AL COM­PRAR UN PE­RRO

Lo que de­bes te­ner en cuen­ta

Por Dentro - - PORTADA - Tex­to Ma­riel Cal­de­rón Ál­va­rez ● Es­pe­cial pa­ra Por Den­tro

Es­tás de­ci­di­do que quie­res un pe­rro de una ra­za es­pe­cí­fi­ca por­que te gus­ta su apa­rien­cia fí­si­ca o por su ca­rác­ter pe­ro no sa­bes por dón­de co­men­zar. No to­dos los que ven­den pe­rros que se anun­cian en los cla­si­fi­ca­dos o se po­nen el tí­tu­lo de cria­do­res son de con­fian­za.

Pe­ro com­prar un pe­rro a un cria­dor res­pon­sa­ble pue­de ha­cer la di­fe­ren­cia en­tre te­ner un pe­rro que cum­pla con to­das tus ex­pec­ta­ti­vas se­gún la ra­za que es- co­gis­te y es­té en buen es­ta­do de sa­lud.

De lo con­tra­rio po­drías ter­mi­nar con uno que ten­ga pro­ble­mas de agre­si­vi­dad, sea más gran­de de lo que es­pe­ra­bas, sea su­ma­men­te in­quie­to o ten­gas que gas­tar un mon­tón de di­ne­ro en ve­te­ri­na­rio por sus con­di­cio­nes de sa­lud.

Si tie­nes un pre­su­pues­to li­mi­ta­do me­jor ve a un al­ber­gue de ani­ma­les y adop­ta uno. No com­pres pe­rros al más ba­ra­to que ven­da o al que los ofre­ce en el me­dio de la ca­rre­te­ra.

A con­ti­nua­ción al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas que de­bes te­ner en cuen­ta pa­ra es­co­ger a cria­do­res res­pon­sa­bles.

Se de­di­can a criar so­lo una ra­za de pe­rros y se ase­gu­ran de que los pe­rros que ca­san son com­pa­ti­bles ge­né­ti­ca­men­te.

Te per­mi­ten vi­si­tar el lu­gar en don­de es­tán los ca­cho­rros y su ma­má. El lu­gar de­be es­tar lim­pio. Si lo ves su­cio, lleno de ex­cre­ta se­ca o apes­to­so, sal co­rrien­do de allí. Si te di­cen que no pue­des vi­si­tar el lu­gar o se en­cuen­tran a mi­tad del ca­mino pa­ra que no ten­gas que guiar mu­cho, des­car­ta ese cria­dor.

Te mues­tran fo­tos de los pa­pás del ca­cho­rro pa­ra que veas to­das sus ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas.

Te dan re­fe­ren­cias de otras per­so­nas que ten­gan pe­rros que ellos ha­yan cria­do.

Ven­den los ca­cho­rros cuan­do ya tie­nen 10 se­ma­nas o más. Los pri­me­ros tres me­ses son im­por­tan­tes pa­ra el de­sa­rro­llo del ca­rác­ter del pe­rro. Es im­por­tan­te que los pa­sen con su ma­má y her­ma­ni­tos. Los cria­do­res que no son res­pon­sa­bles quie­ren dar­los al mes de na­ci­do pa­ra no car­gar tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad y evi­tar gas­tos ve­te­ri­na­rios.

Mues­tra in­te­rés en co­no­cer­te y, en oca­sio­nes, vi­si­tan el lu­gar en don­de va a es­tar vi­vien­do el pe­rro.

Tie­ne bue­na re­la­ción con un ve­te­ri­na­rio li­cen­cia­do por el Co­le­gio de Mé­di­cos Ve­te­ri­na­rios de Puer­to Ri­co.

No le ven­den pe­rros a tien­das. La au­to­ra es en­tre­na­do­ra de pe­rros en Lucky Pet. Pa­ra pre­gun­tas vi­si­ta fa­ce­book.com/lucky­pet­fan­pa­ge

Un cria­dor res­pon­sa­ble se ase­gu­ra de que los pe­rros que ca­sa son com­pa­ti­bles ge­né­ti­ca­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.