ABC Color

No es mo­men­to de una asam­blea cons­ti­tu­yen­te.

- Politics · Paraguay · Itaipu Binacional · Mario Abdo Benítez

Hoy exis­ten vo­ces pro­ve­nien­tes de dis­tin­tos sec­to­res po­lí­ti­cos que pre­ten­den ins­ta­lar la idea de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Sin em­bar­go, al­go tan im­por­tan­te co­mo eso exi­ge plan­tea­mien­tos se­rios que fun­da­men­ten su ne­ce­si­dad, lo que no se ha es­cu­cha­do de los ac­to­res que pro­pug­nan es­ta al­ter­na­ti­va de mo­di­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal. Ven­der la idea de una nue­va cons­ti­tu­yen­te pue­de ser una gran tram­pa mor­tal pa­ra la de­mo­cra­cia, pues­to que el sis­te­ma elec­to­ral vi­gen­te, con­tro­la­do por au­to­ri­ta­rios apren­di­ces de dic­ta­dor, se­rá usa­do pa­ra te­ner ma­yo­rías en esa asam­blea y des­tro­zar, de una ma­ne­ra u otra, la di­vi­sión de po­de­res y las ga­ran­tías ciu­da­da­nas. Nues­tro país no pue­de re­nun­ciar a las con­quis­tas de­mo­crá­ti­cas que cos­ta­ron san­gre, exi­lio y lu­to a tan­tas fa­mi­lias, po­nien­do en ries­go un ca­mino tran­si­ta­do con tan­to sa­cri­fi­cio. No es mo­men­to de una asam­blea cons­ti­tu­yen­te.

La Cons­ti­tu­ción de un país es la ley más im­por­tan­te de la cual se de­ri­van las de­más, por­que en ella, los con­ven­cio­na­les acuer­dan los prin­ci­pios ele­men­ta­les que re­gi­rán la vi­da de la so­cie­dad. En nues­tro ca­so, la Car­ta Mag­na vi­gen­te fue pro­mul­ga­da en el año 1992, co­mo pro­duc­to de un am­plio de­ba­te so­cial que se ini­ció en 1991, pos­te­rior al de­rro­ca­mien­to de la dic­ta­du­ra.

En ese gran even­to par­ti­ci­pa­ron to­dos los sec­to­res de la so­cie­dad, y co­mo cons­ta en el dia­rio de se­sio­nes, los de­ba­tes fue­ron am­plios, res­pe­tuo­sos, con gran ni­vel in­te­lec­tual. Más allá de las pos­tu­ras que no siem­pre coin­ci­dían, los con­ven­cio­na­les cons­ti­tu­yen­tes te­nían cla­ro que la idea de un nue­vo pac­to so­cial te­nía co­mo de­no­mi­na­dor co­mún el res­pe­to al ser hu­mano, un Es­ta­do al ser­vi­cio del in­di­vi­duo, ga­ran­ti­zan­do su de­sa­rro­llo in­te­gral co­mo per­so­na. To­do es­to siem­pre so­bre la ba­se de un es­ta­do so­cial de­mo­crá­ti­co de de­re­cho.

El es­ta­do so­cial de de­re­cho, con­sa­gra­do en la Cons­ti­tu­ción, sig­ni­fi­ca que la Re­pú­bli­ca del Pa­ra­guay se or­ga­ni­za de tal ma­ne­ra que el Es­ta­do de­be guiar y eje­cu­tar sus ac­cio­nes en el mar­co de la ley, te­nien­do co­mo úni­co ob­je­ti­vo el bie­nes­tar de la so­cie­dad.

Lue­go de sen­tar esa de­cla­ra­ción, se con­sa­gran de­re­chos y ga­ran­tías bá­si­cas pa­ra los ciu­da­da­nos, co­mo la vi­da, la sa­lud, el ho­nor, el tra­ba­jo, la se­gu­ri­dad, la edu­ca­ción y to­do aque­llo que for­ma par­te de las con­di­cio­nes necesarias pa­ra que una per­so­na al­can­ce la ple­ni­tud de su bie­nes­tar. En es­te acuer­do so­cial, el po­der re­si­de en el pue­blo y es­te eli­ge a quie­nes ac­tua­rán co­mo go­ber­nan­tes pa­ra que ad­mi­nis­tren los bie­nes que per­te­ne­cen a to­da la so­cie­dad. Es­ta re­pre­sen­ta­ción se con­cre­ta me­dian­te elec­cio­nes di­rec­tas, y la res­pon­sa­bi­li­dad de los ser­vi­do­res pú­bli­cos es­tá con­cre­ta­men­te pre­vis­ta en la Cons­ti­tu­ción.

Otro pi­lar de nues­tro sis­te­ma de or­ga­ni­za­ción es la di­vi­sión de Po­de­res, se­gún el cual, el Eje­cu­ti­vo tie­ne a su car­go la res­pon­sa­bi­li­dad de ad­mi­nis­trar los re­cur­sos y la se­gu­ri­dad, el Le­gis­la­ti­vo san­cio­nar le­yes de­mo­crá­ti­cas con ba­se en prin­ci­pios de igual­dad, y el Ju­di­cial de­be, a tra­vés de los jue­ces, apli­car el de­re­cho dan­do a ca­da uno lo su­yo.

Hoy exis­ten vo­ces pro­ve­nien­tes de dis­tin­tos sec­to­res po­lí­ti­cos que pre­ten­den ins­ta­lar la idea de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Sin em­bar­go, al­go tan im­por­tan­te co­mo eso exi­ge plan­tea­mien­tos se­rios que fun­da­men­ten su ne­ce­si­dad, lo que no se ha es­cu­cha­do de los ac­to­res que pro­pug­nan es­ta al­ter­na­ti­va de mo­di­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal.

La Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal tie­ne me­nos de trein­ta años de vi­gen­cia, lo que, pa­ra una ley fun­da­cio­nal, pro­duc­to de un gran con­sen­so so­cial, no re­pre­sen­ta al­go sig­ni­fi­ca­ti­vo, con­si­de­ran­do que con­tie­ne las ba­ses de ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas que re­quie­ren de un afian­za­mien­to aún le­jano. Es­to se de­be prin­ci­pal­men­te a que las ins­ti­tu­cio­nes res­pon­sa­bles del con­trol y cas­ti­go de los co­rrup­tos no fun­cio­nan co­mo de­be­rían. Pe­ro no por­que las ins­ti­tu­cio­nes no sean las ade­cua­das, sino por­que es­tán co­rrom­pi­das por de­lin­cuen­tes que des­de la po­lí­ti­ca y gru­pos de po­der fác­ti­co con­vier­ten a las mis­mas en su feu­do. Esos mis­mos gru­pos ma­fio­sos co­pan los es­pa­cios en la jus­ti­cia, con lo que ga­ran­ti­zan im­pu­ni­dad, tal co­mo que­dó en evi­den­cia con los au­dios fil­tra­dos, gra­cias a los que hoy, al me­nos una par­te de ese es­que­ma, es­tá sien­do so­me­ti­do a jui­cio.

La ame­na­za más im­por­tan­te que vi­ve ac­tual­men­te la so­cie­dad pa­ra­gua­ya es el in­ten­to de des­truir las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas pa­ra re­tor­nar al au­to­ri­ta­ris­mo.

Efec­ti­va­men­te, hay gru­pos po­lí­ti­cos cla­ra­men­te em­bar­ca­dos en un pro­yec­to au­to­ri­ta­rio, en­ca­be­za­dos por el car­tis­mo y con el apo­yo del ab­dis­mo, pues de he­cho, hoy ya for­man un so­lo gru­po, al que de­no­mi­na­ron “Con­cor­dia Co­lo­ra­da”. Pa­ra ellos, lo im­por­tan­te es que el co­lo­ra­dis­mo es­té en ar­mo­nía, pa­ra que su­pues­ta­men­te eso be­ne­fi­cie al res­to de la na­ción. Es­ta fa­la­cia que­da al des­cu­bier­to cuan­do se ob­ser­va que to­dos los lu­ga­res de las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas es­tán co­pa­dos por ser­vi­les a es­tos “lí­de­res”.

El úni­co mo­ti­vo por el que no han to­ma­do aún de­ci­sio­nes au­to­ri­ta­rias más evi­den­tes de acu­mu­la­ción de po­der es, sim­ple­men­te, por­que la vi­gen­cia de la ley, par­tien­do de la Cons­ti­tu­ción con su es­que­le­to de­mo­crá­ti­co y la so­cie­dad, se los im­pi­dió. Así pa­só en el in­ten­to de en­mien­da san­grien­ta o en la ven­ta ocul­ta de de­re­chos ener­gé­ti­cos de Itai­pú.

Na­da de es­tos atro­pe­llos tu­vo con­se­cuen­cias pa­ra nin­guno de los lí­de­res co­lo­ra­dos de “Con­cor­dia”, Car­tes y Ma­rio Ab­do.

Por eso, ven­der la idea de una nue­va cons­ti­tu­yen­te pue­de ser una gran tram­pa mor­tal pa­ra la de­mo­cra­cia,

pues­to que el sis­te­ma elec­to­ral vi­gen­te, con­tro­la­do por es­tos au­to­ri­ta­rios apren­di­ces de dic­ta­dor, lo usa­rán pa­ra te­ner ma­yo­rías en esa asam­blea y des­tro­zar de una ma­ne­ra u otra la di­vi­sión de po­de­res y las ga­ran­tías ciu­da­da­nas.

Nues­tro país no pue­de re­nun­ciar a las con­quis­tas de­mo­crá­ti­cas que cos­ta­ron san­gre, exi­lio y lu­to a tan­tas fa­mi­lias, po­nien­do en ries­go un ca­mino tran­si­ta­do con tan­to sa­cri­fi­cio. Lo co­rrec­to es au­men­tar los con­tro­les en la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do, exi­gir que los go­ber­nan­tes in­vier­tan en el bie­nes­tar de la gen­te, me­jo­rar el sis­te­ma elec­to­ral, en­tre otras co­sas. Hay que so­me­ter a los de­lin­cuen­tes de cue­llo blan­co a la jus­ti­cia pa­ra que de­vuel­van lo que ro­ban, así co­mo a los jue­ces y fis­ca­les que son par­te de ese es­que­ma ma­fio­so.

To­do es­to pue­de ha­cer­se con pro­ce­sos de trans­for­ma­ción le­gis­la­ti­va efi­cien­tes, sin que sea ne­ce­sa­rio in­gre­sar a un es­ce­na­rio tan ries­go­so co­mo de­ba­tir la mo­di­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal con ac­to­res que ca­re­cen de mo­ral, for­ma­ción in­te­lec­tual y pa­trio­tis­mo. Su con­duc­ta mos­tró siem­pre que lo úl­ti­mo que les in­tere­sa es el bien co­mún. No es mo­men­to de una asam­blea cons­ti­tu­yen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay