Es­tas se­ña­les te in­di­can que tu pa­re­ja es ma­ni­pu­la­do­ra

Metro (Puerto Rico) - - PORTADA -

tiem­pos de una re­la­ción sen­ti­men­tal sue­len ser ge­ne­ro­sos, re­ga­lan co­sas y son muy há­bi­les pa­ra se­du­cir. Lue­go, se mues­tran in­ca­pa­ces de sos­te­ner esa re­la­ción en el tiem­po y co­mien­zan a mos­trar las hi­la­chas.

El ma­ni­pu­la­dor pue­de pe­gar el zarpazo cuan­do no en­cuen­tra res­pues­ta in­me­dia­ta o po­si­ti­va a su de­man­da. Es allí cuan­do el prín­ci­pe se trans­for­ma sú­bi­ta­men­te en un mons­truo irre­co­no­ci­ble. Pue­de lle­gar a ser agre­si­vo, hi­rien­te y con­se­guir que tu au­to­es­ti­ma tam­ba­lee. Un ma­ni­pu­la­dor tam­bién pue­de ser pa­si­vo– agre­si­vo, una con­duc­ta que se ma­ni­fies­ta fun­da­men­tal­men­te en la no reac­ción y en una ha­bi­li­dad in­creí­ble pa­ra elu­dir la res­pon­sa­bi­li­dad en los con­flic­tos. Es­te ti­po de per­so­nas sue­len pro­vo­car mu­cha im­po- ten­cia por­que se des­lin­dan de su res­pon­sa­bi­li­dad vin­cu­lar, trans­fi­rien­do la mis­ma a su com­pa­ñe­ro.

So­le­mos an­te­po­ner nues­tras ar­gu­men­ta­cio­nes ra­cio­na­les a lo que nos dic­ta la in­tui­ción. Al­gu­nas re­la­cio­nes nos de­jan una sen­sa­ción de ma­les­tar que no po­de­mos ex­pli­car con cla­ri­dad. Lo úni­co cla­ro es que al­go se sien­te mal en el cuer­po. Los ma­ni­pu­la­do­res sue­len ma­ne­jar la co­mu­ni­ca­ción ver­bal y no ver­bal de ma­ne­ra am­bi­gua, de mo­do tal que, ha­gas lo que ha­gas y di­gas lo que di­gas, siem- pre que­da­rás en­tram­pa­do.

Una for­ma ha­bi­tual de te­ner a las per­so­nas ba­jo con­trol es ju­gan­do el rol de víc­ti­ma. Es el ca­so em­ble­má­ti­co de quien ha­ce cons­tan­te re­fe­ren­cia a co­mo la vi­da la ha gol­pea­do, a sus do­lo­res y tra­ge­dias, pe­ro no po­ne na­da de sí por sa­lir ade­lan­te y trans­mu­tar lo acon­te­ci­do. Ob­ser­va con aten­ción a quien siem­pre es­tá en el cen­tro de la aten­ción por las co­sas ma­las que le ocu­rren: pue­de ser una for­ma de ma­ni­pu­lar vo­lun­ta­des. La víc­ti­ma sue­le es­tar tan cen­tra­da en sí mis­ma que mag- ni­fi­ca­rá y re­vi­vi­rá sus pro­pias ex­pe­rien­cias de ma­ne­ra cons­tan­te, sin po­der ver que al otro tam­bién le ocu­rren co­sas.

Ha­gas lo que ha­gas, siem­pre te sen­ti­rás cul­pa­ble de pro­vo­car el desas­tre. El chan­ta­jis­ta emo­cio­nal sa­be có­mo ha­cer­te creer que eres res­pon­sa­ble de to­do lo que ocu­rre en el seno de la pa­re­ja. Si él o ella lo­gra de ma­ne­ra re­cu­rren­te que te sien­tas en fal­ta, que creas que no eres su­fi­cien­te, es muy pro­ba­ble que es­tés an­te un ma­ni­pu­la­dor o ma­ni­pu­la­do­ra. Hu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.