DI­PLO­MA­CIA SE­RE­NA

Metro (Puerto Rico) - - NOTICIAS - ALEX DEL­GA­DO PE­RIO­DIS­TA TWIT­TER: @ALEXDELGADOPR

An­tes del anun­cio de Ale­jan­dro Gar­cía Pa­di­lla so­bre su fu­tu­ro po­lí­ti­co, de ca­ra a la re­elec­ción en el 2016, la po­si­ble can­di­da­tu­ra de Da­vid Ber­nier era co­mo la de un con­cur­so de be­lle­za. Y no lo di­go de for­ma des­pec­ti­va, me re­fie­ro a que le caía bien a ca­si la to­ta­li­dad del Par­ti­do Po­pu­lar De­mo­crá­ti­co (PPD) y a mu­cha gen­te fue­ra del par­ti­do. Da­vid pro­yec­ta­ba, y pro­yec­ta di­plo­ma­cia, ele­gan­cia, ca­ba­lle­ro­si­dad en la política. Al­go que se ha per­di­do des­de ha­ce mu­chos años en lo que es nues­tro “de­por­te” fa­vo­ri­to.

El 27 de fe­bre­ro del 2015, en ple­na dis­cu­sión del IVA de 16 %, y an­te los ata­ques de la al­cal­de­sa de San Juan, Car­men Yu­lín Cruz, a esa re­for­ma con­tri­bu­ti­va, Ber­nier pi­dió a Cruz, co­mo Se­cre­ta­rio de Es­ta­do, que tu­vie­ra di­plo­ma­cia a la ho­ra de de­ba­tir asun­tos pú­bli­cos.

El 30 de oc­tu­bre del año pa­sa­do, cuan­do Ber­nier de­jó a un la­do la se­cre­ta­ría en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do pa­ra una po­si­ble can­di­da­tu­ra a la go­ber­na­ción, la al­cal­de­sa re­to­mó el asun­to al re­cor­dar­le a Ber­nier: “aho­ra el te­rreno de la di­plo­ma­cia se que­da en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do”. Fue una ad­ver­ten­cia, no un con­se­jo fra­ter­nal. Ber­nier ha em­pu­ña­do esa ban­de­ra en la cor­ta pre­si­den­cia que ha te­ni­do y creo que en la co­lec­ti­vi­dad po­pu­lar han con­fun­di­do di­plo­ma­cia con fal­ta de li­de­ra­to. Al PPD le va la vi­da en es­ta elec­ción y lo que hay aden­tro es una gue­rra fría con los que se iden­ti­fi­can con el ban­do de Gar­cía Pa­di­lla por un la­do, y por el otro una gue­rra ex­plo­si­va con fi­gu­ras co­mo el al­cal­de Dorado, Car­los Ló­pez, y un gru­po de le­gis­la­do­res.

Ló­pez es un “ca­ci­que” en Dorado y sien­te que tie­ne “li­cen­cia pa­ra ma­tar”. Asu­me cam­pa­ñas con­tra le­gis­la­do­res in­cum­ben­tes de su par­ti­do y po­co pa­re­ce im­por­tar­le có­mo eso afec­ta a la co­lec­ti­vi­dad. Al­fon­so Ló­pez Chaar (Pa­pi­ño), Javier Gar­cía Cabán y aho­ra Ra­fael “Tatito” Her­nán­dez son al­gu­nos de los que han te­ni­do que vér­se­las con él. “Car­li­tos” en­tien­de que es­tá sem­brao’, y sus ra­zo­nes tie­ne, por lo que sien­te te­ner el po­der de en­trar en batallas de las que él no re­ci­be ca­si ras­gu­ños, aun­que el PPD se de­bi­li­te en ese dis­tri­to re­pre­sen­ta­ti­vo. Con esa con­fian­za, entra en gue­rra con­tra Her­nán­dez y to­do aquel que le brin­de apo­yo al le­gis­la­dor.

Ca­si 20 le­gis­la­do­res ra­di­ca­ron una que­re­lla in­ter­na con­tra Ló­pez por sus ata­ques a Her­nán­dez y la mis­ma fue cul­mi­na­da con al­go pa­re­ci­do a “aquí no ha pa­sa­do na­da”. Ló­pez, se­gún el Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral del PPD, Javier Eche­va­rría, hi­zo ex­pre­sio­nes de que no que­ría la­ce­rar la fi­gu­ra de “Tatito” y ahí se aca­bó la que­re­lla.

Aho­ra es que vie­ne lo bueno…de la di­plo­ma­cia. Se­gún al­gu­nos de los le­gis­la­do­res del PPD, se en­te­ra­ron por la pren­sa del re­sul­ta­do de la que­re­lla. Tam­bién re­sul­tó ser fal­so que Ber­nier aten­dió el asun­to, per­so­nal­men­te con to­dos los in­vo­lu­cra­dos, y hoy hay un des­con­ten­to de miem­bros de ese gru­po de le­gis­la­do­res con el pre­si­den­te de la co­lec­ti­vi­dad.

Cuan­do su­pe de la que­re­lla pen­sé que ter­mi­na­ría en na­da. Car­los Ló­pez fue uno de los pri­me­ros lí­de­res de la pa­va, si no fue el pri­me­ro, en res­pal­dar a Ber­nier pa­ra la go­ber­na­ción y es una fi­gu­ra de mu­cha im­por­tan­cia, re­le­van­cia y so­bre to­do vo­cal, en el PPD. Ber­nier no lo pue­de con­tro­lar, mu­chos me­nos le pue­de me­ter un ta­pa­bo­cas.

Por otro la­do, los le­gis­la­do­res tam­bién son de mu­cha im­por­tan­cia pa­ra el can­di­da­to. No ha­bía for­ma de lo­grar un con­sen­so di­plo­má­ti­co o sa­tis­fac­ción en­tre Ló­pez y Her­nán­dez por­que es una ba­ta­lla ca­si per­so­nal. Con ese panorama, Ber­nier te­nía que de­ci­dir qué le ha­cía me­nos da­ño: Car­li­tos Ló­pez suel­to co­mo ga­be­te, en­ve­ne­na’o con una re­so­lu­ción en su con­tra, o un gru­po de le­gis­la­do­res des­con­ten­tos y ca­biz­ba­jos, pe­ro más con­tro­la­dos al te­ner ma­yor con­cien­cia de có­mo sus ata­ques al can­di­da­to lo pue­den afec­tar, y por en­de ellos tam­bién.

En es­te ca­so la di­plo­ma­cia no fun­cio­nó al te­ner que sa­cri­fi­car 18 le­gis­la­do­res por un al­cal­de, pe­ro así es la política cuan­do esos 18 le­gis­la­do­res jun­tos no tie­nen el pe­so po­lí­ti­co de un Car­li­tos Ló­pez.

Aho­ra bien, las trans­for­ma­cio­nes to­man tiem­po y Ber­nier no va a lo­grar cam­bios en el es­ti­lo po­lí­ti­co de un día pa­ra otro. El pro­ble­ma es que en la política bo­ri­cua, nues­tros lí­de­res es­tán bas­tan­te “ce­rre­ri­tos” y con un so­lo Ber­nier pas­to­reán­do­los va a ser muy di­fí­cil el cam­bio. Hay que es­pe­rar a los es­pue­la­zos de los Car­men Yu­lín, los Ma­nuel Na­tal y otros pa­ra ver si la di­plo­ma­cia se­re­na de Da­vid Ber­nier tie­ne ro­di­llas, o si por el con­tra­rio ex­plo­ta co­mo pe­tar­do na­vi­de­ño. Por mi par­te, so­lo le de­seo el ma­yor de los éxi­tos en esa en­co­mien­da por­que nos ha­ce bas­tan­te fal­ta a en la política puer­to­rri­que­ña los es­ti­los di­plo­má­ti­cos, aun­que mi op­ti­mis­mo es li­mi­ta­do en ese sen­ti­do. Co­mo les di­je, se con­fun­de di­plo­ma­cia con fal­ta de li­de­ra­to y eso pue­de lle­var a re­tos pú­bli­cos con­tra el can­di­da­to. Ve­re­mos co­mo los to­rea.

“Re­sul­tó ser fal­so que Ber­nier aten­dió el asun­to, per­so­nal­men­te con to­dos los in­vo­lu­cra­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.