Die­ta sa­lu­da­ble: vi­tal pa­ra la fu­tu­ra ma­má

Du­ran­te los nue­ve me­ses de ges­ta­ción, las ma­más de­ben lle­var una die­ta sa­lu­da­ble pa­ra que tan­to ella co­mo el be­bé es­tén en óp­ti­mas con­di­cio­nes pa­ra el an­he­la­do día en el que se ve­rán ca­ra a ca­ra. ¿Qué pue­den co­mer y qué de­ben evi­tar las mu­je­res em­ba­ra­za­da

TVO - - Pnt -

El em­ba­ra­zo es una de las eta­pas más im­por­tan­tes en la vida de to­da mu­jer. Por eso, es ne­ce­sa­rio te­ner es­pe­cia­les cui­da­dos en to­dos los as­pec­tos, pa­ra que la ma­má y el be­bé en ca­mino se en­cuen­tren en ex­ce­len­tes con­di­cio­nes de sa­lud. La ali­men­ta­ción es uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra no te­ner con­tra­tiem­pos du­ran­te la ges­ta­ción. ¡Ojo!, es­to no quie­re de­cir co­mer más de lo ha­bi­tual, sino man­te­ner siem­pre una die­ta equi­li­bra­da, va­rian­do ali­men­tos que brin­den vi­ta­mi­nas, pro­teí­nas y cal­cio a nues­tro or­ga­nis­mo. Hay que re­cor­dar que to­do lo que con­su­me la ma­dre tam­bién ali­men­ta al be­bé. “Por eso mis­mo, lo ideal se­ría lle­var una vida sa­lu­da­ble evi­tan­do tabaco, al­cohol, ca­fé, té y en su lu­gar con­su­mir más fru­tas, ver­du­ras y car­nes blan­cas”, ex­pre­só la nu­tri­cio­nis­ta Mart­ha Que­sa­da, a quien re­cu­rri­mos pa­ra que nos guíe acer­ca de la ali­men­ta­ción de las fu­tu­ras ma­más.

LOS PRI­ME­ROS ME­SES DE GES­TA­CIÓN

“En pri­mer lu­gar, un hi­jo es lo más im­por­tan­te pa­ra una pa­re­ja. En lo po­si­ble, se de­be pla­ni­fi­car con tiem­po la lle­ga­da de un miem­bro más a la fa­mi­lia”, in­di­có la li­cen­cia­da al ini­cio de es­ta no­ta, al mo­men­to de agre­gar: “Por ese mo­ti­vo, lo ideal es cui­dar­se en la ali­men­ta­ción, más aún si la mu­jer es­tá con so­bre­pe­so al ini­cio del em­ba­ra­zo, pa­ra evi­tar dia­be­tes ges­ta­cio­nal e hipertensión du­ran­te la ges­ta­ción”.

La pro­fe­sio­nal re­co­men­dó al­gu­nos pa­sos a se­guir pa­ra las mu­je­res que ini­cian la dul­ce es­pe­ra:

Con­sul­tar con el gi­ne­có­lo­go y ha­cer­se un aná­li­sis de san­gre pa­ra de­tec­tar si hay anemia. Si es así, agre­gar ali­men­tos ri­cos en hie­rro. Con­su­mir áci­do fó­li­co du­ran­te los pri­me­ros me­ses. Evi­tar la co­mi­da cha­ta­rra e in­ge­rir ali­men­tos sa­lu­da­bles que ali­men­ten al be­bé. Rea­li­zar ejer­ci­cios fí­si­cos por lo me­nos tres ve­ces a la se­ma­na. Ca­be des­ta­car su im­por­tan­cia, pues ha­cen más ágil a la mu­jer, fa­ci­li­tan­do el tra­ba­jo de par­to.

Ha­blan­do de ac­ti­vi­da­des fí­si­cas, ¿cuá­les son los ejer­ci­cios re­co­men­da­dos pa­ra las em­ba­ra­za­das?

- Los más re­co­men­da­bles pa­ra las mu­je­res em­ba­ra­za­das son los que no con­lle­ven tan­to es­fuer­zo fí­si­co, por ejem­plo, bai­le, zum­ba, yo­ga, ca­mi­na­tas las ve­ces que se desee en la se­ma­na. Se de­be te­ner cui­da­do con an­dar en bi­ci­cle­ta o pa­ti­nes, ya que pue­den ocu­rrir ac­ci­den­tes que per­ju­di­quen a las fu­tu­ras ma­más. Es im­por­tan­te que la em­ba­ra­za­da rea-

li­ce sus ac­ti­vi­da­des nor­ma­les en su vida co­ti­dia­na, a me­nos que exis­ta pér­di­da de san­gre, em­ba­ra­zos múl­ti­ples o com­pli­ca­cio­nes du­ran­te la ges­ta­ción.

Lue­go de pa­sar los pri­me­ros me­ses de ges­ta­ción, ¿cuá­les son los cui­da­dos ali­men­ti­cios que de­be te­ner la mu­jer?

- An­tes que na­da, las con­sul­tas con el nu­tri­cio­nis­ta y el gi­ne­có­lo­go de­ben ser pe­rió­di­cas pa­ra con­tro­lar el desa­rro­llo del be­bé. En cuan­to a la ali­men­ta­ción, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta: au­men­tar el con­su­mo de agua (por lo me­nos tres li­tros al día), con­su­mir lác­teos des­cre­ma­dos y aña­dir a la die­ta en­sa­la­das y dos fru­tas al día.

¿Cuán­tos ki­los es re­co­men­da­ble au­men­tar du­ran­te el em­ba­ra­zo?

- Lo ideal se­ría su­bir uno o dos ki­los du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre y lle­gar has­ta 10 o 12 ki­los al fi­na­li­zar el em­ba­ra­zo. De igual ma­ne­ra, es­to de­pen­de mu­cho de ca­da mu­jer; si la mis­ma ya es­tá con so­bre­pe­so, de­be cui­dar­se mu­cho más en la ali­men­ta­ción, pe­ro tam­po­co so­me­ter­se a una die­ta muy es­tric­ta.

¿Qué pue­de su­ce­der si las em­ba­ra­za­das tie­nen so­bre­pe­so o ma­la ali­men­ta­ción?

- Si tie­nen so­bre­pe­so po­drían dar­se com­pli­ca­cio­nes du­ran­te el par­to, lle­gan­do a pro­lon­gar más el tra­ba­jo. Ade­más, no so­lo afec­ta a la ma­má, ya que los be­bés tam­bién po­drían na­cer con so­bre­pe­so o dia­be­tes. Otras com­pli­ca­cio­nes por ma­la ali­men­ta­ción son hipertensión arterial y dia­be­tes ges­ta­cio­nal. Por otro la­do, si la mu­jer no se ali­men­ta co­rrec­ta­men­te, es de­cir, si subió so­lo seis ki­los du­ran­te to­do el em­ba­ra­zo, al be­bé le fal­ta­rían nu­trien­tes y na­ce­ría con ba­jo pe­so.

LOS PRI­ME­ROS CUI­DA­DOS LUE­GO DE DAR A LUZ

Después de que el cuer­po de la mu­jer ha­ya pa­sa­do por va­rios cam­bios du­ran­te nue­ve me­ses, que­dan al­gu­nos ki­li­tos de más. La li­cen­cia­da Que­sa­da tam­bién nos brin­dó al­gu­nos consejos pa­ra que las ma­más cui­den su ali­men­ta­ción en es­ta nue­va eta­pa.

¿Có­mo de­ben ali­men­tar­se las ma­dres que aca­ban de dar a luz?

- Los pri­me­ros cui­da­dos de la ali­men­ta­ción se­rán en el sa­na­to­rio. Lue­go, en sus ho­ga­res de­be­rán con­su­mir so­pa de ver­du­ras, po­llo, pes­ca­do y, por so­bre to­do, fru­tas y ver­du­ras, ade­más de to­mar mu­cha agua pa­ra te­ner su­fi­cien­te le­che. Las ma­más de­ben te­ner en cuen­ta que lue­go de dar a luz tar­da­rán en per­der esos ki­los de más, so­bre to­do si subie­ron ex­ce­si­va­men­te; les lle­va­rá en­tre seis me­ses y un año o más vol­ver a re­cu­pe­rar su pe­so. Por lo tan­to, ten­drán que con­su­mir ali­men­tos equi­li­bra­dos, so­bre to­do du­ran­te la lactancia, ya que to­do lo que la ma­dre con­su­me pa­sa a la le­che.

¿Qué ali­men­tos son im­pres­cin­di­bles pa­ra la mu­jer que es­tá ama­man­tan­do?

- Siem­pre es im­por­tan­te con­su­mir al me­nos cinco por­cio­nes de fru­tas y ver­du­ras al día. Ade­más, se de­be co­mer más car­ne blan­ca y li­mi­tar la car­ne ro­ja a dos ve­ces por se­ma­na, eli­gien­do cor­tes ma­gros. Es im­por­tan­te rea­li­zar las cinco co­mi­das dia­rias, co­mer ca­da tres a cua­tro ho­ras, así se evi­ta te­ner ham­bre, pues la lactancia de­man­da mu­cho al or­ga­nis­mo.

Por úl­ti­mo, ¿qué de­ben evi­tar las ma­dres en el pe­rio­do de lactancia?

- Las ma­más de­ben evi­tar du­ran­te ese tiem­po el ca­fé y el cho­co­la­te, pues es­to cae­rá mal al be­bé mien­tras ama­man­ta. Tam­bién es­tá prohi­bi­do el al­cohol du­ran­te to­do el pe­rio­do de lactancia.

TVO

Fo­tos: Ar­chi­vo

CON­SE­JO PRO­FE­SIO­NAL. La li­cen­cia­da Mart­ha Que­sa­da re­co­mien­da una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, tan­to an­tes co­mo después de dar a luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.