Nis­san Al­ti­ma: una ines­pe­ra­da mez­cla de po­ten­cia y di­ver­sión

Con un mo­tor de 2.5 L, el vehícu­lo pro­me­te un con­su­mo de 37 mpg en las au­to­pis­tas y has­ta 180 hp

Metro (Puerto Rico) - - EN­TRE­TE­NER - VÍK­TOR RO­DRÍ­GUEZ VE­LÁZ­QUEZ @Vik­to­r_Rodz

Guiar el nue­vo Nis­san Al­ti­ma es rom­per con mu­chos es­te­reo­ti­pos. A sim­ple vis­ta se tra­ta de un se­dán un po­co gran­de que no lla­ma mu­cho la aten­ción. Sin em­bar­go, una vez lo tie­nes en tus ma­nos, el vehícu­lo pre­sen­ta una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­cen que en mi­nu­tos ames con­du­cir­lo.

Pro­ba­mos la ver­sión SL, que cuen­ta con un mo­tor de 2.5 li­tros y 16 vál­vu­las DOHC, que en­tre­ga una po­ten­cia im­pre­sio­nan­te. No ha­ces más que to­car el ace­le­ra­dor y el ca­rro se quie­re co­mer la ca­rre­te­ra. De es­ta for­ma, el se­dán pro­du­ce 182 ca­ba­llos de fuer­za (hp, por sus si­glas en in­glés) y 180 li­bras de pie tor­que. Na­da mal. Pe­ro eso no es to­do. El Al­ti­ma cuen­ta con una trans­mi­sión de va­ria­ción con­ti­nua­da (CVT, por sus si­glas en in­glés) de seis cam­bios, que ha­ce la ca­rre­ra mu­cho más efi­cien­te en tra­mos lar­gos.

A pe­sar de to­da es­ta po­ten­cia, el ca­rro tie­ne un buen ma­ne­jo del con­su­mo de com­bus­ti­ble. Du­ran­te tres días de am­plios re­co­rri­dos, el Al­ti­ma so­lo con­su­mió un cuar­to de ga- so­li­na, ha­cien­do que el se­dán sea uno de los vehícu­los que me­jor ren­di­mien­to ofre­ce en el mer­ca­do. De he­cho, el ca­rro —que se man­tie­ne en su quin­ta ge­ne­ra­ción des­de el 2013— pro­me­te unas ju­go­sas 37 mi­llas por ga­lón (mpg) en las au­to­pis­tas pa­ra un com­bi­na­do con ciu­dad de apro­xi­ma­da­men­te 30 mpg. Sin du­da, un da­to so­bre­sa­lien­te en tiem­pos en los que la eco­no­mía aprie­ta.

Se des­ta­ca la se­gu­ri­dad

Otro de los as­pec­tos en los que se des­ta­ca el nue­vo Nis­san Al­ti­ma es en la se­gu­ri­dad. En es­te ca­so, me­re­ce men­ción el sis­te­ma de ad­ver­ten­cia de pun­to cie­go ( blind spot war­ning), que ayu­da a evi­tar cho­ques al mo­men­to de cam­biar­se de ca­rril. Si bien es­te sis­te­ma ya lo en­con­tra­mos en di­ver­sos vehícu­los y ca­mio­ne­tas, lo pe­cu­liar del Al­ti­ma es que la aler­ta no se en­cuen­tra en el re­tro­vi­sor, sino den­tro del au­to. Que se in­cor­po­re una luz de aler­ta más cer­ca ayu­da a que no se ten­ga que ex­ten­der de­ma­sia­do la mi­ra­da fue­ra de la vía prin­ci­pal. Es más, si se va de­ma­sia­do dis­traí­do, el au­to en­vía una aler­ta so­no­ra pa­ra pre­ve­nir un cho­que si se de­sea cam­biar de ca­rril. El so­ni­do no es in­va­si­vo, por si se pre­gun­tan.

Otros sis­te­mas que ayu­dan a man­te­ner­se se­gu­ro en el vo­lan­te son el de aler­ta pre­ven­ti­va de co­li­sión fron­tal, fre­na­do de emer­gen­cia, aler­ta de cru­ce de trá­fi­co tra­se­ro y crui­se con­trol in­te­li­gen­te, en­tre otros.

Una pa­rri­lla de­por­ti­va

Aun­que el Nis­san Al­ti­ma ha pa­sa­do por di­ver­sas mo­di­fi­ca­cio­nes des­de su lan­za­mien­to ori­gi­nal en 1992, en es­ta nue­va ver­sión se des­ta­ca por con­tar con un di­se­ño fron­tal mu­cho más de­por­ti­vo.

Con una pa­rri­lla re­di­se­ña­da con cor­tes más flui­dos, se po­ten­cia el ae­ro­di­na­mis­mo del ca­rro al tiem­po que se le im­par­te de­por­ti­vi­dad y ele­gan­cia.

La ca­rro­ce­ría ex­te­rior tam­bién in­cor­po­ra lu­ces de­lan­te­ras LED (con ter­mi­na­ción ahu­ma­da) re­tro­vi­so­res ex­te­rio­res eléc­tri­cos del co­lor del au­to, ma­ni­jas ex­te­rio­res con ter­mi­na­ción en cro­mo, spoi­ler tra­se­ro y sa­li­da de es­ca­pe en cro­mo.

Si con­du­cir el Nis­san es una so­pre­sa agra­da­ble, igual de ex­qui­si­ta es la ex­pe­rien­cia en su ca­bi­na in­te­rior pa­ra to­dos los pa­sa­je­ros.

El Al­ti­ma re­ve­la una ca­bi­na muy ele­gan­te y er­go­nó­mi­ca­men­te ela­bo­ra­da que ha­ce que la con­duc­ción —so­bre to­do en-

tra­mos lar­gos— sea muy có­mo­da. Por ejem­plo, sus asien­tos en piel son muy agra­da­bles y, en el ca­so del con­duc­tor, se pue­den ajus­tar has­ta ocho po­si­cio­nes di­fe­ren­tes. La mis­ma de­por­ti­vi­dad que ofre­ce el ex­te­rior se re­pli­ca en el in­te­rior, so­bre to­do en el ca­so del guía, que cuen­ta con tres pun­tos cu­bier­tos en piel y sis­te­ma de ca­le­fac­ción. La pa­lan­ca de cam­bios tam­bién es­ta cu­bier­ta en piel. Es­tos atri­bu­tos se com­ple­men­tan con un

sun­roof que per­mi­te que la ele­gan­cia au­men­te cuan­do se sien­te caer el sol des­de la ca­po­ta.

Por la mis­ma lí­nea, el Al­ti­ma ga­na pun­tos ex­tras gra­cias a la tec­no­lo­gía que in­cor­po­ra. Con una pan­ta­lla sen­si­ble al tac­to de sie­te pul­ga­das, el ca­rro pre­sen­ta un sis­te­ma de en­tre­te­ni­mien­to de fá­cil ma­ne­jo que se pue­de con­tro­lar des­de los bo­to­nes del guía. Asi­mis­mo, trae sis­te­ma

blue­tooth pa­ra te­lé­fono ce­lu­lar con re­co­no­ci­mien­to de voz, sis­te­ma de au­dio AM/FM/1CD/MP3 con seis bo­ci­nas y puer­to USB con co­nec­ti­vi­dad pa­ra equi­pos mu­si­ca­les.

En fin, ir tras el vo­lan­te del Nis­san Al­ti­ma 2016 fue una ex­pe­rien­cia pla­cen­te­ra con una bue­na ofer­ta de con­duc­ción, ma­ne­jo se­gu­ro y di­ver­sión.

Pa­ra la ver­sión de 2016, el Nis­san Al­ti­ma trae una pa­rri­lla re­di­se­ña­da que ha­ce el au­to más ae­ro­di­ná­mi­co y le ayu­da a me­jo­rar su con­su­mo de co

/ SU­MI­NIS­TRA­DA

on­su­mo de com­bus­ti­ble.

/ SU­MI­NIS­TRA­DA

El vehícu­lo trae aros de 18 pul­ga­das en go­mas all-sea­son 235/45R18.

/ SU­MI­NIS­TRA­DA

La ver­sión SL in­cor­po­ra una pan­ta­lla tác­til de 7 pul­ga­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.