“Mi ma­má sig­ni­fi­ca to­do pa­ra mí”

Pa­ra Ma­ría Lau­ra Olitte, el inicio de ma­yo fue un po­co du­ro. Su ma­má en­fren­tó una en­fer­me­dad que in­clu­so la obli­gó a in­ter­nar­se y man­tu­vo bas­tan­te preo­cu­pa­da a la fa­mi­lia. Con do­ña Ma­ri­ta Oli­vei­ra me­jor, Malala son­ríe más tran­qui­la y se ani­mó a una char­la

TVO - - Sumario - MALALA OLITTE

Malala Olitte y su fa­mi­lia pa­sa­ron días com­pli­ca­dos con el de­li­ca­do cua­dro de salud que en­fren­tó su ma­má, do­ña Ma­ri­ta Oli­vei­ra. La con­duc­to­ra y sus her­ma­nos se lle­va­ron un buen sus­to cuan­do tu­vie­ron que in­ter­nar a su ma­dre por un prin­ci­pio de neu­mo­nía. Con do­ña Ma­ri­ta mu­cho me­jor, Ma­ría Lau­ra vol­vió a la cal­ma y has­ta se ani­mó a po­sar con su ma­má pa­ra se­guir ce­le­bran­do con TVO el Mes de la Ma­dre. Por su par­te, a do­ña Ma­ri­ta la en­con­tra­mos con mu­cha for­ta­le­za y con­ten­ta por los cui­da­dos que le die­ron sus hi­jos du­ran­te su con­va­le­cen­cia. “Son la me­jor he­ren­cia que me de­jó mi ma­ri­do, don Jo­sé Olitte”, con­tó emocionada la viu­da del re­cor­da­do humorista con el que tu­vo a Jo­sé Mi­guel, Ma­ría Jo­sé, Ma­ri­cha, Ma­ría Mar­ga­ri­ta, Ma­ría Yo­lan­da, Malala, Pa­blo Je­re­mías y Jo­sé Ema­nuel.

Do­ña Ma­ri­ta, ¿có­mo an­dás de salud?

- Aho­ra muy bien, gra­cias a Dios. Ha­ce un par de se­ma­nas tu­ve un fuer­te cua­dro de neu­mo­nía que hi­zo que me in­ter­na­ra y me asus­té sin­ce­ra­men­te.

¿Có­mo fue la reac­ción de sus hi­jos?

- To­dos es­tu­vie­ron muy pen­dien­tes de mí. So­lían tur­nar­se pa­ra cui­dar­me mien­tras es­ta­ba in­ter­na-

da. En ese sen­ti­do soy muy ben­de­ci­da, por­que mis ocho hi­jos son la me­jor he­ren­cia que me de­jó mi fi­na­do ma­ri­do, Jo­sé Olitte.

¿Malala te cui­da­ba mu­cho?

- ¡Sí! En­tre sus múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des de tra­ba­jo y fa­mi­lia, ella siem­pre se in­ge­nia­ba pa­ra ir a que­dar­se con­mi­go. Me ayu­da­ba a ba­ñar­me y la­var­me la ca­be­za. ¡Ma­ría Lau­ra es un án­gel!

¿Los cui­da­dos si­guen aho­ra que es­tás en ca­sa?

- Sí, Ma­ría Lau­ra me lla­ma y me pre­gun­ta qué tal es­toy. Yo le di­go que es­toy bien y que se que­de tran­qui­la, pe­ro ella me vuel­ve a pre­gun­tar: “¿No me men­tís pa hi­na, ma­má?” (Ri­sas).

Aho­ra, a cui­dar­se pa­ra evi­tar una re­caí­da, do­ña Ma­ri­ta...

- Mis hi­jos me mi­man, me mal­crían, pe­ro tam­bién sa­ben has­ta qué pun­to. En ese sen­ti­do me cui­dan mu­chí­si­mo y gra­cias a ellos aho­ra es­toy muy bien de salud. An­tes ellos eran los ca­pri­cho­sos y aho­ra di­cen que soy yo (ri­sas).

¿Có­mo era Malala de chi­ca?

- Ella era muy tra­vie­sa e hi­per­ac­ti­va. Es­tu­dia­ba en un co­le­gio don­de yo tra­ba­ja­ba co­mo se­cre­ta­ria y siem­pre te­nía que an­dar con­tro­lán­do­le (ri­sas). Pe­ro den­tro de to­do, muy bue­na hi­ja, su­per­amo­ro­sa y muy aten­ta.

¿Qué sen­tís al ver­la en te­le­vi­sión?

- Muy or­gu­llo­sa co­mo ma­má al ver­la triun­far en lo que tan­to le gus­ta. La te­le­vi­sión fue siem­pre su sue­ño y des­de chi­ca qui­so se­guir los pa­sos de su pa­pá.

MÁS TRAN­QUI­LA Y CON NUE­VO PER­FIL

Des­de que su ma­dre re­ci­bió el al­ta mé­di­ca, Malala res­pi­ra tran­qui­la. Pa­ra la con­duc­to­ra de tevé, do­ña Ma­ri­ta es pa­la­bra san­ta, tan­to así que de­jó a un la­do el per­fil con­flic­ti­vo a pe­di­do de ella. “Mi ma­má me pe­día que pa­re un po­co con eso”, re­ve­ló.

