“El em­ba­ra­zo des­per­tó mi sen­sua­li­dad”

A pun­to de dar a luz, Gisella Cassettai lu­ce una fi­gu­ra im­pac­tan­te y bri­lla con esa son­ri­sa que lle­va di­bu­ja­da a don­de va­ya. Es­tá en el sép­ti­mo mes y so­lo cuen­ta los días pa­ra co­no­cer a Juan Ig­na­cio, el hom­bre al que ama con lo­cu­ra y al que aún no le ha v

TVO - - Sumario -

A pun­to de dar a luz, Gisella Cassettai lu­ce una fi­gu­ra im­pac­tan­te y bri­lla con esa son­ri­sa que lle­va di­bu­ja­da a don­de va­ya. Es­tá en el sép­ti­mo mes y so­lo cuen­ta los días pa­ra co­no­cer a Juan Ig­na­cio, el hom­bre al que ama con lo­cu­ra y al que aún no le ha vis­to el ros­tro. Lle­ga­rá en la pri­me­ra quin­ce­na de ju­lio, y en me­dio de la es­pe­ra, ella se sien­te más sexy que nun­ca.

Di­ciem­bre de 2014. El 27 de ese mes, Gisella Cassettai (33) y Juan Car­los Ál­va­rez se pa­ra­ron fren­te al al­tar pa­ra con­fir­mar su amor. Allí em­pe­zó ofi­cial­men­te la his­to­ria de la fa­mi­lia Ál­va­rez-Cassettai y la bús­que­da del pri­mer hi­jo, que es­te año por fin lle­ga­rá. En la quin­ce­na de ju­lio, Gisella y su es­po­so re­ci­bi­rán a Juan Ig­na­cio y la es­pe­ra le hi­zo des­cu­brir a Gi una fa­ce­ta que des­co­no­cía de su in­ten­sa fe­mi­ni­dad. Con sie­te me­ses de em­ba­ra­zo, la con­duc­to­ra de La tar­de 40 lu­ce bár­ba­ra, irra­dia sen­sua­li­dad y se ani­mó a de­mos­trar­lo en una pro­duc­ción con TVO.

Gi, ¡qué bien te sien­ta el em­ba­ra­zo!

- Aho­ra no me pue­do que­jar. La pa­sé un po­co mal en el se­gun­do mes, por­que te­nía una es­pe­cie de gol­pe de hor­mo­nas; es­ta­ba fas­ti­dio­sa, no to­le­ra­ba ni el olor de mi ma­ri­do, sen­tía ga­nas de llo­rar por to­do, te­nía náu­seas y so­lo que­ría dor­mir. Cuan­do ya me sal­tó un po­co la pan­ci­ta, to­do vol­vió a la nor­ma­li­dad. Des­de ahí no pa­ré, es­toy lle­na de ener­gías, no me cae mal ab­so­lu­ta­men­te na­da, an­to­jos no ten­go, de hu­mor es­toy ale­gre y mo­ti­va­da, ¡dis­fru­tan­do de los días que van pa­san­do!

¿Có­mo te cui­dás?

- Cui­da­dos ex­tras no hay, le presto aten­ción a las pos­tu­ras, por­que ten­go lum­bal­gia, y eso, más el pe­so de la pan­ci­ta, ha­ce que sien­ta un po­co más de do­lor, pe­ro ya con­vi­vo con esas mo­les­tias. Con la co­mi­da no hu­bo cam­bios, siem­pre me ali­men­té bien. Lo que sí in­cre­men­té fue­ron las pro­teí­nas, por re­co­men­da­ción de mi nu­tri­cio­nis­ta, An­gie Pai­va.

¿Ha­cés ejer­ci­cios?

- Ade­más de tra­ba­jar en la ra­dio, soy ama de ca­sa, así que to­das las ma­ña­nas arran­co con las ta­reas do­més-

ti­cas y, co­mo vi­vo en un edi­fi­cio, le qui­to pro­ve­cho a las es­ca­le­ras pa­ra no su­bir de pe­so. El doctor Jo­sé Ra­mí­rez, quien me con­tro­la to­do el tiem­po, me di­jo que si me por­to bien y cum­plo con to­das sus in­di­ca­cio­nes, va­mos a te­ner más chan­ces de lo­grar un par­to nor­mal; en­ton­ces le su­mé un po­co de bai­le a mi día a día.

Así que pre­fe­rís un par­to nor­mal…

- Sí, qui­sie­ra un par­to nor­mal, ten­go te­rror a la ce­sá­rea. Men­tal­men­te me pre­pa­ro pa­ra eso, hay que ver si lle­ga­do el mo­men­to se dan las cir­cuns­tan­cias.

¿Cuán­tos ki­los subis­te has­ta aho­ra?

- Has­ta el mo­men­to subí nue­ve ki­los y es­toy en­tran­do al sép­ti­mo mes. Le di­je a mi doctor que has­ta 12 ki­li­tos me per­mi­ta y no sea tan du­ro con no­so­tros, por­que en es­te úl­ti­mo tri­mes­tre, ¡nos gus­ta la co­mi­da más que nun­ca! No ten­go pro­ble­mas de re­ten­ción de lí­qui­dos ni de hin­cha­zón, tam­po­co es­trías o pre­sión al­ta, na­da de na­da, y Jua­ni ya es­tá pe­san­do 1,5 ki­los. ¡Ve­ni­mos por­tán­do­nos su­per­bién!

¿Có­mo te consiente tu ma­ri­do?

- En ca­sa, las do­sis de be­sos y abra­zos se du­pli­ca­ron, yo de por sí soy muy pe­ga­jo­sa, me gus­tan mu­cho el con­tac­to y las de­mos­tra­cio­nes de ca­ri­ño. Es­tar em­ba­ra­za­da es una ex­pe­rien­cia úni­ca e in­creí­ble. Nun­ca en mi vi­da re­ci­bí tan­ta aten­ción y ca­ri­ño, no so­lo de mi ma­ri­do, tam­bién de to­da la gen­te que me ro­dea; mi fa­mi­lia, mis amis­ta­des, los oyen­tes y los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Cuan­do men­sa­jeo con mi fa­mi­lia, que es­tá le­jos, siem­pre me des­pi­do con co­sas co­mo: “Te amo. No te ol­vi­des nun­ca”. Creo que mu­chas ve­ces lle­na­mos a la gen­te de con­se­jos, opi­nio­nes y no de lo que real­men­te im­por­ta: ¡mi­mos!

“NUN­CA ME GUS­TÓ TAN­TO EL EN­CA­JE CO­MO AHO­RA”

Gi es­tá más fe­liz que nun­ca en es­ta eta­pa de su vi­da. La ma­ter­ni­dad le sien­ta muy bien, y ella lo sa­be. “Yo quie­ro ser la ma­mi tier­na de Juan Ig­na­cio y no de­jar de ser la ma­mi sexy pa­ra Juan Car­los”, con­fe­só.

Ple­na en la dul­ce es­pe­ra, ¿te que­da?

- To­tal­men­te. Si en al­gún mo­men­to de la vi­da me sen­tí ple­na, no fue a los 20 ni a los 30, sino aho­ra que es­toy em­ba­ra­za­da y creo que gran par­te de eso tie­ne que ver con sen­tir­me ama­da. Des­cu­brí que la ple­ni­tud no se lo­gra con un cuer­po bo­ni­to, con es­ta­bi­li­dad la­bo­ral, con una cuen­ta de aho­rro o con un mas­te­ra­do, la ple­ni­tud se lo­gra cuan­do to­do eso es­tá en equi­li­brio y te­ne­mos a quie­nes ama­mos pa­ra dis­fru­tar­lo.

¿Te sen­tís más sexy a pe­sar de la pan­ci­ta?

- Nun­ca an­tes me ha­bía sen­ti­do tan lin­da, em­ba­ra­za­da me sien­to una dio­sa. El la­do sexy de una mu­jer nun­ca de­be­ría pa­sar de mo­da, ni que­dar­se es­con­di­do en un pla­car, ¡es una he­rra­mien­ta que em­be­lle­ce al mun­do! Me sien­to a gus­to con las cur­vas del em­ba­ra­zo y se po­ten­ció mi la­do femenino; de­be ser

por las hor­mo­nas, no sé, ¡pe­ro me en­can­ta! Nun­ca an­tes me gus­tó tan­to el en­ca­je co­mo aho­ra (ri­sas).

¿Sos una ma­má tier­na y sen­sual a la vez?

