BE­NE­FI­CIOS DEL MAR

Lo que ofre­ce es­te re­cur­so

Por Dentro - - PORTADA -

Un cha­pu­zón en el mar no so­la­men­te pue­de ser di­ver­ti­do y re­la­jan­te. Su al­to con­te­ni­do de mi­ne­ra­les, ele­men­tos y sa­les na­tu­ra­les pro­mue­ve la cir­cu­la­ción y pue­de ayu­dar a ali­viar al­gu­nas con­di­cio­nes de sa­lud. A con­ti­nua­ción va­rios da­tos po­co co­no­ci­dos de los po­de­res cu­ra­ti­vo del agua sa­la­da.

1Los ba­ños en agua de mar son be­ne­fi­cio­sos pa­ra ali­viar la der­ma­ti­tis ató­pi­ca, una en­fer­me­dad de la piel que apa­re­ce en ni­ños y adul­tos y se ca­rac­te­ri­za por te­ner una piel es­pe­cial­men­te sen­si­ble. Pa­ra re­ci­bir el ali­vio al pi­cor y la sen­sa­ción de que­ma­zón que pro­vo­ca la con­di­ción, lo mejor es su­mer­gir­se le­jos de la ori­lla, que es don­de se con­cen­tran las bac­te­rias en el mar. Tam­bién es esen­cial un­tar­se blo­quea­dor so­lar pa­ra pro­te­ger la piel, 20 a 30 mi­nu­tos an­tes de en­trar al mar.

2Otra con­di­ción cu­tá­nea que en­cuen­tra ali­vio en el agua sa­la­da es la pso­ria­sis. Los ba­ños en el mar ayu­dan a des­in­fla­mar las áreas de la piel afec­ta­das por la en­fer­me­dad. Uno de los es­tu­dios pa­ra eva­luar la sal co­mo re­me­dio a los pa­cien­tes con es­ta en­fer­me­dad se reali­zó en el Mar Muer­to y fue pu­bli­ca­do en Pu­bMed.gov. Los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron me­jo­ría sus­tan­cial en la irri­ta­ción de la piel y los do­lo­res en las co­yun­tu­ras de los pa­cien­tes con ar­tri­tis pso­riá­si­ca.

3El mar con­tie­ne 84 ele­men­tos vi­ta­les, ami­noá­ci­dos y sa­les na­tu­ra­les tam­bién pre­sen­tes en el plas­ma hu­mano. Un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te, en Es­pa­ña en­con­tró que el agua de mar ac­ti­va el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

4De acuer­do a un es­tu­dio pu­bli­ca­do en fe­bre­ro de 2005 en el “In­ter­na­tio­nal Jour­nal of Der­ma­to­logy,” el mag­ne­sio que con­tie­ne el agua de mar pue­de ayu­dar a hi­dra­tar y me­jo­rar la apa­rien­cia de la piel.

5Ni si­quie­ra tie­nes que su­mer­gir­te pa­ra dis­fru­tar del efec­to re­la­jan­te del mar. Res­pi­rar el ai­re en sus al­re­de­do­res me­jo­ra la ca­pa­ci­dad pa­ra ab­sor­ber oxí­geno. Es­to se de­be a la pre­sen­cia de io­nes ne­ga­ti­vos que ba­lan­cean los ni­ve­les de se­ro­to­ni­na, un neu­ro­trans­mi­sor res­pon­sa­ble de man­te­ner el ba­lan­ce de nues­tro es­ta­do de áni­mo.

6Un es­tu­dio rea­li­za­do en Aus­tra­lia y pu­bli­ca­do por el “Na­tio­nal Ins­ti­tu­tes of Health” in­di­có que na­dar en pis­ci­nas de agua sa­la­da pue­de be­ne­fi­ciar a pa­cien­tes con pio­der­ma y per­fo­ra­cio­nes en la mem­bra­na del oí­do (en me­no­res de 17 años).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.