ABC Color

De­ci­sión res­pon­sa­ble

- De­si­ré E. Ca­bre­ra desire.ca­bre­ra@abc.com.py Ritchie Valens

Des­de el ini­cio de los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra la fes­ti­vi­dad en honor a Nues­tra Se­ño­ra de los Mi­la­gros de Caa­cu­pé, las au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas in­sis­tie­ron en la ne­ce­si­dad de que ca­da ciu­da­dano man­ten­ga una ac­ti­tud res­pon­sa­ble y cons­cien­te en es­tos tiem­pos de pan­de­mia. Es­to, aten­dien­do que la fies­ta atrae a mi­les de pe­re­gri­nos y vi­si­tan­tes a la Ba­sí­li­ca ca­da año.

Des­de un prin­ci­pio se tra­tó de con­cien­ciar so­bre que es­te año la pe­re­gri­na­ción es­pi­ri­tual y no la fí­si­ca era la con­ve­nien­te. Asi­mis­mo, se pi­dió (co­mo ca­da año), que los en­fer­mos, adul­tos ma­yo­res de 60 años y ni­ños me­no­res de 12 años, se abs­tu­vie­ran de vi­si­tar la Ca­pi­tal Es­pi­ri­tual, pa­ra evi­tar cual­quier ries­go de con­ta­gio del co­ro­na­vi­rus.

Ade­más se creó y es­ta­ble­ció un pro­to­co­lo sa­ni­ta­rio, cu­yo ob­je­ti­vo prin­ci­pal era evi­tar la aglo­me­ra­ción de per­so­nas y que la fes­ti­vi­dad se con­vier­ta en un fo­co de con­ta­gio ma­si­vo.

Sin em­bar­go, en los fi­nes de se­ma­na que pre­ce­die­ron a los anun­cios de los or­ga­ni­za­do­res del ope­ra­ti­vo, la gen­te de­mos­tró que no es­ta­ba dis­pues­ta a cum­plir las exi­gen­cias y las ex­hor­ta­cio­nes. Mi­les de per­so­nas lle­ga­ron a la ciu­dad, en­tre ellas an­cia­nos, me­no­res de edad e in­clu­so re­cién na­ci­dos. Nin­guno res­pe­tó los pro­to­co­los sa­ni­ta­rios que se vie­nen di­vul­gan­do des­de ha­ce me­ses, ta­les co­mo dis­tan­cia­mien­to so­cial, la­va­do fre­cuen­te de ma­nos y uso de ta­pa­bo­cas en to­do mo­men­to. El po­zo de la Vir­gen o Tu­pãsy Ykua, co­mo es co­no­ci­do, se con­vir­tió en un her­vi­de­ro de gen­te, quie­nes se aglo­me­ra­ban sin nin­gún ti­po de con­trol pa­ra po­der car­gar sus bi­do­nes y en­va­ses, del agua con­si­de­ra­da ben­di­ta, del lu­gar. Es­to, fue ape­nas un re­fle­jo de lo que se­rían los días del no­ve­na­rio, vís­pe­ra y día so­lem­ne del 8 de Di­ciem­bre. La si­tua­ción obli­gó a la dió­ce­sis de Caa­cu­pé a to­mar una de­ci­sión su­ma­men­te di­fí­cil y tris­te: sus­pen­der las pe­re­gri­na­cio­nes y misas con pre­sen­cia de fie­les. Ade­más de anun­ciar el cie­rre tan­to de la Ba­sí­li­ca co­mo de Tu­pãsy Ykua, has­ta que pa­sen los días cen­tra­les de la ce­le­bra­ción.

La de­ci­sión de mon­se­ñor Ri­car­do Va­len­zue­la, más allá de ser his­tó­ri­ca, es va­lien­te y res­pon­sa­ble.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay