Col­ga­do Guay­na­bo en políticas con­tra el aco­so

Metro (Puerto Rico) - - PORTADA -

Llue­ve y no es­cam­pa en Guay­na­bo. Lue­go de que la se­ma­na pa­sa­da la se­cre­ta­ria de Justicia, Wan­da Váz­quez, re­fi­rie­ra a la Ofi­ci­na del Pa­nel del Fis­cal Es­pe­cial In­de­pen­dien­te (OPFEI) a su al­cal­de Héc­tor O’Neill por un ca­so de hos­ti­ga­mien­to se­xual y agre­sión con­tra una exem­plea­da. Aho­ra la Ofi­ci­na de la Pro­cu­ra­do­ra de las Mu­je­res (OPM) im­pu­so mul­tas de so­bre $30,000 al mu­ni­ci­pio por fa­llas en políticas con­tra el aco­so se­xual.

Así lo anun­ció la Pro­cu­ra­do­ra de la Mu­je­res, Ilea­na Ay­mat Ríos, quien des­ta­có que, lue­go de una in­ves­ti­ga­ción, el mu­ni­ci­pio es me­re­ce­dor de la mul­ta má­xi­ma que se pue­de otor­gar ba­jo la ley tras de­ter­mi­nar­se que existe cra­sa ne­gli­gen­cia en el cum­pli­mien­to de la pro­mo­ción de políticas con­tra el hos­ti­ga­mien­to se­xual en el lu­gar de em­pleo y la vio­len­cia do­més­ti­ca.

“La in­ves­ti­ga­ción que reali­zó la Ofi­ci­na de la Pro­cu­ra­do­ra de las Mu­je­res en­con­tró que existe una ne­gli­gen­cia sig­ni­fi­ca­ti­va en el Mu­ni­ci­pio de Guay­na­bo en lo que res­pec­ta a la pro­mo­ción de la po­lí­ti­ca con­tra el hos­ti­ga­mien­to se­xual en el lu­gar de em­pleo. Prác­ti­ca­men­te nin­gu­na de­pen­den­cia mu­ni­ci­pal cum­ple con la ley en es­te res­pec­to, un ele­men­to tan bá­si­co pa­ra cual­quier pa­trono, pú­bli­co o pri­va­do, que pre­ten­de des­alen­tar es­ta prác­ti­ca”, ex­pre­só Ay­mat Ríos.

Los in­ves­ti­ga­do­res de la OPM vi­si­ta­ron más de una vein­te­na de ofi­ci­nas mu­ni­ci­pa­les, in­clu­yen­do los cuarteles de la Po­li­cía mu­ni­ci­pal.

La Pro­cu­ra­do­ra de la Mu­jer ase­gu­ró que du­ran­te la in­ves­ti- ga­ción de la agen­cia el ac­ce­so a la in­for­ma­ción y a las de­pen­den­cias que com­po­ne el mu­ni­ci­pio, no fue coar­ta­do en su ma­yo­ría pe­ro sí con­tro­la­do por el director de Re­cur­sos Hu­ma­nos. No obs­tan­te, ase­gu­ró que el ac­ce­so de los in­ves­ti­ga­do­res sí fue res­trin­gi­do en las áreas es­pe­cí­fi­cas de la Ofi­ci­na del Al­cal­de y la Ofi­ci­na de la Pri­me­ra Da­ma.

“Por al­gu­na ra­zón que nun­ca se nos es­pe­ci­fi­có, el ac­ce­so a la ofi­ci­na del pri­mer eje­cu­ti­vo del mu­ni­ci­pio fue de­ne­ga­do, al igual que el ac­ce­so a la Ofi­ci­na de la Pri­me­ra Da­ma. Es­to se su­ma a las prác­ti­cas di­la­to­rias y de­li­be­ra­das ex­hi­bi­das por el en­car­ga­do mu­ni­ci­pal que se su­po­ne co­la­bo­ra­ra con nues­tra in­ves­ti­ga­ción”, in­di­có Ay­mat Ríos en co­mu­ni­ca­ción es­cri­ta, al tiem­po que ase­gu­ró que la im­po­si­ción de una mul­ta es so­lo un pri­mer pa­so por par­te de la Ofi­ci­na de la Pro­cu­ra­do­ra de las Mu­je­res. “Es­ta in­ves­ti­ga­ción co­men­zó a raíz de las de­nun­cias pú­bli­cas con­tra el al­cal­de en ale­ga­dos ca­sos de hos­ti­ga­mien­to se­xual. La mul­ta que OPM ha de­ter­mi­na­do, aun­que es la má­xi­ma, no ha­ce justicia a la mag­ni­tud del pro­ble­ma que en­con­tra­mos en la de­pen­den­cia mu­ni­ci­pal”, di­jo.

La ley so­lo fa­cul­ta a im­po­si­ción de una mul­ta má­xi­ma de $10,000 por vio­la­ción de ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.