RODOLFO FRIED­MANN

“Son ca­pa­ces de cual­quier co­sa”

TVO - - Front Page - Der­lis Iván Mat­to / Fo­tos: Pa­tri­cia Var­gas - Úl­ti­ma Ho­ra - Archivo

La his­to­ria de Marly Fi­gue­re­do y el go­ber­na­dor de Guai­rá, Rodolfo Fried­mann Al­fa­ro, tu­vo un nuevo ca­pí­tu­lo el pa­sa­do fin de se­ma­na. La pa­re­ja pa­só por el al­tar el sá­ba­do 25 de fe­bre­ro an­tes de ofre­cer una es­pec­ta­cu­lar fies­ta de bo­das en Vi­lla­rri­ca. El via­je de lu­na de miel fue una sor­pre­sa del go­ber­na­dor pa­ra la mo­de­lo, pe­ro unos días más tar­de, el que fi­nal­men­te se lle­vó una gran sor­pre­sa fue el mis­mo Fried­mann, al en­te­rar­se de que lo ha­bían ce­sa­do del car­go con una fal­sa car­ta de re­nun­cia.

LU­NA DE MIEL AGUA­DA...

El sá­ba­do 25 de fe­bre­ro fue una de esas no­ches que que­da­rán gra­ba­das en la men­te de Marly y Rodolfo, pues ese día die­ron el tan es­pe­ra­do sí, quie­ro an­te el al­tar. La ca­ta­lo­ga­da co­mo fies­ta del año em­pe­zó en la Ca­te­dral de Vi­lla­rri­ca an­te la pre­sen­cia de ami­gos y se­res que­ri­dos que asis­tie­ron a la bo­da, y con­ti­nuó en el Club Por­ve­nir de la ciu­dad guai­re­ña. Fried­mann ha­bía di­cho que la lu­na de miel con su fla­man­te es­po­sa era una sor­pre­sa. La pri­me­ra pa­ra­da fue Mia­mi, Es­ta­dos Uni­dos. La si­guien­te, Aru­ba. Pe­ro la ma­ña­na en la que de­bían par­tir con des­tino a la is­la, una in­só­li­ta si­tua­ción cor­tó abrup­ta­men­te el via­je de los re­cién ca­sa­dos. Era no­ti­cia en re­des so­cia­les: “Rodolfo Fried­mann Al­fa­ro re­nun­ció a su car­go co­mo go­ber­na­dor de Guai­rá”, con una car­ta que rá­pi­da­men­te fue vi­ra­li­za­da en los me­dios. Mu­cha gen­te que­dó sor­pren­di­da. Unos mi­nu­tos más tar­de, en la Jun­ta De­par­ta­men­tal de Guai­rá, el con­ce­jal co­lo­ra­do Ós­car Chá­vez era ele­gi­do por sus co­le­gas co­mo nuevo go­ber­na­dor y la ofi­ci­na de Rodolfo era des­va­li­ja­da. La bom­ba ex­plo­tó cuan­do Fried­mann se en­te­ró de lo que ocu­rría en la Go­ber­na­ción. An­te es­ta si­tua­ción, uti­li­zó su cuen­ta en Fa­ce­book pa­ra ase­gu­rar que la car­ta era fal­sa y con­vo­có al pue­blo a sa­lir y de­fen­der a sus au­to­ri­da­des le­gí­ti­ma­men­te cons­ti­tui­das. Rodolfo y Marly lle­ga­ron al país en las pri­me­ras ho­ras del sá­ba­do 4 de marzo y se tras­la­da­ron rá­pi­da­men­te has­ta la Go­ber­na­ción de Guai­rá. To­do fue trans­mi­ti­do en vi­vo por la cuen­ta ofi­cial en Fa­ce­book de Rodolfo. Lue­go de va­rios exa­brup­tos, lle­gó has­ta el des­pa­cho don­de se en­con­tra­ba en­ce­rra­do ba­jo lla­ve Ós­car Chá­vez, go­ber­na­dor elec­to por la Jun­ta De­par­ta­men­tal, y le acon­se­jó que “no se pres­ta­ra al jue­go su­cio de de­lin­cuen­tes que quie­ren que­brar el país”. Chá­vez pa­re­ció en­ten­der y, al sen­tir­se aco­rra­la­do por la pre­sen­cia de pe­rio­dis­tas que se­guían el ten­so mo­men­to, de­ci­dió “de­vol­ver” el pues­to y así cal­mar un po­co el am­bien­te cal­dea­do que se vi­vía en el des­pa­cho de la Go­ber­na­ción. En me­dio del ti­re y aflo­je y los in­ten­tos de apar­tar a Fried­mann del car­go, él mis­mo se en­car­gó de acla­rar la si­tua­ción a TVO.