- Me gus­ta se­pa­rar los ro­les. Siem­pre ad­mi­ré a las mu­je­res que de día lle­van un look ca­sual pa­ra el tra­ba­jo, y de no­che, pa­ra una ci­ta con sus es­po­sos, se vuel­ven fem­me fatales. Es­tá bueno con­quis­tar­se a una mis­ma, re­ga­lar­se co­sas bo­ni­tas, to­mar­se el tiem­po pa­ra ir a la pe­lu. To­das te­ne­mos al­go que enamo­ra, to­das so­mos úni­cas, y eso, ¡hay que po­ten­ciar­lo! Quie­ro ser la ma­mi tier­na de Juan Ig­na­cio y no de­jar de ser la ma­mi sexy pa­ra Juan Car­los.

¿Có­mo sos en la in­ti­mi­dad con tu ma­ri­do?

- ¡La in­ti­mi­dad con la pa­re­ja es un te­ma que de­be­mos cui­dar mu­chí­si­mo! Ha­ce un tiem­po tu­ve la opor­tu­ni­dad de for­mar par­te de un gru­po de ma­tri­mo­nios (Re­trou­vai­lle) que nos ayu­da­ron a en­fren­tar al­gu­nas cri­sis que ha­bía­mos te­ni­do. Y una de las co­sas que me lla­ma­ron la aten­ción de es­tos ma­tri­mo­nios, en­tre los cua­les al­gu­nos te­nían 30 años de ca­sa­dos, era que men­cio­na­ban el tiem­po que ha­bían per­di­do pe­leán­do­se por co­sas co­mo la ro­pa en el pi­so, la ta­pa del wa­ter, el me­nú del día y la crian­za de los hi­jos. Hay co­sas más importantes.

¿Qué lec­ción apren­dis­te?

- La ex­pe­rien­cia de ellos me de­cía que hay que man­te­ner­se ocu­pa­do en lo que real­men­te im­por­ta en la pa­re­ja y no per­se­guir esas pe­que­ñas di­fe­ren­cias que nos ale­jan. Al fin y al ca­bo, cuan­do lle­gás a vie­jo, lo úni­co que que­rés es te­ner a quien abra­zar pa­ra dor­mir y con quien ca­mi­nar de la mano. Ha­ga­mos que eso sea más im­por­tan­te que la man­cha que pue­de de­jar en la al­fom­bra el bo­tín de nues­tros ma­ri­dos, y que ellos nos ayu­den con aque­llas co­sas que an­tes se con­si­de­ra­ban so­lo ta­reas de la mu­jer. Es di­fí­cil pre­ten­der in­ti­mi­dad con una es­po­sa que no se sien­te acom­pa­ña­da.

¿El em­ba­ra­zo te des­per­tó otra fa­ce­ta?

- Sí, el em­ba­ra­zo des­per­tó mi sen­sua­li­dad. Y quie­ro com­par­tir es­to con otras ma­mis, por­que exis­ten mu­chos mi­tos con res­pec­to al se­xo en el em­ba­ra­zo, la gen­te cree que nue­ve me­ses hay que de­jar de man­te­ner con­tac­to. Si tu mé­di­co no te pi­de cier­tos cui­da­dos, po­dés se­guir dis­fru­tan­do con tu pa­re­ja de mu­chos mi­mos y en­cuen­tros. El be­bé es­tá bien don­de es­tá y na­da le va a pa­sar si ma­má y pa­pá se po­nen ca­ri­ño­sos.

Mi­to o verdad, ¿em­ba­ra­za­da una es más fo­go­sa?

- Mu­chas per­so­nas me pre­gun­tan tí­mi­da­men­te si es cier­to que las em­ba­ra­za­das te­ne­mos un ape­ti­to se­xual ex­tra, y les res­pon­do que eso de­pen­de de ca­da mu­jer. Pe­ro de que las hor­mo­nas es­tán ju­gan­do un rol im­por­tan­te es verdad, hay que ver có­mo ma­ne­jar ese de­ta­lle tan de­li­ca­do con la pa­re­ja y no con­ver­tir­lo en un te­ma ta­bú, co­mo era pa­ra nues­tras ma­más y abue­las. A ca­da

mu­jer le da un an­to­jo dis­tin­to y si es­te es el tu­yo, ¡que na­da te de­ten­ga!

JUA­NI, LA NUE­VA ESTRELLA

Aún fal­tan unos me­ses pa­ra la lle­ga­da de Juan Ig­na­cio y el be­bé en ca­mino ya le qui­ta pro­ta­go­nis­mo a su pro­pia ma­mi. Pe­ro Gi se de­rri­te con ca­da de­ta­lle de sus se­gui­do­res pa­ra Jua­ni y se pre­pa­ra pa­ra en­car­gar­se per­so­nal­men­te de su cui­da­do con Juan­ca.

¿Re­ci­bís pi­ro­pos con Jua­ni a bor­do?

- Juan Ig­na­cio se con­vir­tió en el mi­ma­do de mu­chas ma­mis, tías o fu­tu­ras ma­más que es­tán acom­pa­ñan­do es­te mo­men­to tan lin­do pa­ra mí a tra­vés de las re­des so­cia­les. Y cuan­do nos cru­za­mos es lin­do que me to­quen la pan­za di­cien­do: “Ho­la, Jua­ni”. Ya lo co­no­cen, ¡y me en­can­ta que lo mi­men! ¡Mi hi­jo es un ben­de­ci­do, ni na­ció y ya tie­ne el amor de mu­chí­si­ma gen­te!

Aho­ra te­nés las ma­ña­nas li­bres...

- Mis ma­ña­nas son per­fec­tas pa­ra ser una ma­má a to­do dar. Des­de que me cam­bia­ron el ho­ra­rio de la ra­dio des­can­so to­do lo que pue­do y ha­go to­do lo que de­bo en la ca­sa. Jua­ni tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de pa­tear­me ti­po a las 2.00, así que hay días que has­ta las 9.00 no me le­van­to. Si bien soy hi­per­ac­ti­va, pro­me­tí que iba a res­pe­tar es­ta eta­pa. Y cuan­do naz­ca voy a po­der ama­man­tar de no­che, sin te­ner que ir a tra­ba­jar oje­ro­sa, ¡eso es bue­ní­si­mo! Por eso me en­can­tó la idea del cam­bio de ho­ra­rio en Los 40.

Cuan­do naz­ca Jua­ni, ¿te en­car­ga­rás de él o ya es­tás bus­can­do ni­ñe­ra?

- Has­ta el mo­men­to, te­ne­mos pla­ni­fi­ca­do en­car­gar­nos no­so­tros mis­mos y en al­gu­nos ca­sos con­tar con la ayu­da de las abue­las. A Juan­ca y a mí nos gus­ta­ría po­der criar­lo co­mo nos cria­ron a no­so­tros.

¿Có­mo ves a Juan­ca? ¿Se­rá un pa­pá que cam­bia pa­ña­les, se le­van­ta a la no­che...?

- Juan­ca tra­ba­ja to­do el día, pe­ro en for­ma in­de­pen­dien­te, así que te­ne­mos un plan ar­ma­do en ba­se a los ho­ra­rios que nos per­mi­ti­rá a los dos cum­plir con to­dos los com­pro­mi­sos sin per­der­nos de su cre­ci­mien­to. Sue­na di­fí­cil, ¡pe­ro oja­lá lo lo­gre­mos! Luz Gon­zá­lez / Fo­tos: Mó­ni­ca Ma­tiau­da / Pei­na­do: Car­los Mel­ga­re­jo - Ma­qui­lla­je: Le­ti­cia Car­ba­llo pa­ra Pal­ma­rés / Pren­das: Wo­men’se­cret / Cal­za­dos: Shoes 4 Less / Ac­ce­so­rios: Clau­dia Cor­tá­zar / Lo­ca­ción: Fa­ro Nor­te Sui­tes / Agra­de­ci­mien­tos: Ce­les­te Mon­ta­ner

BABY SHOWERS. “En ma­yo arran­can los en­cuen­tros con las ami­gas. Me emo­cio­na jun­tar­nos a com­par­tir y re­ci­bir re­ga­li­tos, así que es­ta­re­mos ocu­pa­dos y el tiem­po va a pa­sar vo­lan­do...”, ex­pre­só emo­cio­na­da Gi.

TVO

AN­SIO­SA. “Me mue­ro por ver su ca­ri­ta. Aún no me hi­ce la eco 3D, por­que es­te ni­ño no se de­ja ver, es­tá sen­ta­di­to y de es­pal­das”, con­fe­só la fu­tu­ra ma­má. TVO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.