¡En la rec­ta fi­nal!

Yo me lla­mo se acer­ca a las ins­tan­cias de­ci­si­vas. En­tre los par­ti­ci­pan­tes más que­ri­dos por el pú­bli­co se en­cuen­tran Marc Ant­hony, Axl Ro­se, Gil­da y La­lo, y ellos mis­mos nos con­ta­ron có­mo vi­ven es­tos in­ten­sos días de com­pe­ti­ción, sus de­seos y sue­ños des­pué

TVO - - Sumario - Fo­tos: Fer­nan­do Fran­ces­che­lli - Gen­ti­le­za

YO ME LLA­MO

No­che tras no­che, los ar­tis­tas del pro­gra­ma Yo me lla­mo des­lum­bran al pú­bli­co imi­tan­do a re­co­no­ci­dos can­tan­tes in­ter­na­cio­na­les. El cer­ta­men de Te­le­fu­tu­ro se acer­ca a la gran fi­nal, que con­sa­gra­rá al me­jor de es­te ci­clo con el pre­mio de G. 60 mi­llo­nes. Los par­ti­ci­pan­tes dan to­do de sí y en­sa­yan pa­ra no que­dar fue­ra. Cua­tro de ellos nos brin­da­ron un po­co de su tiem­po y nos con­ta­ron có­mo se sien­ten: Axl Ro­se, Marc Ant­hony, Gil­da y La­lo ha­blan de sus ini­cios, desafíos y sue­ños.

RO­DRI­GO, MARC ANT­HONY

Ro­dri­go Ava­lo Ál­va­rez, de 28 años, per­so­ni­fi­ca al puer­to­rri­que­ño Marc Ant­hony, pe­ro vie­ne imi­tán­do­lo des­de el 2013. Nun­ca ima­gi­nó que el cer­ta­men le cam­bia­ría la vi­da y le ayu­da­ría a cum­plir el sue­ño de mos­trar su talento, en las pan­ta­llas de Te­le­fu­tu­ro. Pe­ro tam­bién se convirtió en uno de los más po­lé­mi­cos, en es­pe­cial cuan­do se lo in­vo­lu­cró sen­ti­men­tal­men­te con su com­pa­ñe­ra Isa­bel (imi­ta­do­ra de Na­ta­lia Ji­mé­nez), al en­con­trar­se un vi­deo en el que se los veía be­sán­do­se. Es­to le tra­jo va­rios pro­ble­mas.

Pa­sas­te por momentos muy du­ros...

- Soy cul­pa­ble del inicio de mis ma­los momentos y asu­mí la cul­pa­bi­li­dad, por­que ame­ri­ta­ba. Eso me tra­jo pro­ble­mas en mi ca­sa, las co­sas ya no iban bien. De­ci­dí mu­dar­me, me se­pa­ré de mi no­via por ver­güen­za y to­do el es­cra­che que la gen­te me ha­cía. Me sen­tí el peor ser hu­mano. El ner­vio­sis­mo y el es­trés por los que es­ta­ba pa­san­do afec­ta­ron mis cuer­das vo­ca­les.

En­ton­ces, ¿te afec­tó en la com­pe­ten­cia?

- Un po­co. Se no­tó y re­ci­bí crí­ti­cas del ju­ra­do, en es­pe­cial de Cla­ri Arias, se mez­cló la de­vo­lu­ción con su­pues­tas in­fi­de­li­da­des. Esa no­che me de­fen­dí, ya que no te­nía na­da que ver mi vi­da per­so­nal con la ga­la. Me no­mi­na­ron in­jus­ta­men­te. Me ga­né el res­pe­to del pú­bli­co por­que me de­fen­dí an­te el ju­ra­do, al­go a lo que na­die se ani­mó has­ta ese en­ton­ces.

¿Y tu fa­mi­lia te alien­ta en es­to?

- Siem­pre lo hi­cie­ron. Des­de los 12 años que me apo­yan, cuan­do in­gre­sé a una igle­sia pa­ra can­tar en Bue- nos Ai­res. Mis pa­dres y un her­mano vi­ven en el ve­cino país, pe­ro vie­nen ca­da tan­to. A ve­ces me sien­to muy so­lo, por­que los con­si­de­ro mis pi­la­res. Pe­ro to­do me ha­ce mu­cho más fuer­te an­te la ad­ver­si­dad. Doy gra­cias a Dios por­que siem­pre me apo­yan y sue­ñan con que al­gún día re­co­rra el mun­do con mi voz.

¿Es más du­ro en ins­tan­cias fi­na­les?

- Es muy re­ñi­do to­do, ca­da uno es­tá dan­do lo me­jor de sí, na­die quie­re per­der. Es la fa­se de to­dos con­tra to­dos, sin per­der los prin­ci­pios del com­pa­ñe­ris­mo.

¿A quién le ves co­mo ma­yor com­pe­ten­cia?

- Mi ma­yor com­pe­ten­cia soy yo, por­que día a día tra­to de su­pe­rar el mie­do a mí mis­mo. Los más fuer­tes son los po­pu­la­res con el pú­bli­co y que además imi­tan ex­ce­len­te­men­te a sus ar­tis­tas: Axl y La­lo.

¿Qué ha­rás con los G. 60 mi­llo­nes si ga­nás?

- Los di­vi­di­ría con mi her­mano y ayu­da­ré a mi ma­má con su ne­go­cio. Tam­bién quie­ro re­ga­lar­le a mi pa­pá su pri­mer au­to.

JA­VIER, AXL RO­SE

Con 18 años, Ja­vier Ale­jan­dro Ló­pez Quin­ta­na sor­pren­de en ca­da pre­sen­ta­ción por su gran pa­re­ci­do con el vo­ca­lis­ta de los Guns N' Ro­ses, Axl Ro­se. Es­te san­lo­ren­zano se convirtió en uno de los fa­vo­ri­tos de la au­dien­cia, co­se­chan­do se­gui­do­res en las re­des.

¿Des­de cuán­do imi­tás a es­te can­tan­te?

- Imi­to a Axl Ro­se des­de que ten­go 10 años. Un día, ma­má me hi­zo es­cu­char la can­ción Sweet child o' mi­ne, y me en­can­tó, me con­ver­tí en fa­ná­ti­co de Axl. Cuan­do em­pe­zó a sa­lir­me su voz, a los 14, for­mé mi ban­da tri­bu­to a los Gun's n Ro­ses.

¿Tu fa­mi­lia te apo­yó des­de el va­mos?

- Mi fa­mi­lia siem­pre me apo­yó en to­do, que­rían que es­tu­dia­ra y a la vez hi­cie­ra mú­si­ca. Pe­ro aho­ra que es­toy en el pro­gra­ma, me en­fo­co en lo se­gun­do.

¿Qué cam­bió con tu in­cur­sión en el pro­gra­ma?

- Cam­bió to­do en mi vi­da. Gra­cias a Yo me lla­mo me

acer­qué a más gen­te y mos­tré mi talento; in­clu­so ten­go un club de fans, con el que es­toy agra­de­ci­do.

De amo­res, ¿có­mo es­tás?

- Es­toy en una re­la­ción ha­ce tres años, pe­ro no quie­ro que se mez­cle mi vi­da pri­va­da con la par­te pú­bli­ca, pa­ra evi­tar cual­quier pro­ble­ma.

¿Qué ha­rías con el pre­mio de G. 60 mi­llo­nes?

- Lo pri­me­ro se­ría com­prar un au­to, ayu­dar a mi fa­mi­lia con las cuen­tas, com­prar equi­pos pa­ra ar­mar mi es­tu­dio en ca­sa y se­guir tra­ba­jan­do en la mú­si­ca.

GLADYS, GIL­DA

Una de las par­ti­ci­pan­tes más sa­cri­fi­ca­das es Gladys Carolina Es­qui­vel Achar, Gil­da. Ella es oriun­da de Yhú, Caa­gua­zú, y des­de muy chi­ca tu­vo que tra­ba­jar pa­ra ayu­dar a su fa­mi­lia. Hoy, jue­ves 25 de ma­yo, cum­ple 20 años y los ce­le­bra­rá lu­chan­do por su sue­ño.

¿Qué ha­cías an­tes de Yo me lla­mo?

- Tra­ba­ja­ba co­mo em­plea­da do­més­ti­ca, pa­ra pa­gar mis es­tu­dios, pe­ro siem­pre so­ñé con ser can­tan­te pro­fe­sio­nal. Gra­cias a Dios se me dio la opor­tu­ni­dad.

¿Re­ci­bís el ca­ri­ño del pú­bli­co?

- Sí, ¡he­tái­te­rei la gen­te che ray­hú­va! (Ri­sas). Me di cuen­ta de que mu­chas per­so­nas me de­mues­tran su ca­ri­ño. Agra­dez­co a to­dos por el amor y el apre­cio.

¿Tu fa­mi­lia te apo­yó en es­to?

- Sí, siem­pre. Sa­ben lo que a mí me gus­ta y es­tán pre­sen­tes en esta eta­pa de mi vi­da que dis­fru­to tan­to.

¿Es­tás de no­via?

- Aho­ra no, me in­tere­sa mu­cho mi carrera mu­si­cal y cen­tro to­da mi aten­ción ahí.

¿Có­mo em­pe­zas­te a imi­tar a Gil­da?

- Siem­pre can­ta­ba sus can­cio­nes, por­que ha­blan de amor y co­sas lin­das. Me en­can­ta la cum­bia y ha­ce seis me­ses que em­pe­cé a imi­tar a Gil­da, por su sen­ci­llez, dul­zu­ra y hu­mil­dad.

¿Qué ha­rías con el pre­mio?

- Pri­me­ro, ayu­dar a mi fa­mi­lia, por­que so­mos muy hu­mil­des. En to­tal es­ta­mos nue­ve her­ma­nos, pa­pá tra­ba­ja en la cha­cra y ma­má co­mo em­plea­da do­més­ti­ca. Además, quie­ro asis­tir a los más ne­ce­si­ta­dos.

¿Tra­ba­ja­rás con Ju­nior Ro­drí­guez?

- Aún no hay na­da con­fir­ma­do. Pe­ro me en­can­ta­ría, él es un gran pro­fe­sio­nal, con mu­cha tra­yec­to­ria.

CHARLY, LA­LO

Por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, es­tá Charly Vi­llal­ba, de 30 años, oriun­do de Hor­que­ta. Per­so­ni­fi­ca al vo­ca­lis­ta de La­lo y los Des­cal­zos, y ca­sual­men­te to­dos los par­ti­ci­pan­tes que apa­re­cen en esta no­ta lo ven co­mo una gran ame­na­za, por el talento que de­mues­tra imi­tan­do a su ar­tis­ta. Además, mu­cha gen­te lo si­gue ga­la tras ga­la y se per­fi­la co­mo un can­di­da­to fuer­te a al­zar­se con el pri­mer pues­to.

¿Es­tar en Yo me lla­mo cam­bió tu vi­da?

- Por com­ple­to, en un abrir y ce­rrar de ojos. Re­ci­bo mu­chí­si­mo ca­ri­ño de mi pú­bli­co, me lo tras­mi­ten a diario a tra­vés de las re­des y en mis pre­sen­ta­cio­nes. Además, es­toy ha­cien­do lo que amo, que es can­tar.

¿Có­mo fue pa­ra que em­pie­ces a imi­tar a La­lo?

- Siem­pre me gus­tó su mú­si­ca y el gé­ne­ro tro­pi­cal. Me mo­ti­vó su for­ma de amar al pú­bli­co, su ca­ris­ma y fe pues­ta en Dios, me iden­ti­fi­co mu­cho con él.

¿Ca­sa­do o sol­te­ro?

- Es­toy fe­liz­men­te ca­sa­do. Ten­go dos ma­ra­vi­llo­sos hi­jos, una ne­na de ocho años y un va­rón de tres años.

¿Qué ha­rías con el pre­mio?

- Quie­ro ase­gu­rar el me­jor fu­tu­ro pa­ra mis hi­jos y mi es­po­sa. Y ayu­dar a al­gu­nas per­so­nas ne­ce­si­ta­das.

¿A quién ves más fuer­te en el pro­gra­ma?

- Le veo ca­da día me­jor a Axl Ro­se. Además, la com­pe­ten­cia es­tá más du­ra, con la exi­gen­cia de los ju­ra­dos y la pre­sión que se sien­te con el cer­ta­men. Una am­plia ga­ma de ar­tis­tas y gé­ne­ros mu­si­ca­les es es­tre­lla de Te­le­fu­tu­ro. La de­ci­sión de quién es el me­jor se­rá di­fí­cil, y en úl­ti­ma ins­tan­cia lo definirá el me­jor juez: el pú­bli­co. ¡Mu­cha suer­te a to­dos!

AD­VER­SA­RIOS. Tan­to pa­ra Axl co­mo pa­ra Gil­da, el opo­nen­te más du­ro de la com­pe­ten­cia es La­lo.

COM­PE­TEN­CIA. Mien­tras Marc Ant­hony ve co­mo un fuer­te opo­nen­te a La­lo, es­te ve a Axl Ro­se co­mo su ri­val más du­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.