Te vi­mos muy preo­cu­pa­da por tu ma­má en los úl­ti­mos días…

- Ha­ce po­co mi ma­má se ha­bía ro­to el hom­bro, y co­mo ella es dia­bé­ti­ca, tu­ve mie­do de que la he­ri­da no ci­ca­tri­za­ra. Por suer­te no pa­só a ma­yo­res, y cuan­do vol­ví a es­tar tran­qui­la le aga­rró un cua­dro de neu­mo­nía que me preo­cu­pó bas­tan­te, por­que a mi pa­pá le ha­bía aga­rra­do lo mis­mo y des­pués fue em­peo­ran­do. Ese fue mi te­mor, pe­ro gra­cias a Dios su­peró y hoy ya es­tá en ca­sa tran­qui­la y en buen es­ta­do de salud.

¿Qué de­ci­die­ron ha­cer en­tre her­ma­nos an­te esta si­tua­ción?

- So­mos una fa­mi­lia muy uni­da y rá­pi­da­men­te nos pu­si­mos de acuer­do pa­ra cui­dar de ma­má. La pa­sa­mos un po­co di­fí­cil, pe­ro con fe, re­zan­do y cui­dán­do­la mu­cho, pu­di­mos su­pe­rar ese tra­go amar­go.

¿Có­mo es la re­la­ción con tu ma­má?

- Mi ma­má sig­ni­fi­ca to­do pa­ra mí. Cuan­do mi pa­pá fa­lle­ció, yo te­nía 18 años y era co­mo que aún no te­nía no­ción de lo que es la vi­da, sen­tí que no pu­de cui­dar­lo del to­do. Hoy, mu­cho más ma­du­ra, me doy cuen­ta de las res­pon­sa­bi­li­da­des; una de ellas es pre­ci­sa­men­te cui­dar de mi ma­má. Es por eso que me pa­so lla­mán­do­la to­dos los días, pre­gun­tan­do có­mo es­tá y si le ha­ce fal­ta al­go.

Mis hi­jos me mi­man, me mal­crían, pe­ro tam­bién sa­ben has­ta qué pun­to”, do­ña Ma­ri­ta

Cuan­do mi pa­pá fa­lle­ció, yo te­nía 18 años y era co­mo que aún no te­nía no­ción de lo que es la vi­da”, Malala

¿Sos la más mi­ma­da en­tre los her­ma­nos?

- Jo­sé Ema­nuel, el oc­ta­vo hi­jo, es el pre­fe­ri­do de ella, aun­que mis her­ma­nos di­cen que soy yo (ri­sas). En reali­dad creo que fui la más mi­ma­da por mis pa­dres. Ten­go sie­te her­ma­nos, to­dos son tra­ba­ja­do­res y muy bue­na gen­te. Eso le ha­ce sen­tir bien a mi ma­má.

¿Có­mo es do­ña Ma­ri­ta?

- Mi ma­má tie­ne un ca­rác­ter muy es­pe­cial. Es di­vi­na por den­tro, muy ser­vi­cial y co­mo ma­má es ad­mi­ra­ble, por­que nun­ca nos hi­zo fal­tar na­da. Crió a ocho hi­jos, ca­si so­la te di­ría, por­que mi pa­pá se pa­sa­ba via­jan­do y tra­ba­jan­do. Es una mu­jer no­ble, pe­ro de­ma­sia­do ter­ca (ri­sas). No quie­re cui­dar­se, desea apro­ve­char lo má­xi­mo la vi­da, to­mar­se unos tra­gos con sus hi­jas, pe­ro siem­pre le ex­pli­ca­mos y, aun­que le cues­ta, ter­mi­na en­ten­dien­do (ri­sas).

¿Cuál es la anéc­do­ta que más re­cor­dás con tu ma­má?

- Re­cuer­do que fui­mos a Río de Ja­nei­ro de va­ca­cio­nes y, es­tan­do fren­te al Cris­to Re­den­tor, se sol­tó a llo­rar de la emo­ción. Mi abue­lo na­ció en esa ciu­dad y le ha­bía pro­me­ti­do que al­gu­na vez la lle­va­ría a co­no­cer el mo­nu­men­to. Co­mo él fa­lle­ció, no pu­do cum­plir esa pro­me­sa, y gra­cias a que se me ocu­rrió lle­var­la con­mi­go, co­no­ció el lu­gar don­de na­ció su pa­dre. Es una de las anéc­do­tas más lin­das que ten­go con ella.

¿Có­mo es en su rol de abue­la?

- Yo me pe­leo al dos por tres con ella por­que de­ma­sia­do le mal­cría a mis hi­jos (ri­sas). Es ter­ca, por­que a es­con­di­das ha­ce las co­sas, y sus nie­tos, fe­li­ces con la abue­la por­que les da to­dos los gustos.

Te­nés un per­fil más tran­qui­lo úl­ti­ma­men­te...

- ¡Sí! Es que mi ma­má me de­cía que pa­re un po­co con eso, que ella no me co­no­cía así y que me ale­je de esas co­sas. Fui en­ten­dien­do y hoy me sien­to fe­liz dán­do­le esa tran­qui­li­dad a mi mami.

TVO

LA MÁS MI­MA­DA. Do­ña Ma­ri­ta y Malala tie­nen una her­mo­sa re­la­ción ma­dre-hi­ja, co­mo ami­gas, con­fi­den­tes y com­pin­ches.

NUE­VA VI­DA. Malala se en­fo­có en el tra­ba­jo, la fa­mi­lia y sus pro­yec­tos, de­jan­do a un la­do las pe­leas del pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.