LEN­GUA­JE DE SE­ÑAS

La la­bor de la Igle­sia Pen­te­cos­tal de Ca­muy

Por Dentro - - PORTADA - Tex­to Car­los Ro­sa Ro­sa ● cro­sa@el­nue­vo­dia.com

La pa­la­bra de Dios nos ex­hor­ta a lle­var el Evan­ge­lio a to­da cria­tu­ra y eso in­clu­ye a los miem­bros de la co­mu­ni­dad sor­da. Es­ta es la fi­lo­so­fía de la di­rec­to­ra del Mi­nis­te­rio de Au­dio Im­pe­di­dos “Soy igual que tú” de la Igle­sia Pen­te­cos­tal de Ca­muy, Ena Bel­trán.

Ha­ce seis años, Ena di­ri­ge es­te mi­nis­te­rio con el pro­pó­si­to pri­mor­dial de com­par­tir las Es­cri­tu­ras con aque­llas per­so­nas que lle­gan al tem­plo con cual­quier gra­do de sor­de­ra.

“En Dios, no hay fa­vo­ri­tis­mo. Lo mis­mo que re­ci­bes tú, yo lo de­bo re­ci­bir, y tam­bién las per­so­nas que po­seen cual­quier im­pe­di­men­to de au­di­ción. No­so­tros te­ne­mos el lla­ma­do de com­par­tir el Evan­ge­lio con ellos. He­mos vis­to la ne­ce­si­dad en los úl­ti­mos años y nos apa­sio­na po­der en­se­ñar­les acer­ca de Je­sús y de su gran amor”, pro­nun­cia Ena con en­tu­sias­mo.

En su ca­rác­ter per­so­nal, Ena asis­tió a unos cur­sos pa­ra apren­der el len­gua­je de se­ñas en el 2008. Nun­ca ima­gi­nó que, pos­te­rior­men­te, es­ta­ría a car­go de un mi­nis­te­rio, en el que im­pac­ta­ría a tan­tas fa­mi­lias de la co­mu­ni­dad sor­da.

En el 2010 lle­gó el pri­mer sor­do a la igle­sia. La lla­ma­ron pa­ra que le ayu­da­ra en la in­ter­pre­ta­ción. Ella lo acom­pa­ñó du­ran­te un año.

“En ese año, otras mu­je­res de la igle­sia se in­tere­sa­ron en apren­der y me ayu­da­ron, aun­que fue­ra con un so­lo sor­do. Esa pre­pa­ra­ción de un año nos ayu­dó pa­ra ma­ne­jar lo que pa­sa­ría más ade­lan­te”, contó.

Al año si­guien­te, un gru­po de sie­te sor­dos arri­bó al tem­plo con el in­te­rés de co­no­cer más de la pa­la­bra de Dios. Po­co a po­co, el gru­po fue cre­cien­do.

IM­PAC­TO PO­SI­TI­VO. Hoy día, más de 20 sor­dos se reúnen to­dos los do­min­gos en la par­te ba­ja del tem­plo pa­ra re­ci­bir una en­se­ñan­za bí­bli­ca.

“Te­ne­mos sor­dos que via­jan de otros pue- blos co­mo de Ca­guas, Utua­do y Ve­ga Ba­ja. He­mos vis­to có­mo el amor de Dios ha cam­bia­do mu­chas vi­das y eso nos lle­na de sa­tis­fac­ción”, agre­ga.

Uno de los par­ti­ci­pan­tes es Ja­cob Ace­ve­do, de 18 años.

“Me he sen­ti­do bien aquí”, co­mu­ni­ca Ja­cob con la in­ter­pre­ta­ción de Ena. “He po­di­do apren­der de Je­sús y he cre­ci­do co­mo cris­tiano”, agre­ga el jo­ven en com­pa­ñía de su fa­mi­lia.

En el ca­mino, Ena ob­ser­vó otras ne­ce­si­da­des. Veía que al­gu­nos de los fa­mi­lia­res de los sor­dos -pa­dres, tíos, her­ma­nos, so­bri­nos y pri­mos- no te­nían la ca­pa­ci­dad pa­ra co­mu­ni­car­se con ellos. Y tam­bién ob­ser­va­ba que al­gu­nos de los sor­dos so­lo do­mi­na­ban el len­gua­je bá­si­co de se­ñas.

Así que, Ena de­ci­dió am­pliar la ofer­ta en la se­ma­na. Los mar­tes en la no­che abrió una se­sión de cla­ses de se­ñas pa­ra los fa­mi­lia­res y ami­gos, y los vier­nes en la ma­ña­na em­pe­zó a ofre­cer una se­rie de ta­lle­res de en­se­ñan­za de lec­tu­ra a los sor­dos. To­dos los ser­vi­cios son gra­tui­tos.

“Ha si­do una ben­di­ción po­der abrir­le las puer­tas a las per­so­nas que desean apren­der es­te len­gua­je de se­ñas. Pa­ra los sor­dos es muy im­por­tan­te que las per­so­nas se co­mu­ni­quen bien y los en­tien­dan. Y aquí he­mos po­di­do in­te­grar fa­mi­lias com­ple­tas”, abun­da la di­rec­to­ra del mi­nis­te­rio.

Y la ma­dre de Ja­cob pue­de dar fe de los fru­tos del mi­nis­te­rio.

“Pa­ra mí era bien im­por­tan­te que Ja­cob en­con­tra­ra una for­ma de apren­der de Je­sús. Y a la vez que él apren­de, no­so­tros tam­bién nos desa­rro­lla­mos. He apren­di­do más del len­gua­je de se­ñas y mi hi­ja me­nor tam­bién lo es­tá apren­dien­do aquí. Ena es una be­lla per­so­na y le da­mos las gra­cias a Dios por ella”, com­par­te Ma­rit­za Mén­dez con agra­de­ci­mien­to.

Ena ha­bla de su la­bor con una son­ri­sa. Le apa­sio­na ser el ins­tru­men­to de Dios pa­ra lle­var­le el men­sa­je a la co­mu­ni­dad sor­da. Y a los que ca­mi­nan a su al­re­de­dor siem­pre tra­ta de re­cor­dar­les: “Que to­dos so­mos igua­les an­te Dios”.

“Ha si­do una ben­di­ción po­der abrir­le las puer­tas a las per­so­nas que desean apren­der es­te len­gua­je de se­ñas. Pa­ra los sor­dos es muy im­por­tan­te que las per­so­nas se co­mu­ni­quen bien y los en­tien­dan. Y aquí he­mos po­di­do in­te­grar fa­mi­lias com­ple­tas”.

Ena Bel­trán di­rec­to­ra del Mi­nis­te­rio de Au­dio Im­pe­di­dos “Soy igual que tú” de la Igle­sia Pen­te­cos­tal de Ca­muy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.