ABC Color

Me­re­ci­do ho­me­na­je a Stroess­ner

- Al­ci­bia­des Gon­zá­lez Del­va­lle al­ci­bia­des@abc.com.py Crime · Asuncion · Alfredo Stroessner · Presidente Franco · Coronel Oviedo

La Me­sa de Me­mo­ria His­tó­ri­ca re­cor­dó con un me­re­ci­do ac­to el cum­plea­ños de Stroess­ner, el pa­sa­do mar­tes. Fue un ac­to digno del ho­me­na­jea­do. Se ex­ten­dió so­bre la me­sa la me­mo­ria de Aca­ray’mi, uno de los ca­sos que re­tra­tan la bar­ba­rie de una lar­ga y co­rrup­ta dic­ta­du­ra. Es­tu­vie­ron en el en­cuen­tro al­gu­nas de las víc­ti­mas de la ma­sa­cre ocu­rri­da en Caa­gua­zú en la ma­dru­ga­da del 8 de mar­zo de 1980.

Ese día, unos 30 cam­pe­si­nos de la co­lo­nia Aca­ray’mi, Al­to Pa­ra­ná, hartos de su­frir los atro­pe­llos a sus de­re­chos de tra­ba­jar la tie­rra que el en­ton­ces Ins­ti­tu­to de Bie­nes­tar Ru­ral (IBR) les ha­bía con­ce­di­do, de­ci­die­ron lle­gar a Asun­ción pa­ra pre­sen­tar sus re­cla­mos. Abor­da­ron un óm­ni­bus de la em­pre­sa “Caa­gua­zú”, cu­yo con­duc­tor, más ade­lan­te, re­ci­bió de la Co­mi­sión de Com­ba­te al Con­tra­ban­do la or­den de de­te­ner­se. El cho­fer fue aper­ci­bi­do por los cam­pe­si­nos que no se de­tu­vie­ra en la creen­cia de que se­rían apre­sa­dos. Hu­bo dis­pa­ros de un ar­ma de fue­go y al­gu­nos ki­ló­me­tros más los co­lo­nos aban­do­na­ron el óm­ni­bus en una par­te bos­co­sa, la que al ama­ne­cer fue inun­da­da por los mi­li­ta­res jun­to con los ma­to­nes de la sec­cio­nal co­lo­ra­da de Caa­gua­zú.

Es­te in­ten­to de pro­tes­ta de los co­lo­nos se sal­dó, esa mis­ma ma­ña­na, con 20 ase­si­na­tos. Los cuer­pos de diez de las víc­ti­mas nun­ca fue­ron en­con­tra­dos. Los pri­sio­ne­ros, in­clu­yen­do a dos ni­ñas, pa­sa­ron lar­gos años en la cár­cel de Ta­cum­bú y en la del Buen Pas­tor. Es­ta re­pre­sión for­ma­ba par­te de las ejer­ci­das con­tra las Li­gas Agra­rias que la dic­ta­du­ra bus­ca­ba ex­ter­mi­nar. Y lo consiguió con tor­tu­ras, ase­si­na­tos, des­apa­ri­cio­nes co­mo los de Je­juí, Mi­sio­nes, Caa­gua­zú, Pa­ra­gua­rí, etc.

Me to­có de cer­ca vi­vir la tra­ge­dia de Aca­ray’mi. Des­de ha­cía unos días me en­con­tra­ba en la en­ton­ces ciu­dad Pre­si­den­te Stroess­ner pa­ra unos re­por­ta­jes. El día 7, jun­to con un jo­ven y di­ná­mi­co sa­cer­do­te es­pa­ñol de la pa­rro­quia de Pre­si­den­te Fran­co, es­tu­ve en la co­lo­nia Lau­ra, cer­ca­na a la co­lo­nia Aca­ray’mi cu­yos po­bla­do­res, des­de ha­cía tiem­po, ve­nían que­ján­do­se del tra­to in­mi­se­ri­cor­de que les da­ba la es­po­sa de un ge­ne­ral. De­cía la mu­jer que la pro­pie­dad le per­te­ne­cía por­que ha­bía he­cho un true­que de sus tie­rras en San Ber­nar­dino con el IBR por las de Aca­ray’mi.

El úni­co do­cu­men­to que ex­hi­bía era una so­li­ci­tud de per­mu­ta. Nun­ca el IBR hi­zo el tras­pa­so. Con fre­cuen­cia en­via­ba sol­da­dos ar­ma­dos en pro­cu­ra de des­alo­jar por la fuer­za a los co­lo­nos. Es­tos te­nían en su con­tra, pa­ra las as­pi­ra­cio­nes de la su­pues­ta pro­pie­ta­ria, que mu­chos de ellos ha­bían ve­ni­do del de­par­ta­men­to de Mi­sio­nes y ac­ti­va­do en las Li­gas Agra­rias, or­ga­ni­za­ción te­rri­ble­men­te cas­ti­ga­da por la dic­ta­du­ra cua­tro años an­tes en el ope­ra­ti­vo co­no­ci­do co­mo la Pas­cua Do­lo­ro­sa, de 1976.

El día 8 de mar­zo, co­mo a las cin­co de la ma­ña­na, me lla­ma una per­so­na por te­lé­fono en la agen­cia de ABC Co­lor, don­de dor­mía. Me cuen­ta que se asal­tó un óm­ni­bus por unas trein­ta per­so­nas que lue­go se ocul­ta­ron en el mon­te. Sa­lí a la dis­pa­ra­da por tra­tar­se, en­ton­ces, de un he­cho iné­di­to. Se­guí la pis­ta in­di­ca­da por el tes­ti­go. En la De­le­ga­ción de Go­bierno (hoy Go­ber­na­ción) de Co­ro­nel Ovie­do me hi­ce de más da­tos. En Caa­gua­zú me cru­cé con vehícu­los mi­li­ta­res re­ple­tos de sol­da­dos. De­trás, vehícu­los de ci­vi­les. Eran los sec­cio­na­le­ros que ten­drían una “des­ta­ca­da” ac­tua­ción en el ase­si­na­to de 20 co­lo­nos y en la de­la­ción pa­ra ca­zar a los “enemi­go del go­bierno”. En po­cos días, to­ta­li­za­ron 76 las per­so­nas apre­sa­das en dis­tin­tas lo­ca­li­da­des. En la lis­ta fi­gu­ra la de­ten­ción de un be­bé de sie­te me­ses, hi­jo de Faus­ti­na Cen­tu­rión Ar­moa.

Una de las que die­ron su testimonio el mar­tes úl­ti­mo fue Apo­lo­nia Flo­res, que te­nía 12 años. En la ba­la­ce­ra fue he­ri­da y lue­go pa­só lar­go tiem­po en el Buen Pas­tor, al igual que otra ne­na de 8 años, am­bas acom­pa­ñan­tes de sus pa­dres.

Es­tá bien, en­ton­ces, que se re­cor­da­ra la “fe­cha fe­liz” con el re­tra­to de la dic­ta­du­ra col­ga­do en la me­mo­ria his­tó­ri­ca.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay