ABC Color

De­nun­cian a la jue­za del clan ZI

La jue­za Cinthia Gar­ce­te, quien blan­queó al se­na­dor car­tis­ta Ja­vier Za­ca­rías Irún, no so­lo mos­tró un ver­ti­gi­no­so cre­ci­mien­to pa­tri­mo­nial sino que ade­más ha­bría eva­di­do im­pues­tos, se­gún el ti­tu­lar del Co­le­gio de Abo­ga­dos del Al­to Pa­ra­ná, Mau­ro Ba­rre­to.

-

CIU­DAD DEL ES­TE (De nues­tra re­dac­ción re­gio­nal). El pre­si­den­te del Co­le­gio de Abo­ga­dos del Al­to Pa­ra­ná, Mau­ro Ba­rre­to, afir­ma que la pro­tec­ción po­lí­ti­ca a cues­tio­na­dos jue­ces de la Sex­ta Cir­cuns­crip­ción Ju­di­cial si­gue in­tac­ta. Mu­chos de los ma­gis­tra­dos acu­mu­la­ron enor­mes for­tu­nas pe­ro nun­ca fue­ron in­ves­ti­ga­dos. Es el ca­so de la blan­quea­do­ra en el jui­cio al clan Za­ca­rías, Cinthia María Gar­ce­te Uru­na­ga, quien no so­lo mos­tró un ver­ti­gi­no­so au­men­to pa­tri­mo­nial sino que ade­más eva­de im­pues­tos.

La jue­za Gar­ce­te ini­ció su ca­rre­ra en la fun­ción pú­bli­ca co­mo una mo­des­ta ac­tua­ria ju­di­cial con un exi­guo sa­la­rio y pa­tri­mo­nio de ape­nas G. 17 mi­llo­nes. Des­de que ac­ce­dió al car­go de De­fen­so­ra Pú­bli­ca y lue­go ma­gis­tra­da en es­ta zo­na del país, su pa­tri­mo­nio cre­ció de for­ma con­si­de­ra­ble y el año pa­sa­do sus ac­ti­vos su­pe­ra­ban los G. 1.584 mi­llo­nes. Su pa­tri­mo­nio ne­to era de G. 947 mi­llo­nes.

Sin em­bar­go, la ma­gis­tra­da no pa­gó ni un so­lo gua­ra­ní co­mo Im­pues­to a la Ren­ta Per­so­nal (IRP), se­gún da­tos del la Sub­se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Tri­bu­ta­ción SET. El abo­ga­do Ba­rre­to di­jo que in­clu­so re­cién es­te año se ins­cri­bió co­mo con­tri­bu­yen­te del Es­ta­do.

En­tre los nue­vos pa­tri­mo­nios de la jue­za fi­gu­ran una enor­me ca­sa en el ba­rrio San José de es­ta ciu­dad, que es­tre­nó es­te año. A sim­ple vis­ta es una vi­vien­da re­cien­te­men­te cons­trui­da, de dos ni­ve­les, con una im­pe­ca­ble fa­cha­da. Igual­men­te, se­gún de­nun­cia de abo­ga­dos, es­te año le ob­se­quió una lu­jo­sa ca­mio­ne­ta va­lua­da en unos US$ 70.000 a su pa­re­ja, el abo­ga­do Luis Gi­mé­nez.

Pa­ra el ju­ris­ta Ba­rre­to, la jue­za Gar­ce­te Uru­na­ga no so­lo de­be ser in­ves­ti­ga­da por eva­sión de im­pues­tos sino tam­bién por un su­pues­to en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to e in­clu­so la­va­do de di­ne­ro, pues de­be ex­pli­car el ori­gen de su pa­tri­mo­nio. Con­si­de­ran­do su suel­do, mal po­dría pa­gar los lu­jos de los cua­les alar­dea, in­di­ca.

Se­gún el pro­fe­sio­nal del fo­ro, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­be­ría ini­ciar una pes­qui­sa de ofi­cio pe­ro las­ti­mo­sa­men­te el po­der po­lí­ti­co si­gue brin­dan­do pro­tec­ción y blin­da­je a cues­tio­na­dos jue­ces y fis­ca­les de es­ta zo­na del país. “Al­gu­nas de­nun­cias se des­es­ti­ma­ron y en otras die­ron so­bre­sei­mien­to co­mo si fue­ra que es­tá to­do bien”, ex­pre­só.

Re­fi­rió que la pro­tec­ción po­lí­ti­ca en es­ta re­gión del país se man­tie­ne in­tac­ta, prin­ci­pal­men­te por la in­fluen­cia del se­na­dor Ja­vier Za­ca­rías. “Esa pro­tec­ción nun­ca des­apa­re­ció, cree­mos que los Za­ca­rías per­die­ron las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y va a es­tar to­do lim­pio, pe­ro ellos si­guen te­nien­do en un 80% a 90% sus jue­ces de an­tes”, fi­na­li­zó.

Mi­llo­na­rio cre­ci­mien­to

De una mo­des­ta ujier a una jue­za de ex­ce­len­te pa­sar. La vi­da de Cinthia María Gar­ce­te Uru­na­ga tu­vo rá­pi­do cre­ci­mien­to, se­gún lo que ella mis­ma hi­zo cons­tar en las De­cla­ra­cio­nes Ju­ra­das que pre­sen­tó an­te la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (CGR).

El pri­mer do­cu­men­to pre­sen­ta­do por Gar­ce­te y pu­bli­ca­do por el en­te con­tra­lor da­ta de 2003. En ese en­ton­ces, ella se desem­pe­ña­ba co­mo ujier no­ti­fi­ca­do­ra en la cir­cuns­crip­ción de Caa­gua­zú del Po­der Ju­di­cial.

Te­nía ape­nas G. 2.000.000 en efec­ti­vo, un te­rreno va­lua­do en G. 5.000.000 en Caa­gua­zú; mue­bles por G. 8.000.000 y “otros ac­ti­vos” sin de­ta­llar por va­lor to­tal de G. 2.000.000.

Pa­ra 2019, los ac­ti­vos de la jue­za Gar­ce­te su­pe­ra­ban los G. 1.584 mi­llo­nes.

 ??  ?? La co­que­ta re­si­den­cia de la jue­za Gar­ce­te en el ba­rrio San José de Ciu­dad del Es­te. Cuan­do em­pe­zó co­mo ujier no te­nía más que un te­rreno bal­dío en Co­ro­nel Ovie­do. El cre­ci­mien­to pa­tri­mo­nial fue ex­po­nen­cial, se­gún lo que ella mis­ma de­cla­ró.
La co­que­ta re­si­den­cia de la jue­za Gar­ce­te en el ba­rrio San José de Ciu­dad del Es­te. Cuan­do em­pe­zó co­mo ujier no te­nía más que un te­rreno bal­dío en Co­ro­nel Ovie­do. El cre­ci­mien­to pa­tri­mo­nial fue ex­po­nen­cial, se­gún lo que ella mis­ma de­cla­ró.
 ??  ?? Cinthia Gar­ce­te Uru­na­ga, jue­za pe­nal de ga­ran­tías de Ciu­dad del Es­te que ex­pe­ri­men­tó un lla­ma­ti­vo cre­ci­mien­to pa­tri­mo­nial.
Cinthia Gar­ce­te Uru­na­ga, jue­za pe­nal de ga­ran­tías de Ciu­dad del Es­te que ex­pe­ri­men­tó un lla­ma­ti­vo cre­ci­mien­to pa­tri­mo­nial.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay