En­se­ñan­zas pa­ra la paz

La em­ba­ja­do­ra de la Paz Isha Judd vi­si­ta­rá Pa­ra­guay el 3 y 4 de junio, pa­ra brin­dar un se­mi­na­rio-ta­ller. En una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va, la aus­tra­lia­na nos ade­lan­tó que ven­drá a en­se­ñar he­rra­mien­tas que ayu­den a cons­truir in­ter­na y ex­ter­na­men­te la fe­li­ci­dad.

TVO - - Sumario - ISHA JUDD

Par­te de sus 55 años, Isha Judd los de­di­có a la bús­que­da de la fe­li­ci­dad, la paz y el amor; a co­no­cer­se a sí mis­ma y en­con­trar un ca­mino que guíe a otras per­so­nas en el pro­ce­so de cre­ci­mien­to es­pi­ri­tual. Creó la fun­da­ción Edu­can­do pa­ra la Paz y lle­va 17 años tra­ba­jan­do en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca con los sec­to­res más ca­ren­cia­dos, brin­dan­do me­to­do­lo­gías pa­ra que las per­so­nas en­cuen­tren el bie­nes­tar en sus vi­das. En Pa­ra­guay, Edu­can­do pa­ra la Paz, con el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra (MEC) y Jun­tos por la Edu­ca­ción, ya ha ca­pa­ci­ta­do a di­rec­to­res de ins­ti­tu­cio­nes de la pri­me­ra in­fan­cia del MEC. Aho­ra tra­ba­jan con do­cen­tes de Caa­za­pá. Y la pro­pia Isha es­ta­rá de visita en nues­tro país, aun­que esta no es su pri­me­ra vez.

Vol­ve­rás a vi­si­tar Pa­ra­guay, Isha, ¿có­mo te sen­tís en tie­rra gua­ra­ní?

- En­con­trar­me una vez más en esta tie­rra de gen­te con co­ra­zo­nes gi­gan­tes, ma­ra­vi­llo­sos, me po­ne muy fe­liz. Us­te­des son se­res hu­ma­nos muy va­lio­sos, con tan­to pa­ra dar; se ocu­pan tan­to de su pró­ji­mo, tie­nen va­lo­res in­ter­nos que ha­cen de su po­bla­ción la más ri­ca, pues es la ri­que­za ver­da­de­ra la que lle­va­mos den­tro.

¿Qué es­pe­rás pa­ra esta oca­sión?

- Y en esta oca­sión sien­to el cre­ci­mien­to ex­terno que han te­ni­do y se me­re­cen. Cla­ro que hay cam­bios y a ve­ces uno no sa­be qué ha­cer, co­mo ve­ci­nos o ciu­da­da­nos, pe­ro es­toy se­gu­ra de que en su mis­ma esen­cia es­tá to­do cla­ro, con aque­llas prio­ri­da­des que son las que man­tie­nen la ver­dad mis­ma del co­ra­zón gua­ra­ní y que quie­ren pa­sar a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. Nos es­ta­mos en­fo­can­do en los ni­ños y he­mos te­ni­do una gran re­cep­ción y apo­yo a nues­tro pro­yec­to de par­te del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, que au­to­ri­za, im­pul­sa e incluye en la ca­pa­ci­ta­ción obli­ga­to­ria de los maes­tros. Hay mu­chí­si­mos es­tu­dian­tes del sistema que so­lo tie­nen en su nor­te dar, dar y dar des­de sus co­ra­zo­nes, pa­ra que otros se­res hu­ma­nos reali­cen su po­ten­cial más ele­va­do y creen un en­torno de paz.

En Pa­ra­guay, el mé­to­do se in­clu­yó en la edu­ca­ción me­dian­te la ca­pa­ci­ta­ción a di­rec­to­res de edu­ca­ción ini­cial. ¿Qué sig­ni­fi­ca eso pa­ra Isha?

- Es­toy tan, tan fe­liz con es­te pri­mer pa­so. Pri­me­ra-

men­te, si los di­rec­to­res y maes­tros co­no­cen un sen­de­ro que cul­ti­ve su bie­nes­tar in­terno co­mo se­res hu­ma­nos, en vez de es­tre­sar­se por lo co­ti­diano ten­drán un mé­to­do que les per­mi­ti­rá es­tar pre­sen­tes, sin­tien­do des­de su sen­si­bi­li­dad, asis­tien­do a tra­vés de dis­tin­tas for­mas a los ni­ños a man­te­ner­se en con­tac­to con­si­go mis­mos, sin per­der su inocen­cia, sino desa­rro­llan­do su crea­ti­vi­dad, su fe­li­ci­dad na­tu­ral y amán­do­se a sí mis­mos. ¿Te ima­gi­nás? Es­tos ni­ños, si se aman y apre­cian, se­rán jó­ve­nes y adul­tos que no se au­to­des­trui­rán pa­ra cu­brir in­se­gu­ri­da­des per­so­na­les, no se­rán vio­len­tos por es­tar lle­nos de mie­dos, y com­par­ti­rán con sus fa­mi­lias y pa­re­jas crean­do una so­cie­dad en paz. Con Jun­tos por la Edu­ca­ción, es­ta­mos en la zo­na del país que más ne­ce­si­ta.

¿En qué con­sis­te la me­di­ta­ción edu­ca­ti­va?

- Es un pro­gra­ma que lle­va­mos ya años tra­ba­jan­do. Apli­ca­mos el sistema que en­se­ño, den­tro de un mar­co mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, en una ca­pa­ci­ta­ción de 100 ho­ras que crea­mos con el equi­po de mi fun­da­ción edu­ca­ti­va. Así, los do­cen­tes desa­rro­llan he­rra­mien­tas de au­to­co­no­ci­mien­to pa­ra apren­der a ins­pi­rar con el ejem­plo, a en­con­trar su po­ten­cial in­te­rior, vi­vir una vi­da ple­na y ser real­men­te un mo­de­lo pa­ra sus alum­nos. Tam­bién en una se­gun­da fa­se di­se­ñan sus ac­ti­vi­da­des de edu­ca­ción pa­ra la paz, apli­ca­da se­gún su reali­dad so­cio­cul­tu­ral, tra­ba­jan­do tam­bién con pa­dres, ma­dres y apo­de­ra­dos.

En el se­mi­na­rio ta­ller que dic­ta­rás en nues­tro país, ¿qué nos en­se­ña­rás?

- Les en­se­ña­ré có­mo apli­car mi sistema en la vi­da co­ti­dia­na, pa­ra que pue­dan apren­der qué ha­cer de ca­da mo­men­to, de mo­do a en­fo­car­se en el amor y no en el mie­do; en apre­ciar y no en cri­ti­car; en coope­rar jun­tos, crean­do sin com­pe­tir; en agra­de­cer y no tra­tar to­do co­mo si fue­ra des­car­ta­ble. Apren­de­rán a en­fo­car­se en el desa­rro­llo y la ex­pan­sión del amor in­terno, que te per­mi­te vi­vir en unidad y paz con­ti­go, to­dos y to­do. Ima­gi­ná las co­sas que se­rán na­tu­ra­les co­mo con­se­cuen­cia de una so­cie­dad con ni­ños, jó­ve­nes y adul­tos que ex­pe­ri­men­tan es­to. Se­rá na­tu­ral el res­pe­to, el cui­da­do del me­dioam­bien­te, no exis­ti­ría el bull­ying. No­so­tros en­se­ña­mos a to­dos el ar­te de es­cu­char­se in­ter­na­men­te, es­cu­char al otro y so­bre to­do, lim­piar nues­tra per­cep­ción, que ge­ne­ral­men­te es­tá te­ñi­da del es­trés pro­pio.

¿Quié­nes po­drán asis­tir al se­mi­na­rio?

- Pue­den asis­tir al se­mi­na­rio ab­so­lu­ta­men­te to­dos. Mu­chos jó­ve­nes pa­ra­gua­yos vi­si­tan mi cen­tro en Uru­guay pa­ra con­cu­rrir a re­ti­ros que ha­go con sus fa­mi­lias; lue­go, más cre­ci­dos, ya so­los, vie­nen con ami­gos: ellos son jo­yas. Es pa­ra to­dos, des­de el que no pue­de dor­mir, se pe­lea mu­cho con la pa­re­ja, no sa­be qué quie­re ha­cer de su vi­da, has­ta la ma­má o em­pre­sa­rio es­tre­sa­dos, el jo­ven de­sin­te­re­sa­do o que le atrae lo au­to­des­truc­ti­vo; quien sea, por el mo­ti­vo que sea, pues en úl­ti- ma ins­tan­cia to­dos buscamos so­lo el amor. Y co­mo no nos en­se­ñan que el amor es­tá en ca­da uno de no­so­tros, en nues­tros co­ra­zo­nes y que sí hay for­ma de cul­ti­var­lo, lo buscamos don­de no es­tá y su­fri­mos. Dios es amor. Yo so­lo en­se­ño amor.

Además del ta­ller, ¿es­ta­rás rea­li­zan­do otras ac­ti­vi­da­des en Pa­ra­guay?

- Sí, voy a rea­li­zar una reunión con los jar­di­nes de la pri­me­ra in­fan­cia de Asun­ción, pa­ra una con­fe­ren­cia so­bre la con­cien­cia y la edu­ca­ción pa­ra la paz, com­par­tien­do la ex­pe­rien­cia de tan­tos años de tra­ba­jo so­cial en los lu­ga­res más di­fí­ci­les, por­que hoy en día es tan im­por­tan­te po­der dis­mi­nuir la vio­len­cia, el bull­ying y el es­trés. Te­ne­mos pro­gre­so eco­nó­mi­co, ma­yo­res re­cur­sos y tec­no­lo­gía, pe­ro la edu­ca­ción no va a me­jo­rar has­ta que se in­cor­po­re el desa­rro­llo del ser y la con­vi­ven­cia.

¿Visitarás la cárcel de mu­je­res, don­de tam­bién es­tá pre­sen­te tu fun­da­ción?

- Nues­tra fun­da­ción es­tá pre­sen­te des­de ha­ce cua­tro años en la cárcel de mu­je­res de Asun­ción. Esta vez es­ta­mos pi­dien­do per­mi­so pa­ra que las in­ter­nas que par­ti­ci­pan en nues­tras ac­ti­vi­da­des pue­dan asis­tir a mi cur­so, por­que los cam­bios que tu­vie­ron han si­do fa­bu­lo­sos y se­rá ma­ra­vi­llo­so que sal­gan por un mo­men­to, pre­mian­do tam­bién su cons­tan­cia y de­seos de cam­biar.

CON NI­CO­LE HU­BER. La ex Miss Pa­ra­guay con­si­de­ra a Isha Judd su gu­rú. Ni­co­le prac­ti­ca el sistema Isha des­de los 18 años, se­gún nos con­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.