¡Be­bés a bor­do!

Di­cen que no hay ex­pe­rien­cia más su­bli­me que la de con­ver­tir­se en ma­dre y de eso da cer­te­za Be­lén Bogado, quien es­pe­ra a su se­gun­do be­bé. Las pri­me­ri­zas Gi­se­lla Cas­set­tai, Ama­lia Cu­ti­llo y De­ni­se Hut­ter con­cuer­dan y ase­gu­ran que no hay me­jor sen­sa­ción que

TVO - - News -

To­das tie­nen va­rias co­sas en co­mún, son be­llas, ta­len­to­sas y, pa­ra más, es­tán es­pe­ran­do va­ron­ci­tos, una her­mo­sa ca­sua­li­dad. La ci­ta con TVO fue la oca­sión ideal pa­ra que las cua­tro se reunie­ran a com­par­tir experiencias y con­cre­ta­ran el en­cuen­tro de los fu­tu­ros ami­gui­tos.

“NO EXIS­TE UNA EDAD IDEAL PA­RA SER MA­MÁ”

La be­lla Gi­se­la Cas­set­tai es­tá a un par de me­ses de dar a luz a Juan Ignacio, su pri­mer hi­jo después de dos años y me­dio de ma­tri­mo­nio con Juan Car­los Ál­va­rez. La con­duc­to­ra de ra­dio co­men­tó que Jua­ni es hi­per­ac­ti­vo y que tra­ta de no pen­sar mu­cho en el día del par­to pa­ra evi­tar la an­sie­dad.

Gi­se, ¿có­mo se es­tá por­tan­to Jua­ni?

- Jua­ni se mue­ve y pa­tea mu­cho, me pro­du­ce ham­bre ca­da dos ho­ras y se es­tán em­pe­zan­do a ver sus mo­vi­mien­tos, que ha­cen que se des­bor­de mi pan­za. Cuan­do me le­van­to de ma­dru­ga­da pa­ra ir al ba­ño, él em­pie­za a za­pa­tear. Es muy pa­re­ci­do a sus pa­dres, am­bos so­mos hi­per­ac­ti­vos (ri­sas).

¿Cuán­do es la fe­cha de par­to?

- Te­ne­mos fe­cha pa­ra el 12 de ju­lio y rue­go con to­das mis fuer­zas que sea un par­to nor­mal, que es lo que siem­pre qui­se. Así que, a es­pe­rar has­ta que Jua­ni de­ci­da ma­ni­fes­tar­se pa­ra ve­nir a es­te mun­do.

¿Hay una edad ideal pa­ra ser ma­dre?

- A mí me to­có a los 33 años y me sien­to muy com­ple­ta, tran­qui­la, se­gu­ra, po­si­ti­va y fuer­te pa­ra en­ca­rar es­ta eta­pa de mi vida. Veo por ahí a otras mu­je­res que se han em­ba­ra­za­do mu­cho an­tes y ten­drán la po­si­bi­li­dad de com­par­tir más años con sus hi­jos. Creo que de­pen­de mu­cho del con­tex­to, pe­ro soy de la idea de que no exis­te edad ideal pa­ra ser ma­má.

¿Dón­de na­ce­rá Jua­ni?

- Juan Ignacio na­ce­rá en es­ta tie­rra gua­ra­ní, en un sa­na­to­rio de la ca­pi­tal. Ya te­ne­mos to­do pro­gra­ma­do con el doc­tor Jo­sé Ra­mí­rez y su equi­po. Me ima­gino que el día del par­to se­rá de mu­chas emo­cio­nes, pe­ro tam­po­co quie­ro pen­sar mu­cho en eso pa­ra no vol­ver­me lo­ca de la an­sie­dad.

¿Cuán­tos hi­jos te gus­ta­ría te­ner?

- Cuan­do me ca­sé, mi ma­ri­do me di­jo que le gus­ta­ría te­ner cua­tro hi­jos. Yo le pro­me­to dos sí o sí; tres, pue­de ser, y cua­tro se­ría, ¡wow!, muy com­pli­ca­do, pe­ro si Dios quie­re, que ven­ga (ri­sas).

“¡YA QUIE­RO VER LA CARITA DE MI HI­JO!”

Ama­lia Cu­ti­llo es­pe­ra con an­sias la lle­ga­da de Elías Os­val­do en me­dio de un cam­bio nor­mal de es­ta­dos de áni­mo. La be­lla pre­sen­ta­do­ra de no­ti­cias nos con­tó que el em­ba­ra­zo la hi­zo mu­cho más llo­ro­na, pe­ro to­do lo lle­va de la mano de su es­po­so, Cé­sar Pe­rei­ra Da Cos­ta, quien se pa­sa mi­mán­do­la tan­to a ella co­mo a su pri­mo­gé­ni­to.

Ama­lia, contanos có­mo es­tás dis­fru­tan­do de la dul­ce es­pe­ra.

- ¡Su­per­bién! Mu­cho me­jor de lo que es­pe­ra­ba, sin ma­les­tar, vó­mi­tos ni aci­dez. Afor­tu­na­da­men­te to­da­vía no subí mu­cho de pe­so (ri­sas). Emo­cio­nal­men­te sí es­toy hi­per­llo­ro­na. Mi ro­pa prác­ti­ca­men­te no me en­tra, por­que la pan­za ya no me de­ja. Pa­ra es­te in­vierno, los abri­gos que se pren­dan (ri­sas).

¿Có­mo te tra­ta Cé­sar du­ran­te tu em­ba­ra­zo?

- ¡Cé­sar es un ma­ri­do di­vino! Nos co­ci­na, nos mi­ma, tra­ta de es­tar el ma­yor tiem­po con no­so­tros. Nos emo­cio­na­mos y llo­ra­mos de la mano en ca­sa cuan­do nos en­te­ra­mos de la lle­ga­da de Elías.

¿Quién eli­gió los nom­bres del be­bé?

- Elías, que sig­ni­fi­ca ins­tru­men­to de Dios, lo eli­gió Cé­sar. Y el se­gun­do nom­bre, Os­val­do, en ho­me­na­je a mi pa­pá que nos cui­da des­de el cie­lo, lo ele­gí

yo. Mi ni­ño se po­dría ve­nir el 26 de agos­to; con mi an­sie­dad, se­gu­ro que ha­go que ven­ga an­tes (ri­sas). ¡Ya quie­ro ver la carita de mi hi­jo!

¿Qué consejos te da tu ma­dre?

- Mi mami es­tá muy pen­dien­te ayu­dán­do­nos un mon­tón, has­ta el pun­to de que ya va a ju­bi­lar­se pa­ra cui­dar de su nie­to. Me da consejos so­bre to­do lo que no ten­go que ha­cer (ri­sas). Co­mo sa­be que mue­ro por los cal­dos, me com­pla­ce con mis an­to­jos de po­ro­tos, ver­du­ras, len­te­jas y su in­fal­ta­ble gui­so de arroz.

¿Có­mo ima­gi­nás el día que lo ten­gas a Elías?

- Llo­ran­do, re­bo­san­do de amor y fe­li­ci­dad. No creo que sien­ta nin­gún do­lor cuan­do lo ten­ga a Elías en mis bra­zos. Voy a en­trar con Cé­sar a la ce­sá­rea y, co­mo siem­pre, se­rá mi pi­lar fun­da­men­tal.

EL PRÍN­CI­PE DE DE­NI­SE

De­ni­se Hut­ter es­tá pa­san­do sus me­jo­res días dis­fru­tan­do de una de las eta­pas más her­mo­sas de la vida. La lle­ga­da de Ignacio es­tá pró­xi­ma y la an­sie­dad la lle­va en com­pa­ñía de su pa­re­ja, Jor­ge Ga­leano. La con­duc­to­ra es­tá en el se­gun­do tri­mes­tre del em­ba­ra­zo y nos con­fe­só que gra­cias a sus an­to­jos em­pe­zó a sos­pe­char que ten­dría un va­rón.

Contanos có­mo te sien­ta el em­ba­ra­zo.

- Por el mo­men­to es un em­ba­ra­zo so­ña­do; gra­cias a Dios vino sin ma­les­ta­res y me per­mi­te se­guir con mi ru­ti­na la­bo­ral. Mi pri­mer tri­mes­tre, que se su­po­ne es el peor en cuan­to a ma­reos y vó­mi­tos, pa­só sin nin­gún in­con­ve­nien­te. Lo úni­co que sen­tí, y que de he­cho fue lo que me hi­zo sos­pe­char que es­ta­ba em­ba­ra­za­da, fue mu­cho sue­ño y ga­nas de dor­mir

12 ho­ras de se­gui­do co­mo una ado­les­cen­te. Eso sí, mi de­par­ta­men­to que­da en un pri­mer pi­so, y al su­bir la es­ca­le­ra me fal­ta el ai­re, pe­ro has­ta ahí.

¿El nom­bre tie­ne al­gu­na ex­pli­ca­ción fa­mi­liar o es más bien un gus­to per­so­nal?

- Ape­nas su­pi­mos del em­ba­ra­zo, em­pe­cé a ha­cer una lis­ta de nom­bres de ne­na. To­das las no­ches le leía la lis­ta a mi no­vio y él me apro­ba­ba al­gu­nos y me ve­ta­ba otros. De va­rón nun­ca le ha­bla­ba, por­que ya sa­bía que que­ría lla­mar­le Ignacio, pe­ro que­ría dar­le una sor­pre­sa, ya que su pa­pá se lla­ma­ba así. En­ton­ces él, preo­cu­pa­do por­que nun­ca le ha­bla­ba de la po­si­bi­li­dad de que fue­ra va­rón, ya ha­bía em­pe­za­do a su­ge­rir nom­bres y to­dos eran te­rri­bles: Ana­kin (Sky­wal­ker), Zla­tan (Ibrahi­mo­vić). Cuan­do con­fir­ma­mos que se­ría va­rón, le con­té que que­ría lla­mar­lo Ignacio, por­que aun­que nun­ca lle­gué a co­no­cer­lo, tan­to él co­mo mis cu­ña­das me con­ta­ron her­mo­sas anéc­do­tas so­bre mi sue­gro en es­tos años, y él se emo­cio­nó, me agra­de­ció y así de­fi­ni­mos el nom­bre.

¿Cuá­les son tus an­to­jos más fre­cuen­tes?

- Es muy sim­pá­ti­co, gra­cias a mis an­to­jos sos­pe­ché que iba a te­ner un va­rón. Es­tá­ba­mos en pleno ve­rano y yo mo­ría por co­mer so­yo con tor­ti­llas, vo­ri vo­ri mo­ro­tĩ, gui­so, co­mi­da tí­pi­ca bien con­tun­den­te. Eso me hi­zo sos­pe­char que mi be­bé se­ría un ne­ne muy co­mi­lón y po­co re­bus­ca­do en las co­mi­das (ri­sas).

Jor­ge se­gu­ro es­ta­rá an­sio­so por ver la lle­ga­da de su nue­vo com­pa­ñe­ri­to de fút­bol...

- ¡To­tal­men­te! Ya me di­jo que el club no se ne­go­cia, que le gus­te o no, Ignacio va a te­ner que ser de Olim­pia y acom­pa­ñar­le a la can­cha (ri­sas). Jor­ge tam-

bién es muy fa­ná­ti­co de la Fór­mu­la 1 y se des­pier­ta a cual­quier ho­ra de la ma­dru­ga­da si sa­be que se va a trans­mi­tir una ca­rre­ra en al­gún rin­cón del mun­do. Lo man­do a la sa­la y si­go dur­mien­do, así que ca­paz aho­ra ten­ga un com­pa­ñe­ri­to tam­bién pa­ra eso. Y mi pa­pá me di­jo que ya le es­tá bus­can­do bo­ti­tas pa­ra que lo acom­pa­ñe a pes­car.

¿Có­mo ha cam­bia­do en tu vida sa­ber de la exis­ten­cia de Ignacio?

- ¡Cam­bió to­do a fe­li­ci­dad! Por­que me sen­tía muy tris­te después de ha­ber pa­sa­do 10 me­ses bus­can­do un be­bé sin éxi­to. Lo bus­ca­mos to­do el 2016, y él de­ci­dió ve­nir en 2017, cuan­do por mi cam­bio de tra­ba­jo ha­bía­mos to­ma­do la de­ci­sión de pa­rar por un tiem­po. Tam­bién cam­bia­ron mis prio­ri­da­des: ya ni mi­ro co­sas pa­ra mí, to­do es pa­ra él. Ba­jé co­mo tres apli­ca­cio­nes de em­ba­ra­zo, mi Pin­te­rest y mi car­pe­ta de screens­hots del ce­lu­lar es­tán lle­nos de ideas pa­ra de­co­rar­le la ha­bi­ta­ción; a full la vida de ma­má.

EL SE­GUN­DO TE­SO­RO DE LA TUNTUNA

Be­lén Bogado es la úni­ca de las cua­tro que ya co­no­ce la ex­pe­rien­cia de ser ma­dre. La Tuntuna es­pe­ra a Ri­car­di­to, que ven­drá al mun­do pa­ra ha­cer­le com­pa­ñía a su her­ma­ni­ta ma­yor, Ca­ta­li­na. La dul­ce es­pe­ra la tie­ne muy mal­cria­da por su es­po­so, Ricardo Dos San­tos, y los mi­mos es­tán a la or­den del día.

Be­lén, ¿có­mo te sen­tís a po­cos me­ses de la lle­ga­da del baby?

- Fe­liz, emocionada y an­sio­sa por­que es­te be­bé fue muy bus­ca­do: me pa­so ima­gi­nán­do­me a quién le va a pa­re­cer, si sa­ca­rá co­sas de su pa­pá, de mí o de su her­ma­ni­ta Ca­ta­li­na. Me in­tri­ga co­no­cer su per­so­na­li­dad, por­que en mi pan­za es muy in­quie­to.

¿Qué te di­jo Ca­ta­li­na al sa­ber?

- Al sa­ber que se con­ver­ti­ría en her­ma­na ma­yor se pu­so muy con­ten­ta y re­cuer­do que du­ran­te los pri­me­ros me­ses se pa­sa­ba re­zan­do, pi­dién­do­le a Dios que vi­nie­ra un her­ma­ni­to, un pe­rri­to y un ga­ti­to (ri­sas). Ca­ta le pu­so Cu­qui­to a su her­ma­ni­to y se pa­sa mi­mán­do­le con be­sos.

¿Ha­bi­ta­ción nue­va pa­ra Ri­car­di­to?

- Pa­ra Ri­car­di­to ha­brá una ha­bi­ta­ción nue­va, ya que Ca­ta­li­na aca­ba de cum­plir cua­tro años y, co­mo ya es una ne­na gran­de, ne­ce­si­ta­rá pri­va­ci­dad pa­ra ju­gar con sus ami­gui­tas y pri­mi­tas.

¿Ricardo ha cum­pli­do con tus an­to­jos?

- Ricardo es el me­jor es­po­so del mun­do, siem­pre me da to­dos los gus­tos, es un mal­cria­dor. Bueno, yo ven­go lue­go mal­cria­da, por­que soy la me­nor de cua­tro her­ma­nos. Por suer­te no tu­ve tan­tos an­to­jos, ya que mi mé­di­co me re­co­men­dó que no subie­ra tan­to de pe­so pa­ra po­der te­ner un par­to na­tu­ral.

¿Ce­rrás la fá­bri­ca?

- La fá­bri­ca no se cie­rra to­da­vía, con la pa­re­ji­ta ya es­toy más fe­liz, pe­ro es al­go de lo que ten­go que ha­blar mu­cho con mi es­po­so, por­que quie­ro te­ner tres hi­jos. Es mu­cho sa­cri­fi­cio, por­que sen­ti­ré un po­co de cul­pa, ya que lo peor pa­ra una ma­dre es de­jar unas ho­ras a sus hi­jos pa­ra ir a tra­ba­jar. De mo­men­to quie­ro dis­fru­tar de Ri­car­di­to y, de­pen­dien­do de có­mo nos va con él, bus­car el ter­ce­ro.

TVO

MA­MÁ FE­LIZ. Gi­se­lla Cas­set­tai es­pe­ra a Jua­ni en un mo­men­to de su vida en el que se sien­te ple­na, se­gu­ra y lle­na de fe­li­ci­dad.

AN­SIO­SA. Ama­lia Cu­ti­llo se mues­tra ca­da vez más con­ten­ta y an­sio­sa, dis­fru­tan­do de la her­mo­sa ex­pe­rien­cia que ge­ne­ra la ve­ni­da de Elías.

MUY BUS­CA­DO. De­nis­se Hut­ter bus­có a su ni­ño to­do el 2016, pe­ro Ignacio de­ci­dió ve­nir en 2017 pa­ra lle­nar­la de mu­cho amor.

TVO Der­lis Iván Mat­to / Fo­tos: Ce­les­te Mon­ta­ner / Agra­de­ci­mien­tos: Gis­se Ma­ke Up – Hair Club – Dino Quick Ser­vi­ce / Asis­ten­te de pro­duc­ción: Ar­nal­do Gon­zá­lez

TUNTUNITO. Be­lén Bogado aguar­da fe­liz la lle­ga­da de Ri­car­di­to, el se­gun­do hi­jo de la con­duc­to­ra, quien ha­rá com­pa­ñía a Ca­ta­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.