Rodolfo, ¿có­mo es­tás tras lo su­ce­di­do?

- Sor­pren­di­do. Es­to es de no creer, aún no lo­gro di­ge­rir el des­ca­be­lla­do frau­de e in­ten­to de gol­pe gu­ber­na­men­tal de cons­pi­ra­do­res con sed de co­di­cia, am­bi­ción y po­der. Boi­co­tea­ron y pi­so­tea­ron la Jus­ti­cia atro­pe­llan­do una ins­ti­tu­ción de Gobierno.

¿Qué es­tán ha­cien­do con tu equi­po?

- Mis abo­ga­dos es­tán tra­ba­jan­do en el te­ma, va­mos a en­ca­mi­nar el ca­so co­mo co­rres­pon­de, des­en­mas­ca­rar a los res­pon­sa­bles y que se ha­ga jus­ti­cia. Fal-

si­fi­ca­ron mi fir­ma sin si­quie­ra to­mar­se la mo­les­tia de po­ner­le me­sa de en­tra­da. En qué ca­be­za ca­be que un go­ber­na­dor elec­to quie­ra re­nun­ciar dos años an­tes de que aca­be su man­da­to, fir­man­do una ho­ja sin se­llo y man­dán­do­se mu­dar a otro país de lu­na de miel. En­ci­ma re­dac­ta­ron el do­cu­men­to con fe­cha del do­min­go 26 de fe­bre­ro, ni si­quie­ra fue un día há­bil. Me pa­re­ce ab­sur­do que al­gu­nos se pres­ta­ran a es­ta ma­nio­bra su­cia y bur­da que no tu­vo pies ni ca­be­za.

¿De dón­de sa­lió esa car­ta de re­nun­cia?

- ¡Eso es lo que me pre­gun­to! ¿Quién la re­dac­tó y fal- si­fi­có mi fir­ma? ¿Por qué el je­fe po­li­cial dio or­den de re­ti­ro de mis guar­dias per­so­na­les an­tes de que ini­cie la se­sión de la Jun­ta De­par­ta­men­tal, si es una su­pues­ta de­ci­sión mía?

In­clu­so re­ti­ra­ron tus per­te­nen­cias...

- In­va­die­ron mi des­pa­cho co­mo un alla­na­mien­to, sa­can­do mis co­sas. ¿Quién les dio la or­den? Se me va de las ma­nos tan­ta mal­dad.

¿Te­nés idea de quié­nes po­drían es­tar de­trás de to­do es­to?

- Por res­guar­do de mi vi­da y la de mi fa­mi­lia, me

re­ser­vo el de­re­cho de opi­nar o dar nom­bres. Si fue­ron ca­pa­ces de ha­cer es­to, son ca­pa­ces de cual­quier co­sa. De mo­men­to, de­jo cons­tan­cia en una es­cri­ba­nía de to­do y da­ré los nom­bres en su mo­men­to. Es­pe­ro con­tar con el apo­yo del pue­blo pa­ra­gua­yo. Es­ta­mos can­sa­dos de que nues­tros de­re­chos sean pi­so­tea­dos. Es­pe­ro jus­ti­cia, que sal­ga a la luz la ver­dad.

¿Es­to fue co­mo un gol­pe de Es­ta­do?

- Es la pri­me­ra vez en la his­to­ria de Pa­ra­guay que una au­to­ri­dad sus­ti­tu­ye a un go­ber­na­dor con una re­nun­cia fal­sa, a tra­vés de una no­ta sin se­llo de me­sa de en­tra­da. ¿Qué tra­ta­ron de ha­cer es­tos bu­rros? Me da ver­güen­za co­mo po­lí­ti­co te­ner es­ta cla­se de gen­te en mi Par­ti­do. En dos ho­ras pre­sen­ta­ron una re­nun­cia fal­sa, pu­sie­ron a otro go­ber­na­dor y sus­ti­tu­ye­ron a la ad­mi­nis­tra­do­ra de la Go­ber­na­ción nom­bran­do a una fun­cio­na­ria que se en­cuen­tra co­mi­sio­na­da en otra ins­ti­tu­ción. Ni si­quie­ra se to­ma­ron la mo­les­tia de sa­ber a quién iban a nom­brar. Ade­más, en­via­ron a una es­cri­ba­na a sa­car to­dos mis ob­je­tos per­so­na­les del des­pa­cho de la Go­ber­na­ción. Al­guien que re­nun­cia, pe­ro no lle­va na­da y de­ja su ofi­ci­na tal cual es­ta­ba, ¿les pa­re­ce que lo ha­ría es­tan­do fue­ra del país? ¡La­men­ta­ble!

SI­GUE EL CON­FLIC­TO

Pa­ra col­mo de ma­les, ese sá­ba­do no ter­mi­nó el dra­ma. El lu­nes a pri­me­ra ho­ra, el juez César Al­fon­so Aran­da “des­ti­tu­yó” del car­go de go­ber­na- dor de Guai­rá a Ós­car Chá­vez, de­sig­nan­do co­mo in­te­ri­no a Rodolfo Pe­rei­ra, pre­si­den­te de la Jun­ta De­par­ta­men­tal. Es­ta si­tua­ción obli­gó a Rodolfo Fried­mann Al­fa­ro a so­li­ci­tar un am­pa­ro cons­ti­tu­cio­nal que le per­mi­ta es­tar en ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes en Guai­rá, lo que le otor­ga­ron el mar­tes por la ma­ña­na. Ese día, el go­ber­na­dor elec­to de­ci­dió atrin­che­rar­se en su des­pa­cho, acom­pa­ña­do de unos 500 se­gui­do­res, can­da­dean­do los por­to­nes de la se­de de la Go­ber­na­ción pa­ra no per­mi­tir­le el ac­ce­so al go­ber­na­dor in­te­ri­no, Rodolfo Pe­rei­ra. La fuer­te cus­to­dia po­li­cial es­ta­ba ins­ta­la­da en las afue­ras del lu­gar pa­ra res­guar­dar la in­te­gri­dad de los pre­sen­tes. En la tar­de de ese día, una vez que Fried­mann se re­ti­ró a su do­mi­ci­lio, un nuevo in­ten­to de se­pa­rar­lo del car­go se dio in­fruc­tuo­sa­men­te, pe­ro has­ta el cie­rre de edi­ción, la ten­sión se­guía en Guai­rá. ¿Có­mo se re­sol­ve­rá el ca­so? Se­gu­ro aún fal­tan mu­chos ti­tu­la­res so­bre el te­ma, que ire­mos des­cu­brien­do con el co­rrer de los días.

TVO

EN­CUEN­TRO EN EL SET. Rodolfo Fried­mann apa­re­ce char­lan­do con el se­na­dor Fernando Lu­go en los pa­si­llos de uno de los tan­tos pro­gra­mas que vi­si­tó en es­tos días.

TVO AN­TES Y DES­PUÉS. Al prin­ci­pio se vi­vía cier­ta in­cer­ti­dum­bre en la Go­ber­na­ción, pe­ro más tar­de ve­ría­mos a Rodolfo Fried­mann Al­fa­ro con­ten­to de vol­ver al car­go me­dian­te un am­pa­ro cons­ti­tu­cio­nal, en com­pa­ñía de su es­po­sa, Marly Fi­gue­re­do, y va­rios...

NO­TAS. A un cos­ta­do apa­re­ce la su­pues­ta car­ta de re­nun­cia de Rodolfo Fried­mann Al­fa­ro y al otro la­do ve­mos la no­ta re­dac­ta­da por Fried­mann so­li­ci­tan­do la re­ti­ra­da de la Po­li­cía Na­cio­nal de la se­de de la Go­ber­na­ción de Guai­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.