ABC Color

Ur­ge cas­ti­go ejem­plar

- An­to­nia Del­va­lle C. an­to­nia@abc.com.py Crime · Law · Julius Caesar · Julius Caesar · Sala Municipality

Su­man y si­guen los ac­ci­den­tes fa­ta­les pro­ta­go­ni­za­dos por con­duc­to­res al­coho­li­za­dos, pe­se a que la Ley Nº 5016/2014 “Na­cio­nal de Trán­si­to y Se­gu­ri­dad Vial” di­ce “que tie­ne por ob­je­to pro­te­ger la vi­da hu­ma­na y la in­te­gri­dad fí­si­ca de las per­so­nas en trán­si­to te­rres­tre”. Ma­tar a una per­so­na con­du­cien­do en es­ta­do etí­li­co tie­ne una pe­na de has­ta cin­co años y con suer­te pue­de lle­gar a sie­te años y me­dio, por con­cur­so de he­chos pu­ni­bles.

Mien­tras que en el ar­tícu­lo 217 del Có­di­go Pe­nal de­cía que ma­ne­jar ebrio te­nía una pe­na de dos años.

En ese sen­ti­do, el fis­cal Ju­lio Cé­sar Or­tiz de San Lo­ren­zo sen­tó ju­ris­pru­den­cia al lo­grar la con­de­na del abo­ga­do Es­te­ban Chávez Al­va­ren­ga por “exposición al pe­li­gro en trán­si­to te­rres­tre”, que se­gún tes­ti­gos de la cau­sa, ma­ne­ja­ba vi­si­ble­men­te al­coho­li­za­do el 14 de se­tiem­bre de 2013, pe­ro se ne­gó a ha­cer­se la prue­ba del al­co­test. Tras la ape­la­ción que con­fir­mó la con­de­na de pri­me­ra ins­tan­cia en el año 2015, el le­tra­do re­cu­rrió a la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia (CSJ) que cua­tro años des­pués, en el 2019, con­fir­mó la sen­ten­cia pe­se a que no hu­bo nin­gu­na víc­ti­ma que la­men­tar pe­ro en­ten­dien­do el pe­li­gro en sí de ma­ne­jar ba­jos los efec­tos del al­cohol. Sin em­bar­go, tras en­trar en vi­gen­cia la Ley Nº 5016/2014 “Na­cio­nal de Trán­si­to y Se­gu­ri­dad Vial”, ya no es de­li­to de­bi­do a de­fi­cien­cias en la redacción. Jus­ta­men­te en un ca­so re­cien­te en el que un re­ci­cla­dor fa­lle­ció tras ser arro­lla­do por un jo­ven que seis ho­ras des­pués dio po­si­ti­vo al al­co­test, la Sa­la Pe­nal de la Cor­te, en una sen­ten­cia sin pre­ce­den­te, es­ta­ble­ció que con­du­cir en es­ta­do etí­li­co no es de­li­to. El he­cho de­ja en evi­den­cia la be­ne­vo­len­cia de la ley con res­pec­to a los con­duc­to­res ebrios, en con­tra­po­si­ción a su ob­je­to que es pro­te­ger la vi­da.

En es­te sen­ti­do ur­ge que los le­gis­la­do­res to­men la ini­cia­ti­va o al­gu­na or­ga­ni­za­ción pa­ra que la nor­ma con­tem­ple el lí­mi­te má­xi­mo de al­cohol en san­gre que de­be ser con­si­de­ra­da co­mo fal­ta gra­ví­si­ma pa­ra ser de­li­to, ade­más con­tem­ple pe­nas más se­ve­ras pa­ra quie­nes cau­sen la muer­te es­tan­do en es­ta­do etí­li­co.

Ca­so con­tra­rio, la ley se con­vier­te en car­ta blan­ca pa­ra que los bo­rra­chos sal­gan a las ca­lles con al­ta po­si­bi­li­da­des de se­guir ma­tan­do gen­te.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay