción con Fi­del Cas­tro y Hu­go Chávez, ins­tó a las go­ber­na­cio­nes y mu­ni­ci­pa­li­da­des a for­ta­le­cer­se pa­ra evi­tar que “el sec­tor pri­va­do ha­ga lo que quie­ra”. Mien­tras tan­to, el Pa­ra­guay con­ti­núa sien­do un con­vi­da­do de pie­dra en las dos gran­des usi­nas bi­na­cio­na­les, Itai­pú con Bra­sil y Yacy­re­tá con Ar­gen­ti­na.

Cuan­do se es­cu­cha ha­blar a las au­to­ri­da­des de las en­ti­da­des bi­na­cio­na­les, uno cree­ría que es­tán im­bui­das de pa­trio­tis­mo, que de­fien­den los in­tere­ses na­cio­na­les en las mis­mas y que quie­ren el bie­nes­tar de los pa­ra­gua­yos. Sin em­bar­go, la reali­dad es bien dis­tin­ta.

Ayer mis­mo, en un ac­to pú­bli­co al que dio un ses­go po­lí­ti­co par­ti­da­rio, y en pre­sen­cia del pre­si­den­te Ma­rio Ab­do Be­ní­tez, el di­rec­tor pa­ra­gua­yo de la En­ti­dad Bi­na­cio­nal Yacy­re­tá (EBY), Ni­ca­nor Duar­te Fru­tos, pro­nun­ció un dis­cur­so que pa­re­cie­ra pro­ve­nir de un hom­bre pro­fun­da­men­te preo­cu­pa­do por la ciu­da­da­nía. Fus­ti­gó a go­ber­nan­tes y au­to­ri­da­des que, se­gún di­jo, quie­ren usar al Es­ta­do pa­ra sus pro­pios fi­nes y ha­cer­se de di­ne­ro, a ex­pen­sas de las ne­ce­si­da­des del pue­blo. De­be re­cor­dar­se que el pro­pio

Duar­te Fru­tos, de ori­gen hu­mil­de, acre­cen­tó con­si­de­ra­ble­men­te sus bie­nes tras in­gre­sar en la fun­ción pú­bli­ca.

A con­ti­nua­ción, re­cor­dan­do se­gu­ra­men­te su re­la­ción con Fi­del Cas­tro y Hu­go Chávez, ins­tó a las go­ber­na­cio­nes y mu­ni­ci­pa­li­da­des a for­ta­le­cer­se pa­ra evi­tar que “el sec­tor pri­va­do ha­ga lo que quie­ra”.

Mien­tras tan­to, el Pa­ra­guay con­ti­núa sien­do un con­vi­da­do de pie­dra en las dos gran­des usi­nas bi­na­cio­na­les, Itai­pú con Bra­sil y Yacy­re­tá con Ar­gen­ti­na.

Úl­ti­ma­men­te, una con­tro­ver­sia sus­ci­ta­da en­tre AN­DE y Ele­tro­bras en la ad­mi­nis­tra­ción de Itai­pú po­ne al des­cu­bier­to la sis­te­má­ti­ca pre­emi­nen­cia de ges­tión –téc­ni­ca y fi­nan­cie­ra– de par­te del Bra­sil, cu­yo efec­to re­cae in­va­ria­ble­men­te en per­jui­cio del Es­ta­do pa­ra­gua­yo. Y la bo­chor­no­sa iro­nía es que en to­dos los ca­sos sus­ci­ta­dos, en vez de plan­tar­se y de­fen­der los in­tere­ses de la na­ción, los

Gobiernos pa­ra­gua­yos de turno han op­ta­do por fun­gir co­mo cóm­pli­ces y en­cu­bri­do­res de las tra­pi­son­das fra­gua­das por nues­tros so­cios de la mar­gen iz­quier­da del Pa­ra­ná.

La bra­si­le­ña Ele­tro­bras se ha ne­ga­do ca­te­gó­ri­ca­men­te a pa­gar a Itai­pú su cuen­ta de US$ 54.968.689 por el su­mi­nis­tro de elec­tri­ci­dad de oc­tu­bre de 2018, a más de los US$ 11.131.159 de re­car­go mo­ra­to­rio. Más aún, pre­ten­de ti­rar el far­do so­bre las es­pal­das de su con­tra­par­te AN­DE, el sem­pi­terno chi­vo ex­pia­to­rio, mer­ced a la tra­di­cio­nal ac­ti­tud de con­ni­ven­cia y en­cu­bri­mien­to de los go­ber­nan­tes pa­ra­gua­yos de turno y sus ad­lá­te­res. An­te tan­tos pre­ce­den­tes en tal sen­ti­do, no es de sos­la­yar la po­si­bi­li­dad de que el pre­si­den­te Ma­rio Ab­do Be­ní­tez aca­be acep­tan­do la ne­ga­ti­va de la em­pre­sa bra­si­le­ña de pa­gar su cuen­ta a Itai­pú, la mi­tad de ella per­te­ne­cien­te al Pa­ra­guay. O lo que se­ría más hu­mi­llan­te aún, que se­cre­ta­men­te or­de­ne a la AN­DE que la pa­gue, pa­ra que Pa­ra­guay no que­de co­mo un “pi­llo o pea­je­ro”, co­mo ya lo hi­cie­ra en oca­sión de sus­cri­bir se­cre­ta­men­te la de­ro­ga­da Ac­ta Bi­la­te­ral del 24 de ma­yo de 2019.

Pa­san­do al es­ce­na­rio de la En­ti­dad Bi­na­cio­nal Yacy­re­tá (EBY), el pa­no­ra­ma es más de­vas­ta­dor: por el Acuer­do Car­tes-Ma­cri se acep­tó sin chis­tar que la deu­da de la en­ti­dad con el Te­so­ro ar­gen­tino que­da­ra fi­ja­da en más de US$ 4.000 mi­llo­nes, sin que la mis­ma fue­ra au­di­ta­da por la Con­tra­lo­ría de nues­tro país. Es más, se pos­ter­gó ale­gre­men­te por 10 años el pa­go de más de US$ 1.000 mi­llo­nes a nues­tro país por te­rri­to­rio inun­da­do, jus­to en un tiem­po en que nues­tro país se es­tá en­deu­dan­do has­ta la co­ro­ni­lla. To­do es­to, con la abier­ta com­pli­ci­dad del ex­pre­si­den­te Ho­ra­cio Car­tes y el en­cu­bri­mien­to de sus ad­lá­te­res des­ta­ca­dos co­mo di­rec­to­res en la en­ti­dad. Com­pli­ci­dad y en­cu­bri­mien­to que se­gu­ra­men­te ha te­ni­do su pre­cio pa­ra be­ne­fi­cio per­so­nal a ex­pen­sas de los in­tere­ses del pue­blo pa­ra­gua­yo.

Con res­pec­to a la abul­ta­da deu­da de la EBY con el Te­so­ro ar­gen­tino, el pro­pio di­rec­tor ac­tual, el men­cio­na­do Duar­te Fru­tos, re­co­no­ció ha­ce al­gún tiem­po que du­ran­te su ges­tión de Go­bierno, di­cha deu­da era es­ti­ma­da en so­lo unos US$ 2.000 mi­llo­nes, va­le de­cir, la mi­tad de los que Ho­ra­cio Car­tes acep­tó. Va­ya uno a ima­gi­nar­se a qué se des­ti­nó la bru­tal plus­va­lía fi­nal­men­te con­ve­ni­da, que por mi­tad es un ro­bo a los in­tere­ses eco­nó­mi­cos del pue­blo pa­ra­gua­yo cu­ya ta­sa de po­bre­za tras la pan­de­mia su­birá más del 29 por cien­to.

La ver­dad de­be ser di­cha: des­de Stroess­ner has­ta nues­tros tiem­pos, por co­di­cia per­so­nal, nues­tros go­ber­nan­tes se han ca­rac­te­ri­za­do por su pro­pen­sión a ri­far los in­tere­ses na­cio­na­les en jue­go en las bi­na­cio­na­les en cuan­ta opor­tu­ni­dad se les ha pre­sen­ta­do en el ca­si me­dio si­glo de vi­gen­cia de los res­pec­ti­vos tra­ta­dos. Es­te es el mo­derno in­for­tu­nio del Pa­ra­guay que no aca­ba­rá has­ta que nues­tro pue­blo, a tra­vés de los lí­de­res de la so­cie­dad ci­vil, to­men la ini­cia­ti­va de una cru­za­da de dig­ni­fi­ca­ción na­cio­nal de la po­lí­ti­ca de Go­bierno.

Dos desafíos tie­nen ac­tual­men­te en puer­tas en tal sen­ti­do las ge­ne­ra­cio­nes de pa­ra­gua­yos: la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do en oca­sión de la re­vi­sión del Anexo C en Itai­pú y la re­vi­sión del fa­tí­di­co Acuer­do Car­tes-Ma­cri. Es­to úl­ti­mo im­pli­ca la es­tra­té­gi­ca ne­ce­si­dad del Pa­ra­guay de po­ner or­den en esa jun­gla de ma­ne­jo ad­mi­nis­tra­ti­vo y fi­nan­cie­ro que en­vuel­ve al “mo­nu­men­to a la co­rrup­ción”, don­de los ar­gen­ti­nos ha­cen lo que quie­ren con la com­pli­ci­dad de nues­tras au­to­ri­da­des. In­creí­ble­men­te, ahí ocu­rren bar­ba­ri­da­des en­cu­bier­tas por quie­nes de­ben ve­lar por los in­tere­ses del Pa­ra­guay. Por ejem­plo: A co­mien­zos de 2017, el en­ton­ces di­rec­tor pa­ra­gua­yo de la EBY, in­ge­nie­ro Án­gel Re­cal­de, de­cla­ró an­te un me­dio de pren­sa que la fac­tu­ra­ción anual de la EBY ha­bía caí­do de los US$ 900 mi­llo­nes por año a so­lo US$ 700 por­que el Go­bierno ar­gen­tino ha­bía de­ci­di­do re­ba­jar la ta­ri­fa que era de US$ 38/Mwh con el rea­jus­te pre­vis­to en la NR 92, a los US$ 30/Mwh ini­cial­men­te es­ta­ble­ci­do en la mis­ma. US$ 200 mi­llo­nes –la mi­tad di­ne­ro del Pa­ra­guay– ale­gre­men­te es­ca­mo­tea­do por la Ar­gen­ti­na con la to­tal com­pli­ci­dad y en­cu­bri­mien­to de nues­tros pro­pios mi­se­ra­bles go­ber­nan­tes.

¡Al Pa­ra­guay le es­pe­ra un trá­gi­co des­tino con la cla­se de au­to­ri­da­des que ele­gi­mos! ¡Es ho­ra de un vuel­co del des­tino si que­re­mos res­ca­tar a nues­tro país de ma­nos de los go­ber­nan­tes ven­de­pa­trias!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay