ABC Color

Uni­ver­si­dad

- Ra­fael Marcial Montiel rmon­tiel@abc.com.py

Los desafíos de la edu­ca­ción su­pe­rior son va­rios, en­tre ellos, me­jo­rar el ni­vel pe­da­gó­gi­co, pro­fun­di­zar la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca en to­das las áreas sean li­te­ra­rias, fi­lo­só­fi­cas e his­tó­ri­cas; de las cien­cias y la tec­no­lo­gía. Tam­bién la ex­ten­sión uni­ver­si­ta­ria con pro­yec­ción ha­cia la so­cie­dad, pe­ro de ma­ne­ra prác­ti­ca, rea­lis­ta y con re­sul­ta­dos.

Las uni­ver­si­da­des sean pú­bli­cas o pri­va­das tie­nen la obli­ga­ción de ele­var el ni­vel de apren­di­za­je de los es­tu­dian­tes. Pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos es ne­ce­sa­rio tam­bién que el do­cen­te su­pe­rior lle­gue a la ex­ce­len­cia.

Los uni­ver­si­ta­rios, en uno de sus re­cla­mos, pi­die­ron me­jo­rar la ca­li­dad edu­ca­ti­va a fin de res­pon­der a los desafíos del Si­glo 21, la glo­ba­li­za­ción y los cam­bios que se ge­ne­ran en el cam­po cien­tí­fi­co y prác­ti­co.

En ese sen­ti­do, el do­cen­te de to­dos los ni­ve­les de­be pi­sar tie­rra fir­me pa­ra trans­mi­tir ex­pe­rien­cias y co­no­ci­mien­tos. No de­be en­trar a las au­las a bal­bu­cear o ti­tu­bear.

El pro­gre­so y desa­rro­llo del país es­tán su­je­tos a la edu­ca­ción. La su­pe­rior con ma­yor ra­zón tie­ne un com­pro­mi­so grande de ayu­dar al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, so­cial, po­lí­ti­co y cul­tu­ral. En to­da la his­to­ria sur­gie­ron pen­sa­do­res y mo­de­los que sir­vie­ron a sus res­pec­ti­vos paí­ses pa­ra me­jo­rar la edu­ca­ción.

El uni­ver­sa­lis­mo edu­ca­ti­vo, es de­cir, que to­dos tie­nen el mis­mo de­re­cho a edu­car­se, fue una idea de los pen­sa­do­res chi­nos Con­fu­cio (551 a 479 a. C.) y Lao Tse (si­glo VI a. C.), quie­nes im­par­tie­ron la en­se­ñan­za aten­dien­do las cua­li­da­des in­di­vi­dua­les del alumno, la su­ge­ren­cia del maes­tro y la mo­ti­va­ción del es­tu­dian­te.

En nues­tro país, en tres dé­ca­das de aper­tu­ra de­mo­crá­ti­ca, no se pu­die­ron lo­grar los ob­je­ti­vos ni los fi­nes de la edu­ca­ción. Qui­zás sur­jan nue­vas ideas pa­ra la for­ma­ción pro­fe­sio­nal, hu­ma­na y éti­ca que con­tri­bu­yan al desa­rro­llo del país.

Las uni­ver­si­da­des tie­nen enor­mes deu­das por­que, sal­vo ex­cep­cio­nes, lan­za­ron a la co­mu­ni­dad pro­fe­sio­na­les con es­ca­sos ni­ve­les de pre­pa­ra­ción pa­ra el trabajo. Al fi­nal el tí­tu­lo, un sim­ple car­tón, no sir­ve ab­so­lu­ta­men­te pa­ra na­da si en la prác­ti­ca el egre­sa­do des­co­no­ce su pro­fe­sión, no pue­de desen­vol­ver­se y no sa­be cuál es su rol en la so­cie­dad.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay