ME­JOR POS­TU­RA

Be­ne­fi­cios de dor­mir de la­do

Por Dentro - - PORTADA - Tex­to Ri­car­do Segura

Ape­sar de que se han efec­tua­do nu­me­ro­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos so­bre la pos­tu­ra que con­vie­ne adop­tar en la ca­ma pa­ra dor­mir, no exis­te un con­sen­so mé­di­co ni con­clu­sio­nes de­fi­ni­ti­vas so­bre es­te asun­to, cu­yo en­fo­que de­pen­de ade­más de los po­si­bles pro­ble­mas de sa­lud que pue­da ex­pe­ri­men­tar ca­da per­so­na en par­ti­cu­lar.

Al­gu­nos pro­fe­sio­na­les re­co­mien­dan dor­mir bo­ca arri­ba y con los bra­zos a lo largo del cuer­po, lo cual ayu­da­ría a evi­tar el do­lor de es­pal­da al ser una po­si­ción es­ta­ble, mien­tras que otros acon­se­jan dor­mir de cos­ta­do, por­que po­si­bi­li­ta­ría res­pi­rar me­jor, evi­tar los re­flu­jos es­to­ma­ca­les y la obs­truc­ción de las vías res­pi­ra­to­rias.

Aho­ra un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Stony Brook (Nue­va York) (www.stony­brook.edu) re­fuer­za la re­co­men­da­ción de dor­mir de la­do, al con­cluir que re­cos­tar­se en es­ta pos­tu­ra per­mi­te a nues­tro ce­re­bro li­brar­se de las sus­tan­cias que po­drían con­tri­buir a en­fer­mar­lo y cau­sar­le pro­ce­sos de­ge­ne­ra­ti­vos en el fu­tu­ro.

Se­gún sus con­clu­sio­nes, dor­mir so­bre un cos­ta­do del cuer­po pue­de con­tri­buir a que se eli­mi­nen más efi­caz­men­te los residuos del ce­re­bro, en com­pa­ra­ción con des­can­sar so­bre la pro­pia es­pal­da o so­bre el es­tó­ma­go, y adop­tar es­ta po­si­ción la­te­ral pue­de ser una prác­ti­ca im­por­tan­te pa­ra re­du­cir las pro­ba­bi­li­da­des de desa­rro­llar el alz­héi­mer, el par­kin­son y otras en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas. LIM­PIE­ZA GLIN­FÁ­TI­CA. Los doc­to­res in­ves­ti­ga­do­res He­le­ne Ben­ve­nis­te y He­dok Lee, en­tre otros, des­cu­brie­ron que dor­mir de la­do es lo me­jor pa­ra lim­piar el ce­re­bro, al ana­li­zar una se­rie de imá­ge­nes de re­so­nan­cia mag­né­ti­ca en mo­vi­mien­to de la lla­ma­da “vía glin­fá­ti­ca”, un com­ple­jo sis­te­ma que eli­mi­na del ce­re­bro los desechos y otros com­pues­tos quí­mi­cos no­ci­vos.

La doc­to­ra Ben­ve­nis­te, in­ves­ti­ga­do­ra prin­ci­pal y pro­fe­so­ra de Anes­te­sio­lo­gía y Ra­dio­lo­gía en Stony Brook, y sus co­le­gas es­tu­dia­ron con es­te mé­to­do, de­no­mi­na­do ‘RMI de con­tras­te di­ná­mi­co’ los ce­re­bros de una se­rie de roe­do­res de la­bo­ra­to­rio, anes­te­sia­dos y co­lo­ca­dos en tres po­si­cio­nes di­fe­ren­tes: la­te­ral (de la­do), pro­na (bo­ca aba­jo) y en po­si­ción su­pi­na (bo­ca arri­ba).

Es­te mé­to­do per­mi­tió iden­ti­fi­car y de­fi­nir la es­truc­tu­ra de la vía glin­fá­ti­ca, los pun­tos don­de el lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo se fil­tra al ce­re­bro y los in­ter­cam­bios con el lí­qui­do in­ters­ti­cial ce­re­bral, un pro­ce­so des­ti­na­do a lim­piar los residuos, si­mi­lar al que desa­rro­lla el sis­te­ma lin­fá­ti­co del cuer­po, pa­ra eli­mi­nar los desechos de los ór­ga­nos, se­gún Stony Brook .

Es pre­ci­sa­men­te du­ran­te el sue­ño cuan­do la vía glin­fá­ti­ca es más efi­cien­te en sus ta­rea de lim­pie­za, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res.

Con­sul­ta­da so­bre si tie­nen al­gu­na hi­pó­te­sis de la cau­sa o los me­ca­nis­mos del efec­to be­ne­fi­cio­so de dor­mir de la­do, la doc­to­ra He­le­ne Ben­ve­nis­te, se­ña­la que po­dría de­ber­se a que el lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo va­ría su re­co­rri­do de­pen­dien­do de de­ter­mi­na­das po­si­cio­nes que adop­te el cuer­po.

“Cree­mos que en la po­si­ción de ‘de­cú­bi­to prono’ (ten­di­do bo­ca aba­jo y con la ca­be­za de la­do), que es la me­nos efi­cien­te, es­te lí­qui­do se des­vía le­jos de la vía glin­fá­ti­ca del ce­re­bro y en su lu­gar se mue­ve a la mé­du­la es­pi­nal”, se­ña­la Ben­ve­nis­te a Efe. EN­FER­ME­DA­DES NEU­RO­LÓ­GI­CAS. Se­gún Ben­ve­nis­te, tam­bién po­dría ocu­rrir que en es­ta po­si­ción el flui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo per­ma­nez­ca pre­ma­tu­ra­men­te en áreas pró­xi­mas a al­gu­nas es­truc­tu­ras lo­ca­li­za­das en el cue­llo, por ejem­plo a lo largo de la ca­ró­ti­da o del ner­vio va­go.

Agre­ga que en­tre los des­per­di­cios ce­re­bra­les eli­mi­na­dos por el sis­te­ma glin­fá­ti­co, se in­clu­ye el pép­ti­do ami­loi­de y las pro­teí­nas tau, pro­duc­tos quí­mi­cos que afec­tan ne­ga­ti­va­men­te a los pro­ce­sos ce­re­bra­les si se acu­mu­lan, y que pue­den con­tri­buir al de­sa­rro­llo de la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer y otras si­mi­la­res de ca­rác­ter neu­ro­ló­gi­co.

“Nues­tro es­tu­dio mos­tró con­sis­ten­te­men­te que el trans­por­te glin­fá­ti­co es más efi­cien­te en la po­si­ción la­te­ral com­pa­ra­da con las po­si­cio­nes su­pi­na o pro­na” se­ña­la Ben­ve­nis­te.

“Es in­tere­san­te que la po­si­ción la­te­ral de sue­ño sea la más po­pu­lar en la ma­yo­ría de los hu­ma­nos y ani­ma­les, in­clu­so en la na­tu­ra­le­za, y aho­ra hay in­di­cios de que la he­mos adap­ta­do pa­ra lim­piar lo más efi­cien­te­men­te po­si­ble nues­tro ce­re­bro de los pro­duc­tos de desecho que se acu­mu­lan mien­tras es­ta­mos des­pier­tos”, se­ña­la el doc­tor Mai­ken Ne­der­gaard, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Ro­ches­ter, quien par­ti­ci­pó en el es­tu­dio.

Dor­mir so­bre un cos­ta­do del cuer­po pue­de con­tri­buir a que se eli­mi­nen más efi­caz­men­te los residuos del ce­re­bro, en com­pa­ra­ción con des­can­sar so­bre la pro­pia es­pal­da o so­bre el es­tó­ma­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.