El Sín­dro­me Down no les im­pi­dió triun­far

Su­pera­ción. Dos ca­ba­lle­ros y una da­ma su­pe­ran la ba­rre­ra del im­pe­di­men­to pa­ra lo­grar una vi­da in­de­pen­dien­te, al tiem­po que aflo­ran de­nun­cias de que uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los que neu­tra­li­zan sus as­pi­ra­cio­nes es la fal­ta de em­pleo

Metro (Puerto Rico) - - NOTICIAS - JUAN CAR­LOS ME­LO @me­lo­di­cespr

Con­me­mo­ra­do el Día Mun­dial del Sín­dro­me de Down la pa­sa­da se­ma­na, tres per­so­nas con es­ta con­di­ción de­mues­tran que lle­var una vi­da pro­duc­ti­va e in­de­pen­dien­te es po­si­ble cuan­do se tie­nen las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias.

Leo­nar­do Ross En­car­na­ción, Omar Ro­me­ro y Va­le­rie Ro­drí­guez son vi­vo ejem­plo de la vi­da in­de­pen­dien­te. Ellos han lo­gra­do des­ta­car­se y con­ver­tir­se en triun­fa­do­res gra­cias a que han po­di­do ge­ne­rar el in­gre­so de su pro­pio sus­ten­to.

Ross En­car­na­ción tra­ba­ja des­de el 2010 en el Ho­tel Ma­rriott Court­yard en Is­la Ver­de. Allí se desem­pe­ña en la po­si­ción de run­ner y tam­bién se en­car­ga de or­ga­ni­zar los pla­tos, va­sos y otros uten­si­lios.

El jo­ven contó a Me­tro que le gus­ta mu­cho su em­pleo por las per­so­nas que tra­ba­jan con él y por­que le per­mi­te ad­qui­rir las co­sas que ne­ce­si­ta. In­clu­so di­jo: “ayu­dé a mi ma­má a com­prar los in­sec­ti­ci­das pa­ra ma­tar los mos­qui­tos del Zi­ka”.

Sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo lo lla­man Leo y lo des­cri­ben co­mo un ser hu­mano ex­cep­cio­nal muy res­pon­sa­ble.

“Ca­da vez que lle­ga trae ale­gría. Es muy con­ver­sa­dor, le gus­ta ha­cer chis­tes y ha­ce muy bien su tra­ba­jo”, di­jo su su­per­vi­sor Michael Arroyo, quien aña­dió que “la gen­te tal vez ve a Leo con esa con­di­ción y no cree que él es una per­so­na muy fe­liz y muy so­cia­ble”.

Tan bueno es el desem­pe­ño de Ross En­car­na­ción en su tra­ba­jo que, a un año de ob­te­ner­lo, la Com­pa­ñía de Tu­ris­mo de Puer­to Ri­co lo hon­ró con el re­co­no­ci­mien­to Meet the Cha­llen­ge por su de­di­ca­ción y ca­li­dad de tra­ba­jo.

Otro que tam­bién ha ven­ci­do obs­tácu­los y ha te­ni­do una vi­da pro­duc­ti­va a pe­sar de su pa­de­ci­mien­to es Ro­me­ro.

Des­de el 2010, el hom­bre de 28 años co­men­zó a tra­ba­jar en el área de al­ma­cén de la tien­da Bur­ling­ton en Ca­guas; lue­go, pa­só al De­par­ta­men­to de Ca­ba­lle­ros, y, ac­tual­men­te, es em­plea­do en el área de Ser­vi­cio al Clien­te.

Sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo lo des­cri­ben co­mo un ex­ce­len­te em­plea­do que ha ga­na­do va­rios re­co­no­ci­mien­tos en la em­pre­sa.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que más des­ta­can de su per­so­na es que es muy ca­ba­lle­ro­so, ma­du­ro, jo­vial y que se preo­cu­pa mu­cho por su apa­rien­cia, lo que lo ha lle­va­do a in­cur­sio­nar en el mo­de­la­je y en el de­por­te del le­van­ta­mien­to de pe­sas.

Fi­nal­men­te, Ro­drí­guez, una da­ma de 29 años y na­tu­ral de Ca­yey, es otra de las his­to­rias de éxi­to de per­so­nas con Sín­dro­me de Down.

Quie­nes la co­no­cen la des­cri­ben co­mo al­guien per­se- ve­ran­te que ha he­cho to­do lo po­si­ble por man­te­ner­se ac­ti­va en el mun­do la­bo­ral pa­ra po­der aho­rrar el di­ne­ro y cons­truir su pro­pio te­cho.

En el 2011, Ro­drí­guez se que­dó sin em­pleo lue­go que la em­pre­sa en la que tra­ba­ja­ba fue­ra ad­qui­ri­da por otra ca­de­na de su­per­mer­ca­dos.

Me­ses más tar­de fue re­con­tra­ta­da, a in­sis­ten­cia de la em­plea­da, por su nue­vo pa­trono, quien pos­te­rior­me­ne­te co­no­ció la bue­na la­bor que reali­zó en su an­te­rior tra­ba­jo. Me­lit­za Car­do­na, di­rec­to­ra del Pro­gra­ma de Em­pleo Sos­te­ni­do de la Fun­da­ción Puer­to­rri­que­ña Sín­dro­me de Down, des­cri­bió a Ro­drí­guez co­mo “una per­so­na muy se­gu­ra de sí mis­ma, muy in­de­pen­dien­te”, que do­mi­na la co­ci­na y as­pi­ra a vi­vir so­la en la ca­sa que cons­tru­ye.

Car­do­na ubi­có a Ross En­car- na­ción, Ro­me­ro y Ro­drí­guez en los res­pec­ti­vos em­pleos que hoy ocu­pan.

El pro­gra­ma que li­de­ra se en­car­ga de co­lo­car en el mun­do la­bo­ral a per­so­nas re­fe­ri­das por el Pro­gra­ma de Reha­bi­li­ta­ción Vo­ca­cio­nal.

Ase­gu­ra que la fal­ta de tra­ba­jo es uno de los prin­ci­pa­les re­tos que afron­tan las per­so­nas con sín­dro­me de Down, una po­bla­ción es­ti­ma­da en más de 6,000 per­so­nas.

Des­ta­ca que, aun­que hay un man­da­to de ley que exi­ge a las em­pre­sas gu­ber­na­men­ta­les que el 5 % de su plan­ti­lla la­bo­ral sean em­plea­dos con im­pe­di­men­tos, ha ubi­ca­do más per­so­nal en las em­pre­sas pri­va­das que en las del Es­ta­do.

Pre­ci­sa­men­te es­ta ha si­do una de las prin­ci­pa­les de­nun­cias del ex­pro­cu­ra­dor de las Per­so­nas con Im­pe­di­men­tos, Iván Díaz Ca­rras­qui­llo.

“To­da em­pre­sa de go­bierno tie­ne que des­ti­nar el 5 % de sus pla­zas pa­ra em­plear per­so­nas con im­pe­di­men­tos. Es­to no se es­tá dan­do”, in­di­có pre­via­men­te a Me­tro el aho­ra as­pi­ran­te a un es­ca­ño en el Se­na­do por el Par­ti­do Nue­vo Pro­gre­sis­ta (PNP).

“To­da em­pre­sa de go­bierno tie­ne que des­ti­nar el 5 % de sus pla­zas pa­ra em­plear per­so­nas con im­pe­di­men­tos. Es­to no se es­tá dan­do”. Iván Díaz Ca­rras­qui­llo, ex­pro­cu­ra­dor de las per­so­nas con im­pe­di­men­tos y ac­tual as­pi­ran­te al Se­na­do por el Par­ti­do Nue­vo Pro­gre­sis­ta. “Ayu­dé a mi ma­má a com­prar los in­sec­ti­ci­das pa­ra ma­tar los mos­qui­tos del Zi­ka”. Leo­nar­do Ross En­car­na­ción, tra­ba­ja en el ho­tel Ma­rriott Court­yard en Is­la Ver­de.

/ SU­MI­NIS­TRA­DA

Va­le­rie Ro­drí­guez, Leo­nar­do Ross En­car­na­ción (en la fo­to) y Omar Ro­me­ro son ejem­plo de que las per­so­nas con Sin­dro­me Down pue­den al­can­zar la vi­da in­de­pen­dien­te cuan­do tie­nen a su al­can­ce las opor­tu­ni­da­des in­di­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.