¡OJO CON LOS CHE­QUEOS MÉ­DI­COS!

TVO - - Vivir Bien - Doc­tor Car­los Da­río So­sa Gi­ne­có­lo­go

Cum­plan el rol que cum­plan, la ma­yo­ría de las mu­je­res es­tán más pen­dien­tes de las ne­ce­si­da­des de los de­más an­tes que de las su­yas. Tan­to así que va­rias de­jan de la­do los che­queos mé­di­cos de ru­ti­na, co­mo el exa­men pa­pa­ni­co­lau y la ma­mo­gra­fía, que sir­ven pa­ra de­tec­tar el cán­cer de cue­llo ute- rino y el de ma­ma, res­pec­ti­va­men­te. Es­tas en­fer­me­da­des son las prin­ci­pa­les cau­san­tes de muer­tes fe­me­ni­nas en nues­tro país. Se­gún los in­for­mes del Mi­nis­te­rio de Salud Pú­bli­ca y Bie­nes­tar So­cial (MSP­yBS), el cán­cer de cue­llo ute­ri­no aca­ba con la vi­da de 400 mu­je­res al año, mien­tras que el de ma­ma ter­mi- na con seis vi­das a la se­ma­na, apro­xi­ma­da­men­te. La de­tec­ción tem­pra­na de es­tos ma­les a tra­vés de exá­me­nes es de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra sa­lir vic­to­rio­sas en la ba­ta­lla. “La ley es­ta­ble­ce que las mu­je­res tie­nen un día li­bre al año pa­ra rea­li­zar­se es­tos es­tu­dios”, con­tó el mé­di­co Car­los Da­río So­sa. Además, nos habló de cues­tio­nes co­mo los cui­da­dos que de­be­mos te­ner pa­ra pre­ve­nir es­tas afec­cio­nes. Tam­bién acla­ró cuá­les son las prue­bas a rea­li­zar­se de acuer­do a la edad.

¿Cuál es la fe­cha que la ley es­ta­ble­ce pa­ra que la mu­jer se reali­ce los exá­me­nes?

- El per­mi­so pa­ra que la mu­jer se reali­ce los es­tu­dios de pa­pa-

ni­co­lau y ma­mo­gra­fía se es­ta­ble­ce en co­mún acuer­do con el em­plea­dor o el De­par­ta­men­to de Re­cur­sos Hu­ma­nos del lu­gar de tra­ba­jo, a me­nos que por or­den del mé­di­co se mar­que un día en es­pe­cial. Es­to de­be cum­plir­se tan­to en la fun­ción pú­bli­ca co­mo en el sec­tor pri­va­do.

¿Es­to no de­be ser des­con­ta­do del sa­la­rio?

- Así es. Pa­ra que es­to no su­ce­da, la be­ne­fi­cia­ria de­be­rá de­mos­trar que se hi­zo el es­tu­dio con el do­cu­men­to ex­pe­di­do por el sa­na­to­rio u hos­pi­tal en el que se reali­zó.

¿Ca­da cuán­to es re­co­men­da­ble ha­cer­se esos es­tu­dios?

- Es re­co­men­da­ble que una mu­jer sa­na se someta al pa­pa­ni­co­lau ca­da seis o 12 me­ses. La ma­mo­gra­fía pue­de rea­li­zar­se una vez al año, a me­nos que se sien­ta al­gu­na mo­les­tia an­tes de la fe­cha mar­ca­da pa­ra el che­queo. Es­to se apli­ca a am­bos exá­me­nes.

¿Po­dría re­cor­dar­nos a qué en­fer­me­da­des se exponen las mu­je­res?

- Además del cán­cer de cue­llo ute­ri­no y de ma­ma, ellas es­tán ex­pues­tas, más al inicio de la vi­da se­xual, a to­das las en­fer­me­da­des que se trans­mi­ten por esta vía. Las más co­mu­nes son sí­fi­lis, he­pa­ti­tis Bo C, VIH, her­pes ge­ni­tal y go­no­rrea.

Los exá­me­nes que de­ben rea­li­zar­se las mu­je­res, ¿va­rían de acuer­do a la edad?

- Al­gu­nos de ellos, sí. Des­de que la mu­jer em­pie­za a te­ner ac­ti­vi­dad se­xual has­ta los 29 años, al año de­be ha­cer­se el exa­men de pa­pa­ni­co­lau; con lo que se bus­ca de­tec­tar el vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano (VPH), cau­san­te del cán­cer de cue­llo ute­ri­no.

¿Y des­pués de esta eta­pa?

- Lue­go, al cum­plir los 30 años, es ne­ce­sa­rio rea­li­zar­se che­queos de san­gre pa­ra de­tec­tar ano­ma­lías que pue­dan pre­sen­tar­se en el or­ga­nis­mo; tam­bién las eco­gra­fías ma­ma­rias y las ma­mo­gra­fías son im­por­tan­tes en esta par­te de la vi­da de la mu­jer. Si hay an­te­ce­den­tes de cán­cer de ma­ma en la fa­mi­lia, de­ben rea­li­zar­se es­tos es­tu­dios mu­cho an­tes de lo es­ta­ble­ci­do; cuan­to me­nos tiem­po pa­se, me­jor.

Por úl­ti­mo, ¿las mu­je­res de ter­ce­ra edad?

- Las da­mas de ter­ce­ra edad tam­bién de­ben rea­li­zar­se am­bos exá­me­nes ma­ma­rios, ya que la en­fer­me­dad no tie­ne una épo­ca pa­ra ata­car. Por otra par­te, se de­ben so­me­ter a es­tu­dios car­dio­ló­gi­cos, por el in­cre­men­to de in­far­tos en es­te pe­rio­do; den­si­me- tría ósea, pa­ra ve­ri­fi­car la can­ti­dad de cal­cio en los hue­sos, y es­tu­dios tu­mo­ra­les en la san­gre, más al inicio del pe­rio­do de la me­no­pau­sia.

¿Las em­ba­ra­za­das tam­bién de­ben rea­li­zar­se es­tos es­tu­dios?

- Al co­mien­zo de la ges­ta­ción se de­ben ha­cer el exa­men de pa­pa­ni­co­lau, aná­li­sis de ru­ti­na, más un gru­po de es­tu­dios lla­ma­do Torch, con el que se bus­ca de­tec­tar to­xo­plas­mo­sis, ru­beo­la (en el be­bé o la ma­dre) y her­pes ge­ni­tal en la fu­tu­ra ma­má.

¿Có­mo de­be­mos cui­dar­nos pa­ra evi­tar es­te ti­po de en­fer­me­da­des?

- An­tes que na­da, no de­jar­se es­tar; es de­cir, prio­ri­zar la salud con la rea­li­za­ción de los es­tu­dios co­rres­pon­dien­tes. De esta ma­ne­ra se de­tec­ta a tiem­po y se pue­de sa­ber lo que su­ce­de. Pe­ro tam­bién es­tán los cui­da­dos no mé­di­cos. Uno de los más efec­ti­vos es la fi­de­li­dad de la pa­re­ja, ya que el VPH (vi­rus de pa­pi­lo­ma hu­mano) se tras­mi­te por vía se­xual. El pre­ser­va­ti­vo tam­bién es un mé­to­do muy se­gu­ro pa­ra evi­tar la tras­mi­sión de en­fer­me­da­des. Además, la hi­gie­ne per­so­nal es fun­da­men­tal, ya que las en­fer­me­da­des gi­ne­co­ló­gi­cas se pro­du­cen por el mal aseo de los ge­ni­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.