Ra­zo­nes pa­ra con­su­mir hie­rro en el em­ba­ra­zo

Metro Puerto Rico - - PORTADA -

Du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre de ges­ta­ción, tu cuer­po re­quie­re 12 mi­li­gra­mos de hie­rro al día.

El hie­rro es un mi­ne­ral im­pres­cin­di­ble pa­ra to­do or­ga­nis­mo. El doc­tor José Florencio Ji­mé­nez, ex­per­to en ma­te­ria de fer­ti­li­dad, des­cri­bió tres be­ne­fi­cios del hie­rro. “Es esen­cial en la fa­bri­ca­ción de la he­mo­glo­bi­na, que dis­tri­bu­ye oxí­geno a las cé­lu­las, ade­más de que lo ne­ce­si­tas pa­ra nu­trir el cre­ci­mien­to de tu be­bé y la pla­cen­ta, así co­mo pa­ra man­te­ner ac­ti­vo tu sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio”.

Du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre del em­ba­ra­zo, tu cuer­po re­quie­re 12 mi­li­gra­mos de hie­rro al día, se­gún el es­pe­cia­lis­ta. Y las ne­ce­si­da­des del mi­ne­ral au­men­tan a 30 mi­li­gra­mos a par­tir del cuar­to mes. Por tal mo­ti­vo, po­si­ble­men­te, se pro­duz­ca un con­su­mo ex­tra, in­di­ca­do por tu ginecólogo. In­clu­so, es re­co­men­da­ble con­ti­nuar­lo has­ta tres me­ses des­pués de dar a luz.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, más del 40 % de las em­ba­ra­za­das su­fren anemia, en­fer­me­dad re­la­cio­na­da con la de­fi­cien­cia de hie­rro.

Cuan­do con­su­mes las can­ti­da­des ne­ce­sa­rias de es­te mi­ne­ral, la fa­bri­ca­ción de gló­bu­los ro­jos au­men­ta, si­tua­ción que be­ne­fi­cia a la ma­dre, pues la can­ti­dad de san­gre que via­ja por su cuer­po du­ran­te el em­ba­ra­zo pue­de ele­var­se has­ta un 50 % de lo nor­mal.

El cre­ci­mien­to de tu be­bé y la pla­cen­ta es­tán guia­dos por la can­ti­dad de hie­rro que con­su­me, muy es­pe­cial­men­te en el se­gun­do y ter­cer tri­mes­tre de la ges­ta­ción, pe­rio­dos en los que se de­be­rá re­for­zar la ali­men­ta­ción de la ma­dre.

Es po­co usual que las mu­je­res se preo­cu­pen por con­su­mir­lo an­tes de que­dar em­ba­ra­za­das. De­bi­do a es­to, al mo­men­to de es­tar­lo re­quie­ren re­po­ner lo que nun­ca in­gi­rie­ron. La OMS ase­gu­ra que, si se desea que­dar em­ba­ra­za­da, se de­be­rá re­for­zar el con­su­mo si se quie­re que­dar en cin­ta.

Cuan­do se con­su­men las can­ti­da­des ade­cua­das de hie­rro se dis­mi­nu­yen los ries­gos de par­tos pre­ma­tu­ros. La fal­ta de es­te mi­ne­ral pue­de pro­du­cir anemia, lo que se tra­du­ce en be­bés de ba­jo pe­so al na­cer y un au­men­to en la mor­ta­li­dad in­fan­til. El ac­né de adul­to afec­ta al 50 % de las mu­je­res, y a di­fe­ren­cia del que apa­re­ce en la ado­les­cen­cia, se da en la par­te ba­ja del ros­tro (na­riz, qui­ja­da y bar­bi­lla). De acuer­do con Ana Ce­ci­lia Arias, es­pe­cia­lis­ta en der­ma­to­lo­gía, es­tos bro­tes son co­no­ci­dos co­mo el ac­né de ini­cio en edad adul­ta o ac­né tar­dío. La es­pe­cia­lis­ta afir­mó que en es­ta eta­pa se sue­le re­cu­rrir a los tra­ta­mien­tos que se uti­li­za­ron en la ado­les­cen­cia y que es­tos pue­den em­peo­rar las le­sio­nes en la edad adul­ta. El es­mog que pro­du­ce to­da un ciu­dad tie­ne un gran impacto en tu ros­tro. Si le su­mas to­dos los ga­ses y pol­vos que es­tán en el am­bien­te y los ra­yos ul­tra­vio­le­ta, la piel su­fre de cam­bios gra­ves y pue­de pro­vo­car ac­né y man­chas en la piel.

Al­gu­nos me­di­ca­men­tos pue­den pro­vo­car­te efec­tos se­cun­da­rios y uno de los más co­mu­nes es el ac­né, de­bi­do a

Ac­tual­men­te, exis­ten mu­chas mar­cas de cos­mé­ti­cos. Ha­cer la elec­ción in­co­rrec­ta pue­de per­ju­di­car­te al gra­do de te­ner ac­né o, in­clu­so, un hon­go fa­cial, por ello de­bes ser más cui­da­do­sa y leer los in­gre­dien­tes que con­tie­ne el ma­qui­lla­je, ya que ten­drá con­tac­to di­rec­to con tu piel.

Una in­co­rrec­ta ru­ti­na de lim­pie­za fa­cial ha­rá que tu ca­ra pro­duz­ca más se­bo y así pro- pi­ciar la apa­rien­cia de gra­nos. Usar ja­bo­nes que las­ti­men tu ros­tro o que no sean es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra tu ti­po de piel, toa­lli­tas o al­go­do­nes su­cios, no la­var tu ca­ra, en­tre otras co­sas, pro­pi­cian la apa­ri­ción de ac­né.

Seas fu­ma­do­ra ac­ti­va o pa­si­va, las to­xi­nas que el ci­ga­rro con­tie­ne se van di­rec­ta­men­te a tu ros­tro, y se que­dan ahí, ta­pan­do los po­ros e im­pi­dien­do que tu piel res­pi­re co­mo de­be ser. Es si­mi­lar a po­ner­te una mas­ca­ri­lla de hu­mo to­do el tiem­po. Por ello es agre­si­vo con tu ca­ra y pue­de pro­pi­ciar la apa­rien­cia de se­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.